Del rock al hip hop en la quinta fiesta de Radio 3...

Del rock al hip hop en la quinta fiesta de Radio 3 Extra (Teatro Barceló, Madrid) (Feb 21, 2018)

244
Radio 3 Extra

Fiesta Radio 3 Extra

Teatro Barceló, Madrid

(Febrero 21, 2018)

 

Dos horas antes de la hora anunciada ya la fila de gente se extendía por la calle Lara, perpendicular a la Barceló. Una hora después daba vuelta a la manzana. El frío no hizo desistir a nadie. Muchos se quedaron afuera en su afán por disfrutar de un cartel musical gratuito que ofrecía estupendos nombres. Aún tocando la última banda algunos permanecían con la esperanza de entrar.

El horario se cumplió y a las 19 horas ya estábamos adentro y listos para escuchar las primeras palabras de bienvenida de las presentadoras María Taosa y Leyre Guerrero, ubicadas entre el público al lado derecho del escenario. No siempre se escucharon con nitidez debido a ciertos problemas técnicos recurrentes. Arriba en el balcón, donde decidimos ubicarnos para tener visual con el escenario sin interferencias, el sonido resaltaba los bajos y las voces perdían definición.

La banda madrileña Tigres Leones abrió fuegos con su power pop que animó a algunos y mantuvo indiferentes a otros. Siguió el trío Trajano!, a punto de editar el esperado nuevo disco luego de cinco años, y el panorama se oscureció gracias a su propuesta en línea directa con lo más sustancioso del post punk británico, especialmente Joy Division. Sin embargo, en esta nueva etapa sus canciones parecen dejan pasar rayos de luz con ritmos synth pop de tempo bailable.

La tercera banda en el cartel fue el quinteto guipuzcoano de indie rock Grises, comandado por los hermanos Amancay (voz, teclado) y Eñaut Gaztañaga (voz, guitarra). Su actuación tuvo buenos momentos, pero no llegó a conectar con todos. Tras ella apareció en tarima Paco Román con la guitarra al hombro para desgranar parte del repertorio del reciente disco de su proyecto Neuman, Crashpad (2017). Este formato unipersonal acústico imprime un carácter más melancólico a las canciones y saltan las conexiones al Radiohead más emotivo. El público respondió muy bien.

Ed is Dead, el proyecto del prolífico músico, productor y Dj madrileño Edu Lobo, produjo sensaciones encontradas. Una nutrida parafernalia tecnológica no siempre garantiza resultados efectivos. La propuesta que trata de mezclar todo lo que interesa a su líder (trip hop, funk, soul, synth pop, “música africana” y más) lo desbordó.

ed is deadUno de los platos fuertes de la fiesta fue Nathy Peluso. Acompañada por el productor Peter Party en las pistas, la rapera argentina se adueñó del escenario y logró convertirse en absoluto punto focal durante poco menos de media hora. El recibimiento se inspira en el que se hacía a James Brown en sus conciertos. Su arrabalera sensualidad, que apuntalan sus movimientos y vestimenta, es una mezcla de La Lupe, Amy Winehouse, Tina Turner y Mala Rodríguez. Su hip hop salseado y bolerizado, con un muy particular fraseo vocal, es una propuesta muy potente.

El difícil reto de tocar luego de Peluso correspondió al cuarteto murciano Viva Suecia, una elección muy apropiada. La soberbia muralla de guitarras, combinada con su certero manejo de las melodías pop, movió a la audiencia. En el tema final, “Hemos ganado tiempo”, el cantante Rafa Val bajó a juntarse con el público y esa cercanía fue la guinda que cerró una actuación fantástica que puso el listón alto para los dos grupos que aún faltaban.

Belako posee un público cautivo, y eso siempre ayuda. Muchos asistentes esperaban su actuación. Su punk pop heredero de Blondie y otros grupos new wave de comienzos de los 80, es pegadizo y saltarín, aunque bueno es decir que a veces puede sonar a fórmula. El final de fiesta fue responsabilidad de Guille Milkyway y La Casa Azul con su contagioso electro pop que dejó al público de muy buen ánimo y agradecido.

La quinta fiesta de la plataforma de contenidos multimedia de Radio 3 fue sin duda un exitazo, no solo por la desbordada convocatoria sino por el variado cartel de bandas y el buen ambiente que se respiró.

Juan Carlos Ballesta