Décimo Nónico, con Dios y con el Diablo (Hacienda La Trinidad, Ccs)...

Décimo Nónico, con Dios y con el Diablo (Hacienda La Trinidad, Ccs) (Dic 17, 2017)

598
Décimo Nónico
Foto: Frida Galindo

Décimo Nónico  (“Con Dios y con el Diablo”)

Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas

(Diciembre 17, 2017)

 

Si alguna agrupación es merecedora del Premio Nacional de Música, esa es Décimo Nónico. El trío conformado por Luis Santos (guitarra romántica), Andrés Barrios (clarinete, voz, percusión y caracterizaciones) y Bartolomé Díaz (Terz, comentarios y dirección musical) se caracteriza por la interpretación del repertorio popular venezolano del siglo 19, de ahí su nombre. Sus conciertos son el resultado de una acuciosa investigación que siempre es compartida con fluida, profunda y sentida erudición por Bartolomé, quien no escatima esfuerzo alguno en ilustrar el origen de cada una de las piezas que conforman el repertorio.

La tarde era fresca y el lugar apacible, flanqueado por plantas, árboles y la colonial arquitectura de la casa principal. El empedrado piso que dejaba ver la grama entre pequeños bloques de cemento, estaba ligeramente más elevado que el área donde se presentaría el trío. Sin embargo, eso poco significó pues en los puestos traseros el sonido llegaba con claridad donde bajos y armónicos eran perfectamente audibles. Al fondo se oía la natural y espontánea algarabía de unos niños jugando al otro lado de la casa. El cielo caraqueño azulito, como suele ser en diciembre y sobre el techo la visión de unos cables eléctricos que llegaban a un poste. Una imagen bucólica y digna de un domingo diferente.

Allí estaban Luis, siempre circunspecto; Andrés con su pajarita, y Bartolomé con su instrumento en mano listo para compartir una música en momentos nostálgica y en otros alegres con el frecuente aderezo de Barrios cuyas caracterizaciones son referencia obligada del más sano humor.

El concierto celebraba el 140 aniversario del Aguinaldo Criollo, 140 años entre el bien y el mal. Ya en la hora, Bartolomé presentó dos danzas criollas del Cuaderno de Pablo Hilario Giménez: “Que te coge la vaca” y “La graciosa sandunga”, ambas de autor desconocido. Le seguirían “Ay que lindo” y la conocida “La jornada (din, din, din)” la cual el público cantó junto a Andrés. “Ya se acerca el día” de Alejandro González y Fernández y una sentida “A ti te cantamos” de Ricardo Pérez, continuaron la tarde, cada una comentada por Díaz. El humor se acentuó con “Tun-tun” popular tema de autoría anónima que en un buen ejemplo canto respuesta Andrés dio el tun tun y el público respondió ¿quién es?, a lo que Andrés continuó con “es el SEBIN, abranos la puerta…”, tomándonos desprevenidos.

Décimo Nónico
Foto: Frida Galindo

Otro anónimo, “Si acaso algún vecino” otro anónimo y el más conocido “Parranda” también de autor desconocido, prosiguieron la apacible tarde con un Bartolomé que exaltó la labor musical de Vicente Emilio Sojo y Evencio Castellanos además de ilustrar de manera muy didáctica el carácter religioso y festivo entre los diferentes aguinaldos. El concierto continuó con “Niño lindo”, sin duda uno de los más populares. “Cuando el Eterno” del Presbítero L. Martínez, “Niño Venturoso” de Rogerio Caraballo, “La fresca mañana” de Ramón Montero y “Venid acá pastorcito” de autor desconocido conformaron la tríada final.

Este repertorio que apunta a convertirse en un tradicional evento del singular parque cultural en las manos de Décimo Nónico resulta  subyugante y liberador al mismo tiempo. Es tal vez allí donde el trio nos atrapa entre el bien y el mal o como bien se titula este concierto, “Con Dios y con él Diablo”.

Leonardo Bigott