Carlos Moreán (1947-2017): se fue uno de los más versátiles músicos de...

Carlos Moreán (1947-2017): se fue uno de los más versátiles músicos de Venezuela.

542

Nació en Ciudad de México pero sus padres lo registraron en el consulado venezolano días después de nacer. Su amplio trabajo en diversas ramas de la música como compositor, guitarrista, arreglista, director de orquesta y cantante, lo convirtieron en uno de los más versátiles del espectro musical venezolano durante varias décadas a partir de su irrupción con una de las más recordadas bandas de pop rock de los años 60: Los Darts.

Su trabajo junto a Aldemaro Romero, Renny Ottolina, Los Cuñaos, El Medio Evo y decenas de cantantes, como creador de música publicitaria y el mundo de la política, conforman un cuerpo de trabajo fabuloso y de gran influencia en el inconsciente colectivo.

El Alzheimer lo atacó muy pronto. Tenía apenas 70 años.

Juan Carlos Ballesta

 

En los primeros años de la Radio del Ateneo 100.7 FM se transmitía un espontáneo y curioso programa todos los domingos entre 7 y 8 pm que era un encuentro entre dos generaciones, o quizá tres. Era conducido por el joven Javier García (luego vocalista de la agrupación Telegrama) y Carlos Moreán. Corría el año 2004. García siempre se dirigía a él como “maestro” y así iban conversando de dos épocas distintas, mientras cada uno trataba de sorprender al otro (y a los oyentes) con una canción de su agrado y de su dominio. El maestro solía basar sus intervenciones en temas relacionados con lo melódico y lo emocional de las canciones. Mientras uno colocaba Broken Social Scene el otro apelaba a Simon & Garfunkel o The Beatles. Ese programa me cedía el testigo a mí, que a las 8 de la noche comenzaba con el mío, Acto de Fe. Ese encuentro entre uno y otro programa se hizo costumbre, sin más nadie que nosotros y el operador en el estudio y muchas veces me daba la oportunidad de comentarle a Moreán sobre algunos de los temas que colocaba.

Siempre lo encontré de buen humor, relajado y muy lejos de ostentar de su sapiencia y larga experiencia. Alguna vez pude preguntarle por uno de esos muy particulares capítulos ocurridos en la Venezuela que rodean al “viernes negro”  y que echaba mano del humor, la ironía y auto parodia, con una certera interpretación de la sociedad contemporánea de entonces y en especial la clase media caraqueña. Era El Medio Evo, agrupación que conformó junto a las fenomenales voces de Ana Valencia, Pimpi Santistevan, Gonzalo “Chile” Veloz y Álvaro Falcón y que en el siglo 21 a lo mejor no todos conocen, siendo uno de los grupos más vendedores de la música pop.

Durante esos años que van de 1979 cuando editaron Las diez peores canSiones de Lationamérica con temas como “Poema, no Oda”, “Oh! Mai Beibi Guer Yu Goin” y “Que pasa que el cóndor no pasa”, hasta el Bolumen 6 en 1987, desgranaron con inteligente y descarnado humor nuestra cotidianidad, en tiempos de Luis Herrera y Jaime Lusinchi. Escuchar temas como “Hanos Bibio Mar“, “El Diferendo“, “Ma poupee s’a fait pupu“, “El complejo de Pérez“, “Una de vaqueros“, entre otros, es comprobar la versatilidad de estos creadores. Bolero, country, salsa, pop, joropo, reggae, calipso, música andina, ranchera, cumbia y mucho más. Su más rotundo éxito fue “Laura Pérez” conocida también como “la sin par de Caurimare” o “la sifrina de Caurimare”, auténtica parodia de la clase media nueva rica, la que mandibulea al hablar, nacida al calor de la explosión petrolera del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez. Moreán fue uno de los nervios motores de El Medio Evo, no solamente componiendo junto a Veloz y Serrano, sino también tocando algunos instrumentos y haciendo los arreglos.

 

La etapa rocanrolera

Los años 60 fueron para la mayoría de los países latinoamericanos un período en el que se siguieron modelos anglosajones para a partir de ellos construir un lenguaje propio que no afloraría hasta la década siguiente. La escena venezolana contó con varios grupos emblemáticos que supieron entender el fenómeno que nacería con la Beatlemania para adaptarlo a las audiencias locales. Entre ellos estuvieron Los Impala, Los Supersónicos, Los 007, Los Claners y Los Darts, casi todos ellos comenzando a grabar y tener exposición justamente en 1964 al calor del éxito de los Beatles y otras bandas de la llamada Primera Invasión Británica.

