30 años de “El amor ya no existe”, el emblemático debut discográfico...

30 años de “El amor ya no existe”, el emblemático debut discográfico de Sentimiento Muerto

604
Sentimiento Muerto
Foto: Eugenio Scalise

A mediados de los 80 Venezuela atravesaba una fuerte crisis económica consecuencia del viernes negro (18 de febrero de 1983),  que devaluó de forma abrupta al bolívar con respecto al dólar. A nivel político eran comunes (y siguen siendo) escándalos de corrupción administrativa, abuso de poder y represión.

En lo musical, el heavy metal y sus derivados tenía muchos adeptos formándose dos bandos: el Rock Nacional (encabezado por Arkángel) y Rock Venezolano (encabezado por Resistencia). Bandas como Témpano y Aditus se adentraban en el pop comercial, alejándose de la propuesta inicial de sus carreras. En un plano más clandestino, desde principio de década había un movimiento punk encabezado por Seguridad Nacional que sirvió de hervidero para una generación que no se sentía identificada por el pop comercial ni por el heavy metal y que encontró en el punk una manera de drenar sus frustraciones sobre todo lo que acontecía en el país. De esta generación surgieron muchas bandas, siendo las más emblemáticas Sentimiento Muerto, Desorden Público y posteriormente, Zapato 3.

El punk llegó con retraso a Venezuela; sin embargo en Caracas -específicamente en Sabana Grande- se concentraban sus seguidores y había bares y pubs donde se organizaban conciertos, conviviendo además del punk, el post-punk, el hardcore y el rock gótico.

Siguiendo un esquema totalmente independiente y DIY (Do It Yourself) los integrantes de Sentimiento Muerto repartían panfletos, vendían franelas de diseños propios, pintaban graffitis con el emblemático corazón tachado o el Dr. SM y vendían cassettes con grabaciones de sus primeros temas. Estos cassettes correspondían a dos sesiones en vivo grabadas en los estudios Phono Arte durante 1985 y 1986. El repertorio lo formaban 27 canciones llenas de irreverencia, ironía, crítica social, desencanto, amor y desamor. La inexperiencia en la ejecución de sus instrumentos era compensada por la fuerza de sus mensajes y la cuidada puesta en escena en sus conciertos. Con este repertorio y sin haber grabado un disco, fueron invitados por el cantante español Miguel Ríos para el Festival Iberoamericano de Rock en Madrid realizado en noviembre de 1986, compartiendo cartel con El Último de la Fila, Os Paralamas do Sucesso, El Tri, Charly García, entre otros.

 

En 1987 la formación de la banda era: Pablo Dagnino (voz, coros y teclados), Carlos Eduardo “Cayayo” Troconis † (voz, coros y guitarra), José “Pingüino” Echezuría (guitarra), Erwin “Wincho” Schäfer (bajo) y Alberto Cabello (batería). Luego de negociaciones que incluyeron a Sonográfica y CBS-Columbia, decidieron firmar contrato con Sonorodven para la grabación de su primer LP.

La producción del disco comenzó con Andrés Calamaro, sin embargo, al no haber entendimiento con la banda éste fue sustituido por Fito Páez, quien se apoyó en Tweety González como ingeniero de grabación y mezcla. La grabación debía realizarse en aproximadamente dos semanas durante septiembre de 1987 pero la falta de experiencia de la banda no ayudó con los tiempos. Debido a esto se decidió usar en su mayoría batería electrónica y programaciones, disminuyendo al mínimo la participación de Alberto Cabello quien poco tiempo después de editado el disco abandona la banda para irse a estudiar ingeniería y producción musical en Berkeley (Boston, EE UU), siendo sustituido por Sebastián Araujo.

El Amor Ya No Existe se editó en cassette y LP el 7 de diciembre de 1987. Contenía en total 8 canciones, de las cuales 7 eran del repertorio grabado en los cassettes editados de manera independiente. El emblemático arte interno del disco estuvo a cargo de “Cayayo” Troconis e incluía un folleto con dibujos y las letras de las canciones escritas a mano. El diseño y arte de carátula corrió a cargo de Alfredo Lois (responsable de varios videos de Soda Stereo), con foto de Marcos Banchero. Las influencias del grupo incluían bandas de punk como Sex Pistols, The Clash y Dead Kennedys, así como también bandas del post-punk y rock gótico de la época como Siouxie and the Banshees y The Cure.

