50 años después del tercer intento de Deep Purple

50 años después del tercer intento de Deep Purple

151
Deep Purple

Deep Purple
Harvest. 1969. Inglaterra

 

Rod Evans, Ritchie Blackmore, Jon Lord, Nick Simper e Ian Paice, dieron forma a Mark I o primera formación de Deep Purple, protagonizando la tercera pincelada púrpura de la controversial banda inglesa.

Este sería el último álbum con Evans en las voces y Simper en el bajo quienes serían sustituidos por Ian Gillan y Roger Glover en lo que se denominaría Mark II o segunda formación. Esta homónima placa discográfica con baja resonancia en el Reino Unido, recoge ocho composiciones siguiendo la línea progresiva/psicodélica que el grupo había venido trabajando desde su inicio, pero añadiendo un acento barroco.

Lanzado el 21 de junio de 1969 en Estados Unidos y en septiembre en Gran Bretaña, el LP no logró captar la atención de la crítica. Pese a ello nuestro celebrado disco, cuya portada es la obra “El Jardín de las Delicias” del neerlandés Gerónimo Bosch, sería mejor tratado con el paso del tiempo al ser considerado por algunos como una pieza clave del rock que lograba amalgamar con efectividad una combinación de hard rock con motivos clásicos y versos llenos de imaginación.

Chasing Shadows” (Persiguiendo sombras) es la composición de Ian Paice y Jon Lord que da inicio al álbum. Destaca Paice con su corpulenta batería acá inspirada en tambores africanos y Blackmore a la guitarra marcando acordes. Evans nos relata: “Persiguiendo sombras en mis paredes sin poder dormir, enanos y gigantes colman la habitación…”, un verso de clara imagen psicodélica apoyado en una música donde Lord, Paice y Blackmore capturan nuestra atención.

El solo de Lord nos mantiene atentos junto a la avasallante percusión que finaliza de forma abrupta para dar paso a “Blind” (Ciego), cuyos versos tienen un contenido más denso y donde la influencia barroca es más notoria. Canta Evans: “Veo reflejos en el agua, colores otoñales, hija del verano y mientras envejece el año, veo al invierno sobre mis hombros parado en la neblina, viendo tormentosas ondas crecer en mí, nunca pensé necesitarte hasta verme parado solo aquí.

La primera tríada culmina con una versión del tema “Lalena”, compuesta por el legendario cantautor folk, Donovan. Un lánguido órgano en manos de Jon Lord nos revela un dejo del tema “When A Blind Man Cries”. Rod canta: “Cuando el sol va a dormir, es el momento que alzas la cabeza, ese es tu momento en la vida Lalena, no puedo culparte”. Sin bien la banda escogió este tema de Donovan Leitch, ya Deep Purple procuraba más temas originales en sus siguientes álbumes.

El último tema del lado A es el instrumental “Fault Line” (Línea fallida) donde la banda emplea el estudio como instrumento usando recursos como playback en reversa. Barry Ainsworth, ingeniero de audio, es parte responsable del breve 1’46” que se funde con “The Painter” una dinámica pieza donde destacan de modo excepcional Blackmore y Lord. Rod nos cuenta: “Pintor, colorea mi vida, Oh! Pintor ven y colorea mi vida, llévate la miseria, llévate el sufrimiento…” Análogamente Rod le pide al escritor y al cantante que hagan lo mismo con su vida.

Formada en Hertford, Inglaterra, Deep Purple es hoy en día considerada como una de las bandas pioneras del hard rock que por aquellos años era notoriamente irreverente y provocadora y que en algún momento estaba de moda “no gustarles”. Blackmore diría alguna vez que Deep Purple no había definido su dirección musical hasta que salió Led Zeppelin. Lo que ocurriría en el mismo año en el cual nuestro celebrado álbum saliera.

El lado B comienza con “Why Didn’t Rosemary”, un claro tema blues donde obviamente Blackmore destaca con un extenso solo. Evans nos cuenta: “Hay una colina negra que debemos escalar, necesito todo pero nada es mío, el mundo de Satán que debo acabar…”. Una alegórica canción al film “El bebé de Rosemary” donde Rod condena a Rosemary por no tomar la “píldora” y en consecuencia engendra al demonio.

Bird Has Flown” y “April” completan los casi 45 minutos de este celebrado LP. En la primera, guitarra y voz al unísono van abriendo paso al relato. “Oh! El mendigo en su esquina, recibe lástima en su arrugada mano pero el amante cuya ave ha partido tan solo recibe granos de arena…” “Cada niño en la distante casa siente cosas que sólo sienten los niños pero el amante cuya ave ha partido tan sólo recibe copos de nieve”. Y una vez más Blackmore nos demuestra porque es una fuerza creadora única en esta pieza compuesta por él y Lord. Rod enrarece su voz para darle un mayor carácter a la narrativa.

En “April”, Jon Lord parece haberse inspirado en Bach mientras Blackmore parece haberlo hecho con el flamenco para construir el extenso intro de esta interesante pieza. “Abril es un momento cruel, aún cuando el sol pueda brillar, y el mundo luce en sombras mientras lentamente nos deja estupefactos, aún cae la lluvia de abril”.  Esta pieza, la más extensa del álbum con 12’10”, demuestra el apego de Lord por las formas clásicas en el hermoso arreglo que hace en la sección de cuerdas. Acá, en retrospectiva, Púrpura Profunda nos abre el camino al álbum que vendría después con la Orquesta Filarmónica de Londres. Algo que se haría un rito de iniciación en el lenguaje de los grupos progresivos de la época. Blackmore cierra con una descarga hasta el final.

Antes de culminar el álbum, la historia nos cuenta que ya la mesa estaba servida para recibir a Ian Gillan y Roger Glover quienes venían de la banda Episode Six, un grupo que no logró captar la atención pese a haber editado varios singles. Sin embargo, antes de ese crucial momento, el Deep Purple III, como también se le conoce a este álbum, dejaba claro que había más espacio para las composiciones de Ritchie Blackmore que en los anteriores álbumes donde dominaban más los temas de Lord, cuyo acento en fusionar la aspereza del rock con la grandiosidad de la música orquestal era notorio, característica comparable al The Nice de Keith Emerson.

Afortunadamente, Deep Purple optó por dar más peso sobre el “heavy rock”.

Leonardo Bigott