30 años de “A Momentary Lapse of Reason”, primer disco de Pink...

30 años de “A Momentary Lapse of Reason”, primer disco de Pink Floyd sin Roger Waters

219
Pink Floyd

Pink Floyd

A Momentary Lapse of Reason

EMI/Columbia. 1987. Inglaterra

 

Al igual que Peter Gabriel cuando salió de Genesis, la legión de fanáticos “hardcore” de Pink Floyd pensó que la forzada renuncia de Roger Waters pondría punto final a uno de los capítulos más sobresalientes del rock. Pero no fue así.

Pioneros de la sicodelia rock británica, portadores del estandarte del rock progresivo y artífice de sofisticadas sonoridades, Pink Floyd llega a su grabación número trece pero sin uno de sus bastiones, Roger Waters. Tras una disputa legal que le garantizó la tenencia del nombre al baterista Nick Mason y al guitarrista David Gilmour, éste, quien ya tenía preparadas varias composiciones para su tercer álbum solista, decidió incluir algunas de ellas en este nuevo álbum para entonces. El teclista Richard Wright regresó, aunque no aún como miembro oficial. Tras sólidos iconos en la discografía del género como Dark Side of the Moon (1973), Wish you Were Here (1975) y The Wall (1979),  A Momentary Lapse of Reason llega como una colección de composiciones plasmadas con mucha honestidad, sin pretensiones y lejos de conceptuales propuestas.

Sign of Life” (Signos de vida) es un instrumental en el lenguaje clásico de Pink Floyd, es decir, estimulante de visiones multicolores y elementos cinemáticos con la voz de Mason en algún momento de estos primeros 4’24”. Los teclados reflejan un sonido característico de la década de los 80 y otras creaciones instrumentales de la banda. Una pausa entre los dos primeros temas, nos da tiempo de reflexionar sobre la primera experiencia con este álbum que aún mantiene la influencia del bajista Waters.

Learning to Fly” (Aprendiendo a volar) es el primero cantado: “En la distancia, un negro lazo, alargado hasta el punto de no retorno, un viaje fantasioso sobre campos barridos por el viento, sólo mis sentidos tambaleados, rápidamente me sostiene una atracción fatal, ¿Cómo puedo escapar de esta terrible captura? En la música se aprecian rasgos de blues como es de esperarse siendo un álbum que desde la postura más ortodoxa es una placa de David Gilmour.

Los siguientes dos temas no superan en aspecto alguno los memorables momentos de un pasado remoto, sin embargo son muy gratificantes. “Dogs of War” (Perros de guerra) con los solos de guitarra y saxo, además del coro, es uno de los momentos más brillantes del álbum: “Perros de guerra y hombres de odio, sin causa, no discriminamos, el descubrimiento existe para ser repudiado”. Son algunos de los versos que conforman esta composición donde participa Anthony Moore, conocido vanguardista que ha trabajado con Henry Cow, una de las notorias bandas de aquella interesante movida experimental que se dio por llamar Canterbury, por obvias razones. Moore es uno de los colaboradores externos de este álbum donde también participa el legendario Phil Manzanera (Roxy Music), precisamente en el siguiente tema “One Slip” (Un desliz), composición donde se aprecia el elemento espacial que siempre ha caracterizado a la banda pero con una notable presencia del sentido guitarrístico de Gilmour quien acá canta:“Una incansable mirada a través de una desgastada habitación, una vítrea mirada y yo iba camino a la ruina, la música sonaba y sonaba mientras dábamos vueltas sin fin, sin una pista, ni palabra con la cual defender su honor”. La plenitud sonora de este tema recuerda varias obras célebres del rock sinfónico, pero sigamos. Gilmour continua hacia un final donde nos dice: “Un desliz y al hoyo vamos a caer, pareciera no llevar mucho tiempo, un lapso momentáneo de razón, que une vida a la vida, no te arrepentirás, nunca te olvidarás, no se dormirá aquí esta noche. Un desliz… un desliz”

