Boston Rex y La Pequeña Revancha: “Crímenes sincopados” (Teatrex, Caracas) (Julio 7,...

Boston Rex y La Pequeña Revancha: “Crímenes sincopados” (Teatrex, Caracas) (Julio 7, 2016)

546
Boston Rex

Boston Rex y La Pequeña Revancha: “Crímenes sincopados”

Teatrex, Caracas

(Julio 7, 2016)

El cuarto capítulo de Ciclo y Aparte, que reúne a lo más interesante de la actualidad musical del universo pop-rock venezolano, continuó con una jornada de alto contenido emocional, ocasión propicia para que Boston Rex (Reynaldo Goitía de Tomates Fritos) presentara por primera vez en Caracas su disco debut como solista Crímenes de Guerra y La Pequeña Revancha continuara la presentación de su reciente Pasos sincopados. Una jornada que pudiéramos bautizar como “Crímenes sincopados”, ya que aunque no tocaron juntos, se complementaron de forma natural.

La Pequeña sigue creciendo

El anfitrión de la ocasión fue La Pequeña Revancha, que sigue en su exitosa etapa de presentación de su segundo disco Pasos sincopados, cuyo showcase oficial fue hace apenas un mes. En este corto tiempo, Claudia Lizardo (voz, guitarra) y Juan Olmedillo (guitarra, voz), junto a la base rítmica de Rómulo Rásic (batería) y BuhoGalíndez (bajo), han logrado cimentar un sonido en vivo realmente conmovedor logrando que las canciones nuevas suenen con una madurez inusitada.

Esta vez Claudia utilizó la pequeña guitarra que le regaló su papá y que se llama Chiquita y que sin duda posee un sonido muy ajustado al de LPR. El concierto comenzó con el tema homónimo y “La fiesta del señuelo”, con una sala a medio llenar. La mayoría de los presentes eran fieles seguidores de la banda y de ese sonido melancólico y prístino que la caracteriza. Los pocos que la descubrían, quedaron seducidos. Por ello, la conexión fue inmediata e intensa.

De su debut Falsos hermanos eligieron tocar cinco temas, y esta vez sí incluyeron “La cama de cemento” y dejaron fuera “Espejo”, su primer single. Las otras piezas de su debut fueron “Yastá”, “Barato” y la siempre fantástica “Apache”, ya un clásico del indie pop venezolano del siglo 21. Es notable como Claudia y Juan se complementan y alternan a la perfección en el rol de líderes, compositores y voz principal, lo cual a medida que tocan más se perfecciona. Claudia crece con cada concierto, su delicada voz conmueve y sus intervenciones entre canciones reflejan inteligencia, sensibilidad y muy buena formación cultural. Juan por su lado se encarga del aspecto musical de manera brillante y habla justo lo necesario, con un toque de humildad y humor adecuados.

Si hay algo que todo grupo debe lograr en vivo es interesar más y más con cada canción que tocan, y La Pequeña Revancha lo consigue. Para el momento de tocar “Temporal” y “A mi pesar”, ya todos habíamos sucumbido emocionalmente, pero aún faltaba esa maravilla de canción que es “Yo era el Sol”, que Claudia dedica a su padre PTT Lizardo (La Misma Gente), al que siempre tenemos la ilusión de encontrar en algunos de sus conciertos.

Hay dos composiciones que se escapan al estilo de LPR, una es “Rosa de Montecarmelo ” con su tumbao latinoamericano y la otra, por supuesto, es la dramática “Rojo”, el cierre épico del show y que mostró esta vez a un Juan Olmedillo más desatado y seguro de su interpretación. Todos contentos.

Crímenes emotivos

Tras una pausa que sirvió para departir en la terraza del teatro, apareció Reynaldo Goitía, quien despojado de su rol como bajista y voz de Tomates Fritos, adopta el rol de cantautor intimista con el pseudónimo de Boston Rex. Ya habíamos disfrutado en el pasado varias veces de esta interesante faceta (incluso lo presentamos en el ciclo Trasnocho Sonando en 2012 y lo intentamos en el 2do. Festival de Cantautores pero el dengue hizo estragos en noviembre de 2014), pero ésta era la primera vez que se presentaba en Caracas tras la edición de su debut como solista Crímenes de guerra y también con esta conformación de cuarteto junto a Max Martínez (batería, producción e ingeniero del disco), el soberbio guitarrista José Ángel Regnault y el joven bajista Salvador Madrid.

Boston tiene un amplio catálogo de canciones, de las cuales solo incluyó seis en este EP, pero decidió tocar otras cinco, cosa que hace pensar que pronto habrá una segunda entrega.

En plan íntimo, los cuatro músicos se sentaron y empezaron a desgranar el repertorio, con comentarios relajados entre cada tema, en confianza y con la dinámica del vasito de ron que iba y venía de los camerinos gracias al técnico Daniel Luti.

Comenzaron con “La luz del Sol”, uno de los bonus de la noche, para en seguida tocar “11 de mayo”, una de las mejores del disco. La dinámica de un tema inédito, en este caso “Tu sonrisa”, y una canción del disco, la rompe venas “El cadáver de un corazón roto”, fue la tónica que continuó con “Ansiedad, Soledad”, seguida por “Dulce de almendrón”, uno de los que lleva tiempo tocando como solista y que finalmente fue grabada para Crímenes de guerra.

Tal como explicó el autor, son canciones que pertenecen a varios momentos de su vida, vivencias personales, con sus amigos y compañeros de banda, por lo que el espectro va desde 1997 hasta el presente. Es evidente que en estas composiciones hay mucho del Reynaldo que ha crecido en Puerto La Cruz, de amores rotos, momentos de soledad, otros de esperanza, amor y también inconformidad. “Te extraño” y “Dejarlo todo” son dos excelentes muestras de las emociones más internas. En cambio, “Me cago en todos” saca las insatisfacciones que Boston Rex muchas veces refleja en las redes sociales.

 

El tema más melódico y pegadizo, que fácilmente pudiera convertirse en éxito de radio, es “Giraré”, para el que invitó (al igual que en el disco) a Laura Guevara, a quien introdujo con humor y admiración al decir que siempre que prende la radio, en la emisora que sea, escucha su voz. La interpretación quedó redonda. El final correspondió a “Solera”, un tema que pertenece a su proyecto alterno No Light No Water (Sin luz ni agua), que mantiene eventualmente con otros músicos puertocruzanos como el guitarrista y lutier Juan Pablo Aroutine.

A pesar de las condiciones ideales que presenta el teatro en sonido, comodidad, buena visual desde cualquier ubicación, seguridad, un ambiente agradable en la terraza pre y post-show, y por supuesto una impecable selección de artistas, aún no se ha logrado una convocatoria adecuada. Sabemos lo complicado de estos tiempos. Pero, es solo cuestión de tiempo. Estos músicos lo merecen con creces y los que trabajamos en esto con dedicación, también.

Juan Carlos Ballesta