El sensible homenaje de Tachenko y sus amigos a Nick Drake

El sensible homenaje de Tachenko y sus amigos a Nick Drake

174
Tachenko y Nick Drake

Tachenko + invitados
Festival Internacional de Arte Sacro
Teatros del Canal, Madrid

(Abril 6, 2019)

 

Desde hace ya un tiempo, es indudable que la escasa producción dejada por Nick Drake y su efímera trayectoria como cantautor, ejercen una fascinación sobre muchos creadores. También en los amantes de las canciones preciosistas y emotivas.

Desafortunadamente, el inglés no pudo gozar del reconocimiento que merecía y su inconforme e inestable naturaleza no pudo soportar que su talento fuera ignorado. Su esquiva relación con los escenarios y el show business contribuyeron a que sus discos no se vendieran como merecían. Esos tres maravillosos álbumes, editados entre 1969 y 1972, son joyas atemporales cuyo valor es infinito.

Al cumplirse medio siglo de aquel primer desborde de genialidad y sensibilidad, plasmado en las diez canciones que componen su debut Five Leaves Left, muchos homenajes han sido pensados para este 2019, entre ellos la maravillosa iniciativa del grupo zaragozano Tachenko y el Festival Internacional de Arte Sacro.

El reto fue asumido de manera brillante por Sebas Puente (voz, guitarra, teclado) y Sergio Vinadé (voz, guitarra, teclado), quienes no se limitaron a versionar a pies juntillas sino que se atrevieron a traducir al español las poéticas letras, de la manera más respetuosa posible. Instrumentalmente, hay que destacar el sonido escogido para el teclado, delicado y gentil, como si fuera el mellotron que para la época usaban The Moody Blues y otros grupos (buen ejemplo “Strawberry Fields Forever” de The Beatles) para emular flautas o cuerdas, que en el caso del disco de Drake fueron muy importantes.

El álbum fue interpretado en el mismo orden, con Puente y Vinadé sirviendo de anfitriones para una serie de invitados de lujo a los que fueron llamando para cada canción.  El primero fue el guitarrista Luis Rodríguez (León Benavente, Nacho Vegas), que los acompañó para tocar una delicada versión de “Time Has Told Me”, con la voz principal de Sergio. Enseguida invitaron a The New Raemon (Ramón Rodríguez) para realizar una maravillosa interpretación de “River Man”, en el que apareció por primera vez el evocador sonido del teclado.

Tachenko y Nick Drake Tachenko y Nick DrakeLa afinación de guitarras fue siempre un aspecto clave, dado que Drake componía en diferentes afinaciones, por ello el despliegue de guitarras fue notable, aunque alguna vez Sergio se tomó un rato. El guitarrista Pau Roca (La Habitación Roja) y de nuevo Luis Rodríguez -esta vez haciendo un trabajo excepcional en el bajo-, ayudaron a construir una hermosa “Three Hours” (Tres horas), el tema más largo del disco, con Sebas en la voz principal.

El sonido exquisito del teclado haciendo las veces de los arreglos orquestales de Robert Kirby, introdujo la corta “Way to Blue”, cantada por Sebas. Luego llamaron a Pigmy (ex-Carrots) para cantar “Day is Done”, otra interpretación estupenda. La emblemática  y melancólica “Cello Song” -uno de los temas capitales de Drake- se la reservaron Sergio y Sebas (en la voz), resultando en una adaptación de gran emotividad.

Tachenko y Nick DrakeIntercambiándose de instrumentos (Sergio se movió por única vez al teclado, emulando perfectamente la flauta) y con Pau Roca de nuevo en la guitarra, acometieron “The Thoughts of Mary Jane”, una de las canciones más nostálgicas de Drake y con la cual sin duda provoca llorar. Llegó el turno de Alondra Bentley, quien interpretó en inglés con su prístina voz, con Sergio en la guitarra, la inmortal “Fruit Tree”. Fue la única mujer participante, aunque Miren Iza (Tulsa) aparecía en el programa.

Invitaron entonces a Fino Oyonarte (Glutamato YeYe, Los Enemigos, Clovis), quien hizo la adaptación de “Man in a Shed”, una historia de amor no correspondido. Mientras Sergio cambiaba la afinación, Sebas aprovechó para recomendar la biografía de Nick Drake escrita por Miguel Serrano, que les abrió mucho los ojos sobre cómo abordar estas adaptaciones. También reconoció que al principio habían dicho que no a este proyecto, pero luego dijeron que sí.

La pieza final del disco “Saturday Sun”, un blues disimulado, fue cantado por Abraham Boba (León Benavente, Nacho Vegas), un cierre perfecto para completar la decena de gemas que componen Five Leaves Left.

La gente no pretendía abandonar el teatro sin que Tachenko regresara. Lo hicieron con la compañia de Pigmy. Anunciaron “Fly” (del segundo disco Bryter Layter, 1971) como una de las mejores canciones de la historia. Y lo es.

Tras el primer homenaje a Drake realizado por Joel Frederiksen + Ensemble Phoenix Munich en clave isabelina, este otro, diferente e igualmente maravilloso, completó una valiosa apuesta del FIAS 2019 destinada a resaltar la figura del malogrado cantautor británico, convertido en leyenda del folk.

Juan Carlos Ballesta