En el caso de Los Darts, aunque había sido formada en 1964, su homónimo primer disco se publicó en 1966, con versiones de grupos como The Beatles, The Yardbirds, The Mamas and The Papas, entre otros, arregladas por Moreán, quien además aportó tres temas de su autoría. Están aquí las famosas “Donde Donde” y “Tú la vas a perder”, adaptaciones de “Monday Monday” y “You´re Gonna Lose That Girl” que muchos venezolanos aprendieron en español.

Moreán (segunda guitarra, coros, arreglos) junto a Víctor Gámez (voz principal), Augusto de Lima (guitarra), Richard Aumaitre (bajo, coros), Claudio Gámez (teclados) y Rafael Pimentel (batería), grabaron otros tres exitosos discos, Vol II (1967), Una vez más (1967) y De etiqueta (1968). El primero de este trío contiene otras dos de las más conocidas canciones del grupo, “Si estás triste” (de Graham Gouldman) y “Ahora es tarde” (de Bobby Goldsboro), con otro puñado de adaptaciones de Lennon & McCartney y otras tres originales de Moreán. El grupo se presentó innumerables veces en Venezuela y otros países, incluyendo la televisión local.

El último disco de Los Darts no contó con Moreán, quien había decidido emprender otro rumbo, primero como solista y luego involucrándose en ambiciosos proyectos. Aunque todavía en 1970 tuvieron tiempo para uno de sus grandes éxitos. Fue parte de los festivales Onda Nueva organizados por Aldemaro Romero como cantante, arreglista, compositor y director.

Carlos MoreánLa música publicitaria

En 1971 asume el gran reto de ser el director musical de los populares programas de TV conducidos y producidos por Renny Ottolina, “El Show de Renny” y “Renny Presenta”, con quien entabló una especial relación de trabajo que lo catapultó al mundo de la publicidad en el que se convirtió en uno de los más relevantes creadores de jingles publicitarios.

Casi nunca se sabe quién está detrás de muchas melodías y coros que acompañan las cuñas publicitarias, algunas de las cuales pasan a formar parte del inconsciente colectivo. Moreán fue el responsable de componer música para Banco Latino, CADA, Air France, Cigarrillos Life, Banco Federal, Helados Tío Rico, Helados EFE, Burger King, Banco Caracas, Hyundai, Ford, KLM, Salsa de Tomate Pampero, Cigarrillos Derby, Arroz Primor, Condimentos Iberia, Mc Cormick, Samsung, Supercuatro, Banco Caracas, Senokot, Curacao y muchas más. También, sorprendentemente, fue responsable de varios jingles políticos de envergadura como los de la primera campaña electoral de Carlos Andrés Pérez, y también de Diego Arria, Jaime Lusinchi, Teodoro Petkoff, Rhona Ottolina y varios gobernadores.

Los años 70 y 80

Sin duda, fueron las décadas de los 70 y 80 las que testimonian que Moreán fue un inquieto y versátil creador. Más de 50 discos cuentan con sus arreglos, dirección orquestal o composiciones, entre ellos de José Luis Rodríguez “El Puma”, Mirla Castellanos, Mirtha Pérez, Trino Mora, Rosa Virginia Chacín, María Teresa Chacín, el grupo vocal infantil Las Voces Blancas, Unicornio, Valentino, Marco Antonio Muñiz.

Tras estudiar dos años, entre 1972 y 1974, en la Berklee College of Music en Boston, se encargó por 18 años de dirigir la orquesta de Venezolana de Television (VTV), de 1974 a 1992.

Fue parte de la popular agrupación vocal Los Cuñaos, con la cual grabó sus primeros cinco discos entre 1974 y 1979, junto a Ofelinda García, Fanny Barrios, Maricruz Quintero, Zenaida Riera, Gonzalo Peña, Alí Agüero y José Ramón Angarita.

También compuso varias bandas sonoras para películas de Mauricio Wallenstein, Marilda Vera y Alfredo Lugo, así como música para varias obras de teatro.

En tiempos recientes lo vimos cantando con una de las esporádicas reuniones de Los Darts y en homenajes a los Beatles. Lo notamos algo inseguro. Eran los primeros síntomas de esa terrible enfermedad que terminó llevándoselo antes de tiempo. Sin duda, la ecléctica obra de Moreán da para mucho.

Carlos Moreán