Historias del terror: nuevo y emotivo puñado de canciones de Carlos Angola

Historias del terror: nuevo y emotivo puñado de canciones de Carlos Angola

164
Carlos Angola

Carlos Angola
Café Berlín, Madrid
(Octubre 2, 2019)

 

El cantautor caraqueño, afincado en Madrid desde hace varios años, sigue creciendo. Angola no ha parado su proceso productivo y luego del ambicioso proceso en 2016 en el que se atrevió con un videoclip por mes para completar las doce canciones del disco Nosotros celebramos, los motivos ya vendrán, acometió este otro puñado de canciones inspirados por una dolorosa ruptura afectiva y que ha bautizado como Historias del terror – Cronología acústica de un adiós sin ademán.

Para el estreno en directo contó con la participación de Diego Moyano (teclados, coros), Sebastián Ugazio (guitarra), María de la Flor (violín, coros) y Andrés Sudón (guitarra), con quienes logró plasmar el espíritu que emana de un disco muy bien producido.

Una voz en off nos recibió: “Buenas noches, bienvenidos a Historias del terror. Lo que están a punto de presenciar es una adaptación en directo de esta cronología acústica de un adiós sin ademán. Once momentos que representan una historia breve pero infinita, un portal a un mundo fantástico y al mismo tiempo muy real.

Basado en una mentira real, Historias del terror no tiene finales trágicos, al contrario, tiene luz, vida, agradecimiento y continuidad. Una puerta cerrada y una ventana rota, son nuestras invitaciones para entrar en una vieja nueva casa, que a pesar de ser la misma no alberga al mismo protagonista”.

Mientras la lectura llegaba a su fin, Angola y los cuatro músicos aparecieron en escena vestidos con capas negras, representando los personajes de las Historias del terror. Escobas y luces simulando velas decoraron adecuadamente el escenario.

Una intro instrumental con sonidos alusivos sirvieron de atmósfera hasta que el anuncio de Carlos “a…b…c…d…” dio paso al violín que domina a “Vuelvo a mi”, el corto tema que abre el disco y que unieron con el exquisito “Por mirarte”, otro tema de menos de dos minutos.

Siguieron con “Al menos así, lo contaré yo”, una de las canciones centrales y de coro más pegadizo cuya letra nos ubica en el comienzo de la historia: “Llamé a la puerta y nadie me abrió / entré por la ventana rota sin cortarme / y soy consciente de que nadie me invitó / ya estoy adentro y es sólo para cuidarte / Yo no busco la salida, tú buscas emoción”.

Carlos entonces agradeció a los presentes diciendo que era un día muy importante para él. La historia, contada en forma cronológica continuó con “Se me pasa”, tema de inspiración folk que podría recordar a Angelo Branduardi, con muy buenos coros de toda la banda, en especial de María.

Las guitarras eléctricas son la puerta de entrada a “Terror”, en la que el violín juega papel preponderante y la historia se descubre aún más. “Quédate un cigarro más antes de decir adiós / No es necesaria la rabia cuando lo has decidido, amor / Quédate un cigarro más antes de mi libertad / Sospecho que algo más pasa y no entiendo que no quieras hablar”, son las primeras líneas de “Un cigarro más”, canción en la que Carlos y María comparten el rol vocal. Es el tema que sirve de transición hacia la segunda parte del disco.

Mundo” es la canción más delicada y nostálgica, con guitarras acústicas, violín y sutiles efectos. Carlos se desnuda aún más: “Me dejaste el mundo al revés / y qué bonita así se ve la vida, de revés / Fuimos el equipo vencedor / Fuimos el equipo vencedor / Maldita sea, el equipo vencedor”.

Muy agradecido, Angola, anunció que venía la mejor parte. Se refería al desenlace de la historia, que comienza con  “Soledad”, con estupendos arreglos de guitarra y un sonido de teclado simulando una marimba.

Dio paso al tema más largo, “Fantasma” -con gran peso del violín y estupendas voces- y éste a su vez a “Celebro”, con aroma a banda sonora de western. En ella, Carlos canta: “Supongo que nadie me avisó / Supongo que no soy la excepción / Supongo que nadie me advirtió que sin principio ni final hoy debía celebrar”. Sin duda, uno de los mejores temas del álbum.

“Lamento haber hecho un disco tan corto, pero con tanto contenido para mí. Gran agradecimiento para estos cuatro chicos que me acompañan, no solo por los grandes músicos que son sino por la complicidad con el proyecto”, fueron las palabras de Angola, antes de presentar el último tema: “Lo intento (una mentira real)”, el cierre del tormentoso ciclo de una relación que pudo ser y no fue. La pieza termina con un relativo optimismo, acompañada por las palmas de todos los presentes.

Habían transcurrido apenas 50 minutos, por lo que, ante las peticiones, el quinteto regresó para tocar de nuevo “Celebro”.

Este trabajo representa el cierre de un ciclo emocional para Carlos Angola y un notable crecimiento como compositor.

Juan Carlos Ballesta

Fotos: Óscar Ribas Torres