50 Años del fabuloso debut y despedida de Blind Faith

50 Años del fabuloso debut y despedida de Blind Faith

121
Blind Faith album

Blind Faith
Debut album
Polydor. 1969. Inglaterra

 Una de las más atractivas propuestas del rock a finales de la década de los 60 fue esta excelente agrupación, aunque efímera, conformada por Eric Clapton y Ginger Baker, guitarrista y baterista del super trío Cream; el bajista de Family, Ric Grech; y el legendario Steve Winwood, piedra angular del Spencer Davis Group y la histórica banda Traffic.

El cuarteto, huérfano de un nombre, tendría en la provocadora imagen de Mariora Goschen, una preadolescente hermana de una modelo que inicialmente sería el motivo de la portada de nuestro celebrado álbum editado en agosto de 1969, la que el fotógrafo Bob Siedemann considerara más apta para su concepto gráfico.

La pequeñita, senos al aire y con una bucólica imagen de fondo, aparecía sosteniendo lo que parecía una aeronave, aunque algunas mentes retorcidas lo percibían como un sugestivo falo, lo que obligó a una portada alterna mostrando solamente al cuarteto. La gráfica de la niña fue bautizada como “Blind Faith”, nombre que Clapton adoptaría para el nombre del novel cuarteto.

Blind Faith album
Portada alterna

Producido por Jimmy Miller y grabado bajo la ingeniería de Alan ODuffy, Keith Harwood, Andy Johns y George Chkiantz para el sello Polydor, Blind Faith estaba conformado por temas puño y letra de Clapton, Baker y Winwood, quienes se embarcaron en el proyecto el mismo año de su edición.

El álbum inicia con “Had To Cry Today” de Winwood. La pieza de 8’48”, inicia con un riff the Clapton teñido de blues y psicodelia. “Está escrito que hoy será un día para recordar, se siente como si estuviera al margen de la ley, tuve que llorar hoy…” Nos canta Winwood sobre el reiterativo riff de Eric quien pasados los dos minutos hace un atractivo solo durante otro par de minutos antes que Steve retome la voz. La pieza tiene espacios cadenciosos con una dinámica bien controlada.

Winwood nos seduce una segunda vez con un clásico tema “folkie de su autoría llamado “Can’t Find My Way Home”: “Baja de tu trono y abandona tu cuerpo, alguien tiene que cambiar, eres la razón por la cual he esperado tanto tiempo, alguien tiene la llave”, nos relata con notoria pasión el afamado multi instrumentista.

El tercer tema, una reinvención de la original de Buddy Holly, Jerry Allison, Joe B. Mauldin, llamado “Well… All Right”, se suma a las anteriores aportando un carácter más alegre y roquero. Clapton hace alarde de su maestría y Baker también destaca en este tema junto a Winwood en una especie de jam para luego dar espacio a “Presence of the Lord” compuesta por Eric Clapton. “Finalmente he encontrado una forma de vivir como antes jamás pude, se que no tengo mucho para dar pero puedo abrir cualquier puerta…”. El solo de Eric después del segundo minuto es uno de los puntos álgidos del Lp. Con este tema cerraba el lado A.

Al dar la vuelta al LP un suave matiz sigue a la “presencia del Señor” con “Sea of Joy” (Mar de gozo) donde destaca Grech al violín, aportando así un elemento “folk” con su sencillo solo.

Finalmente llega el extenso jam en “Do What You Like” (Has lo que gustes). “Has bien, usa tu cabeza, todos deben ser alimentados, únete y comparte el pan, sí, juntos, eso dije, has lo que gustes”. Winwood es apasionado en este tema cuya melodía y ritmo nos recuerda al clásico tema del saxofonista Paul Desmond y el célebre Dave BrubeckTake Five”.

A lo largo de sus 15’18” el primero en improvisar es Winwood con pasajes que evocan a la icónica banda de la escena de Canterbury, Caravan. Steve cede espacio a Clapton quien se desprende magistralmente para cautivarnos con cada frase y una sección rítmica bien cohesionada. Es también el momento para que Grech nos deleite con su engrosado bajo mientras contemplamos el rostro de la “prepuber” que es motivo de la portada.

Al fondo las voces del grupo reiteran el título una y otra vez. El prolongado solo de bajo teje este entramado orgánico que a mitad de camino abre espacio para uno de los bateristas más osados del rock británico, Ginger Baker, quien es dejado a sus anchas en los tambores desde el minuto ocho hasta el doce donde ya las voces se entremezclan hasta que Winwood irrumpe con el órgano. El resto se va reacomodando hasta al final.

Certificado Álbum de Platino en Australia y Estados Unidos, y Disco de Oro en España y el Reino Unido, Blind Faith es, además de un hito en la larga historia del rock, una obra maestra del género que logró amalgamar tres figuras legendarias para crear un sonido espontáneo cargado de maestría, intuición y ese “feeling” siempre difícil de definir.

Si bien este solitario álbum puede verse como continuación de la obra emprendida por Cream y Traffic, Blind Faith nos dejó colgando de un hilo con grandes expectativas sobre un segundo álbum. 1969 tiene en este disco a uno de sus trabajos más codiciados. Materia obligada para los millenials y ciertamente un broche dorado entre las dos décadas más prolíficas de la música rock en todas sus vertientes.

Un dato interesante es el único registro audiovisual en DVD de la banda en Hyde Park en 1969 que incluye extras sobre Cream, Spencer Davis y Traffic, además de todo el álbum más otras piezas de la época.

Leonardo Bigott