Sentimiento Muerto

Sentimiento Muerto

Sentimiento Muerto
Foto: Memo Vogeler

El lado A del disco comienza con una versión renovada de “Culebrón”, canción con la que usualmente abrían los conciertos con Pablo Dagnino acompañado de una serpiente enredada a su cuerpo. Esta canción tuvo un video clip editado antes de editar el disco, basado en la versión del cassette de 1986 (con el guitarrista Edgar Jiménez todavía como miembro de la banda).

El primer promocional del disco fue el existencialista y oscuro “Cabeza”, que vino acompañado de un videoclip grabado en Super-8 que puso a la banda en boca de todos, sobre todo por su alta rotación en Venevisión (empresa hermana de la disquera Sonorodven) y su difusión en las radios.

En “Descargar”, un himno de angustia adolescente, se invita a liberar las tensiones que produce vivir en una ciudad como Caracas a ritmo de punk y new wave.

“Un Agradable Calor” se convirtió en la balada más emblemática de la banda que además fue interpretada por “Cayayo” Troconis. Esta canción, aunque puede pasar por una balada de amor, es en realidad un tributo o recuerdo a un amor que no funcionó.

El lado B comienza con “Una Extraña Sensación de Soledad”, la única composición de Pablo Dagnino en el disco y único tema que no proviene del repertorio de los cassettes de 1985 y 1986. Hasta este momento las letras de la banda eran en su mayoría de Alberto Cabello y con su salida empezarían a aparecer más composiciones de Dagnino.

Para el momento de la grabación del disco, Sentimiento Muerto contaba con muchas canciones de tono político y contestatarias como “Miraflores”, “El Sistema”, “USA Te Usa”“Alerta”, escritas por Cabello. De todas ellas sólo “Educación Anterior” fue seleccionada para el disco, sirviendo de nexo con este estilo que los había caracterizado desde sus inicios pero que poco a poco iba a evolucionar  a canciones más elaboradas y donde la crítica social existía, pero no de forma tan directa. En esta canción la letra ironiza sobre la educación como garantía para un futuro mejor.

“Una Mirada Dice Todo y Dice Nada” es una muestra del sonido más pop de la banda sin abandonar las letras existencialistas y de desamor. Este estilo se hizo más presente en los dos siguientes discos de la banda.

El lado B cierra con “Manos Frías”, un punk dedicado al amor no correspondido, muy a tono con el nombre del disco. Desde los inicios, fue una de las favoritas del público en los conciertos.

El álbum rompió récords de venta por parte de una banda de pop/rock en el país y también se editó en Colombia. En 1996 se editó en CD y se agregó como bonus track la versión de “Prejuicios” del cassette de 1985. En esta edición también se agregaron diálogos de novelas mexicanas como introducción de algunos temas, ridiculizando la noción del amor de nuestra sociedad, aunque quizá esto no haya sido decisión de la banda, ya disuelta para esta fecha. En 1996 también se edita Aunque Usted No Lo Quiera, doble CD con los cassettes tal como fueron grabados en los 80.

30 años después, El Amor Ya No Existe sigue sonando fresco y genuino. Más que un disco debut, fue una especie de grandes éxitos de una banda que tenía al menos cuatro años activa y con un repertorio de canciones bien amplio. Este lanzamiento abrió las puertas a una nueva generación del rock y pop venezolano que estaba al margen y que empezó a ser tomada en cuenta tanto por sellos discográficos como por radios comerciales.

En la actualidad, Sentimiento Muerto sigue siendo una de las bandas más influyentes para las nuevas generaciones del rock venezolano y seguirá siéndolo por mucho tiempo. El sentimiento no ha muerto.

Eugenio Scalise (@vemeko)

Sentimiento Muerto
Foto: Eugenio Scalise
Sentimiento Muerto
Foto: Eugenio Scalise