El álbum prosigue con una de las más hermosas piezas del repertorio, “On the Turning Away” (Al partir), tema donde Gilmour y Moore se unen nuevamente. La composición posee también esa cadencia que ha caracterizado los momentos más sublimes de la banda, con una ambientación que evoca nostalgias. Gilmour relata: “Al partir, del pálido al oprimido, y las palabras que dicen, las cuales no entenderemos. No aceptes que lo que está sucediendo es el sufrimiento de otros o te verás unido a la partida”. A mitad del tema Gilmour despliega uno de sus más conocidos solos que nos lleva hasta la última nota.

Yet Another Movie” (Otra película, a pesar de todo) y “Round and Around” (Alrededor y en torno), son los dos temas siguientes. El primero, prog en toda su extensión y muy representativo de la época, con atractivos pasajes instrumentales, se funde al segundo que más bien semeja una coda del primero. Tras esa incidencia, Gilmour nos ofrece la primera de dos breves partes de una composición titulada “A New Machine part I” (Una máquina nueva parte I), la cual se une a “Terminal Frost”, donde bajo el tratamiento electrónico de la voz, el guitarrista nos dice: “Siempre he estado acá, siempre he visto hacia afuera desde atrás de estos ojos, se siente como si fuera toda una vida, se siente como si fuera toda una vida.” En mi opinión, es otra de las composiciones por la cual este álbum es referencial y vale la pena tenerlo. Acá una vez más participa el gran saxofonista Tom Scott, además de una diversidad de músicos del más alto nivel como son Tony Levin, el legendario baterista Carmine Appice y Bob Ezrin, co-productor en The Wall y teclista/productor de este excelente trabajo discográfico de una de las bandas más grandiosas de la música. Tras todo el desarrollo músico-vocal, Gilmour cierra con la segunda parte de su nueva máquina.

Sorrow” (Tristeza), es la última pieza del repertorio. Al igual que las anteriores, está compuesta por David. Es la más extensa del álbum. Una sombría ambientación se conecta con la guitarra de Gilmour que es más esplendorosa en este tema. Gilmour nos dice: “El dulce aroma de una gran tristeza yace sobre la tierra, plumajes de humo se elevan y unen al cargado cielo, un hombre se acuesta y sueña con verdes campos y ríos, pero amanece en una mañana sin motivo para despertar”. Ciertamente no muy esperanzador tema. En el aspecto musical el extenso solo de Gilmour nos envuelve por completo hasta el final.

La portada es probablemente de las más sensacionales y costosos diseños de portada ideados por Storm Thorgerson, quien no había trabajado con la banda desde Animals, diez años antes. La fotografía de Robert Dowling, la cual ganó el premio de oro de la Asociación de Fotógrafos, retrata una larga hilera de camas de hospital, cuidadosamente arregladas por Colin Elgie a lo largo de la playa de Saunton en Devon, la misma donde se filmaron escenas para la película “The Wall”. Dos semanas duró la sesión. La estampa fue inspirada por una frase del tema “Yet Another Movie”, y también por lo que Gilmour describe como “vestigios de relaciones que se han evaporado, dejando solo ecos”. En la parte interior aparece una foto de Mason y Gilmour, como para recalcar la ausencia de Waters. Por su parte Wright, que tampoco sale, aparece solo en los créditos.

Pink Floyd Pink FloydA Momentary Lapse of Reason emergió en un momento convulso que no está necesariamente representado en este repertorio pero que sin duda, como toda diatriba legal, tiene una cierta influencia. Para los fans de la banda, la partida de Waters en diciembre de 1985 pudo significar el final pero David Gilmour y Nick Mason demostraron que el sonido Pink Floyd aún estaba sólido pese a la renuncia de Roger Waters.  Muy buen trabajo musical y en esencia, el penúltimo disco en estudio grabado por la legendaria banda londinense.

Leonardo Bigott