Francisco Escalona, el bajista caraqueño protagonista del hardcore sueco

Francisco Escalona, el bajista caraqueño protagonista del hardcore sueco

452
Francisco Escalona
Foto: Evelina Szczecin

Durante estos tiempos convulsos que se viven en Venezuela, siguen apareciendo por el mundo manifestaciones de apoyo que buscan dar a conocer la cruda realidad. En ello tienen mucho que ver los venezolanos regados por el planeta que durante todo este siglo han ido construyendo una inmensa diáspora que 20 años atrás era imposible de imaginar. Hace unos años el mundo era incrédulo respecto a lo que se instauraba en Venezuela, hoy solo se percibe la indignación y se acabaron los eufemismos. Uno de los músicos venezolanos haciendo su parte desde Suecia, es el bajista Francisco Escalona, figura estelar de la escena hardcore y metal-core con las bandas Always War, Nightrage y Misery Loves Co.

Juan Carlos Ballesta

 

Suecia puede sonar a Abba o a Roxette, pero musicalmente hay de todo, incluyendo grupos que están enterados de la problemática venezolana y la muestran. La banda de hardcore Always War,  con epicentro en la ciudad de Uppsala, ha decidido abordar el absurdo venezolano.

En 2013, en medio de la turbieza que envolvió el nombramiento de Nicolás Maduro como presidente, la banda incluyó en su disco de ese año We are the Flood (2013) un sorprendente tema llamado “Abajo cadenas”. El responsable de ese intenso manifiesto de denuncia es el bajista Francisco Escalona, caraqueño nacido en 1981 y que en 2001, cuando apenas tenía 20 años y Hugo Chávez estaba en los albores de su engañosa autoproclamada revolución, decidió emigrar a Suecia. No lo hizo por razones políticas, sino por amor. Su familia ha permanecido en el país y por ello sus vínculos son estrechos.

Tras los recientes acontecimientos, Francisco pidió a sus compañeros retomar la canción para agregarle imágenes y realizar un video en el que aparece la banda tocando y cantando de manera sentida y apasionada “Abajo cadenas”, un verdadero temazo.

Tras una breve investigación, dimos con Francisco y sobre la marcha entablamos una interesante conversación vía Facebook.

Ha sido una fantástica revelación el video de “Abajo Cadenas” de una banda sueca que desconocíamos. Se nos hizo obvio que tras el contenido debía estar un venezolano. ¿Qué te llevó a componer esta canción tan contundente y a ensamblar este video con una introducción tan espeluznantemente real?

El tema lo soltamos en el 2013 en un álbum que se llama We are the flood. La canción es escrita por mí y el cantante Ronnie Nyman. Mucha gente no lo entendió ni aquí ni en Venezuela, aunque fuera especialmente pensado para mí país. Pero con los últimos hechos en Venezuela le pedí a la banda hacer algo un poco más centrado en la idea original y como están está muy al tanto de lo que ocurre en Venezuela, decidimos hacer un vídeo. Me duele un montón lo que pasa, he vivido la división en carne propia, familiares en disputas y todo eso, es bastante abstracto.

Lo relevante del caso es que hace 4 años decidiste airear este asunto, apenas ocurrida la muerte de Chávez y recién comenzando el período Maduro.

Ciertamente. Pero cuatro años después las causas son las mismas pero todo resuena aún con más fuerza. Cada vez encuentro más y más gente de Venezuela aquí, es triste…en todos lados. Pero veo que ahora Venezuela (no él gobierno) tiene mucho más apoyo, lo cual no es suficiente pero por lo menos reconocen la situación, la cual antes era ignorada o al menos vista con mucho escepticismo.

¿Qué activó la idea del video?

Lo decidimos hace unas semanas atrás con el anuncio de la constituyente. Aquí estamos tratando todo el tiempo que más gente sepa lo que pasa, la gente que me conoce me pregunta cada vez más, y en cada actividad que sale, estoy metido. Aquí veían a Chávez como algo fuera de lo normal, el salvador de los pobres, el único que se atrevía a enfrentar al imperio, pero ahora ven a Maduro como un emperador y entienden más las causas. Aquí en Suecia hubo un caso de una parlamentaria que compró un Toblerone con la tarjeta del partido y eso fue el escándalo del año. Eso es lo malo en Venezuela y otros países, que la gente no entiende que un presidente tiene que estar al servicio de sus ciudadanos y no lo contrario.

Retrocediendo en el tiempo. ¿Qué te motivó a irte de Venezuela?

Me fui en 2001, pero he ido constantemente. Mis hermanos, mi madre y otros familiares viven allí. Me fui por qué tenía una relación con una chica sueca, con la que tenía una relación muy larga, elle vivía entonces en Venezuela así que me fui por amor. Hace tiempo no estamos juntos. Influyó la curiosidad que creció en mí gracias a esa relación. En realidad no sabía nada de Suecia. En ese tiempo no se sentía ninguna necesidad de emigrar por la situación política.

