Adios al gran Conway Savage, pianista de los Bad Seeds de Nick...

Adios al gran Conway Savage, pianista de los Bad Seeds de Nick Cave

209
The Bad Seeds

A los 58 años ha fallecido el australiano Conway Savage, miembro fundamental de los Bad Seeds desde 1990, la banda de Nick Cave. Sufría de un tumor cerebral del cual fue operado en 2017, razón por la cual se perdió parte del tour de Skeleton Tree.

Conway formó parte de una generación inolvidable de músicos y grupos australianos surgidos al calor del punk y el post punk, puñado de grupos que incluyó a The Birthday Party (con Cave y Mick Harvey), Crime & The City Solution, The Triffids, Midnight Oil, Inxs, The Church, These Immortal Souls, The Go-Betweens, Dead Can Dance y otros. Como muchos de los músicos de esas bandas, Savage emigró a Europa y a finales de los 80 se encontró con algunos de ellos, pasando a ser parte de los Bad Seeds en aquel maravilloso disco de la etapa brasileña de Nick Cave, The Good Son (1990). Desde entonces, sería parte fundamental de esa impresionante formación que ha servido de base para las canciones de Cave, participando en discos esenciales como Henry´s Dream (1992), Let Love In (1994), Murder Ballads (1996), The Boatman’s Call (1997), No More Shall We Part (2001) y Abattoir Blues / The Lyre of Orpheus (2004), con presencia menor en el resto de álbumes pero con rol importante en los conciertos.

En una dedicatoria muy emotiva escrita por el propio Nick, despedían así a su compañero en sus redes sociales:

“Nuestro amado Conway murió en la tarde del domingo. Miembro de los Bad Seeds durante casi 30 años, Conway fue el hilo anárquico que recorría las actuaciones en directo del grupo. Fue muy querido por todos, miembros de la banda y fans. Irascible, divertido, aterrador, sentimental, de corazón cálido, gentil, sarcástico, honesto, auténtico… Él era todo eso y casi literalmente “estaba dotado con una voz dorada”, alta y dulce, empapada de soul. En una noche de alcohol, a las 4 de la mañana, en un hotel bar en Colonia, Conway se sentó al piano y cantó para nosotros ‘Streets of Laredo’, con su dulce, melancólico estilo y paró el mundo por un momento. No quedó un solo ojo seco en el lugar. Adiós Conway, no queda un solo ojo seco en casa. Te queremos, Nick y los Bad Seeds…”