En 2001 aún no se había desatado la primera gran crisis política de abril 2002 pero ya las semillas de la discordia y el totalitarismo estaban sembradas. El elevado precio del petróleo facilitó la luna de miel que millones tenían con Chávez, y mientras tanto fueron construyendo la telaraña en la que hoy está atrapada toda la población.

Ciertamente yo me fui cuando empezaba la gran bonanza petrolera. Nunca me gustó Chávez. Me dio mala espina desde el principio, siempre lo dije. Al principio aquí yo no podía hablar mal de él de ninguna manera porque todo el mundo lo defendía. Sin conocerme me decían que yo era un “hijito de papá y mamá”, lo cual está muy lejos de la realidad. Aquí en Suecia los gobiernos han sido predominantemente de izquierda y social demócratas. A Chávez lo veían de la misma manera que algunas personas ven al Che. Ahora me parece que en Venezuela solo quedan buitres y animales carroñeros a los cuales Chávez tenía a raya

Sin duda alguna, salir de Venezuela cambió radicalmente mi punto de vista en la política, me di cuenta que los mandatarios solo son servidores públicos y así tiene que ser, representan a los ciudadanos y no al revés.

Francisco Escalona
Foto: Evelina Szczecin

¿Cuándo te fuiste, teniendo 20 años, tenías alguna experiencia con bandas?

Si tenía un poco de experiencia con bandas pero a nivel menor. Era más un hobby. Mi hermano mayor estaba muy mezclado en el movimiento musical en Venezuela. Y de allí vino mucha influencia para mí.

¿Tocaba en bandas?

Mi hermano se llama Juan Escalona y en aquel tiempo vivía en Barquisimeto, tocaba en unas cuantas bandas locales como Zion, Pharmacy, Ultra liviano, entre otras. La gente que hacía música en Barquisimeto siempre estaba entrelazada de una u otra manera

¿Cómo fue tu proceso musical al llegar a Suecia?

En el 2003 empecé a tocar guitarra con unas cuantas bandas y proyectos, pero nada relevante. Luego me entraron ganas de aprender a tocar el bajo eléctrico porque me pareció que era más fácil encontrar bandas y artistas con los cuales tocar con ese instrumento. Toqué de todo, desde jazz hasta música africana. Pero siempre tratando de hacer lo que me gustaba.  Hasta que empecé a tocar con Always War en 2009, la cual me presento mi amigo Ronnie Nyman (Nightrage, Enemy Is Us, 21st Impact) y desde allí hemos abierto un montón de puertas a empujones.

Tocas además con Nightrage y Misery Loves Co. ¿Cómo manejas tu agenda?

Nightrage y Always War tienen el mismo vocalista, así que allí no hay problema. Y cuando Misery Loves Co. tiene algún concierto ellos me avisan con mucha anticipación. Al final uno siempre da prioridad a una u otra.

¿Siempre quisiste tocar hardcore y metalcore? ¿Era tu deseo al irte de Venezuela?        

Siempre me incliné hacia el rock, mi padre escucha mucha música de los 60 y 70, The Rolling Stones, Jimi Hendrix, pero también mucho jazz. Después, mi hermano siempre traía música a casa y comenzamos a escuchar Rata Blanca, Barón Rojo, luego Judas Priest y mi gusto se puso más raro, siempre buscando algo más. El hardcore siempre fue algo que me gustó pero no entendí que era algo más que un estilo musical hasta un poco después.

¿Cuando dices “no entendías que era algo más que un estilo musical”, a que te refieres?

Me gusta del hardcore que tiene la brutalidad del metal pero sin las chaquetas de cuero y el pelo largo, y la irreverencia del punk pero sin las drogas ni la pinta extraña. Lo que el hardcore tiene además de su estilo musical es que hay una idea de fraternidad, unidad y respeto que nunca había visto antes o vivido. Cuando hablo de hardcore no hablo del metal-core, que en realidad no tiene nada que ver con lo que digo.

¿Cuáles son tus influencias?

Bandas como Bad Brains, S.O.D. y Sociedad alcohólica, siempre me gustaron. ¡Después encontré a Suicidal Tendencies!, algo que nunca había escuchado.

Podría decirse que ustedes van en línea directa con la escena de los años 80

Exacto, bandas que también tenían un pie en el punk. Aunque hay bandas que mantienen el ideal y el estilo pero mezclando nuevas ideas de manera elegante e interesante. No tienes hardcore sin punk. Van mano a mano

Las primeras bandas claves del hardcore eran gringas, unas más punk que otras. Habría que poner a Henry Rollins como personaje indiscutible.

Al principio sí fue así, pero desde hace un buen tiempo hay bandas que representan el género en todos los países. Hoy en día está regado por el mundo. Aquí en Europa hemos tocado con bandas de Brasil, México y claro de toda Europa. Henry Rollins es importante no solo en la escena sino también porque es un grande personalmente.

¿Conoces bandas hardcore en Venezuela?

Hay una banda que me gusta aunque no he escuchado mucho de ellos desde hace un tiempo, se llama Frente De Ira. ¡Suenan bien!

Francisco Escalona
Foto: Evelina Szczecin