El último capítulo de Peter Gabriel con Genesis cumple 45 años

El último capítulo de Peter Gabriel con Genesis cumple 45 años

250
Genesis

Genesis
The Lamb Lies Down On Broadway
Charisma. 1974. Inglaterra

The Lamb Lies Down On Broadway es la magna obra de Genesis y una de las más significativas del progrock. Surgida en uno de los momentos más álgidos de “la era Peter Gabriel”, representa también el álbum más controversial en la historia de la banda.

Para entonces (1974) el malestar general de Phil Collins, Mike Rutherford y Peter Gabriel, presagiaba cambios radicales en el futuro inmediato. En esta obra, la sexta en estudio, Gabriel daría vida a su alter ego, un personaje llamado Rael, que se convertiría en la figura central de esta obra musical lanzada ese año y que fuera editada como un doble LP cuya imagen en blanco y negro, obra de Hipgnosis, consiste de tres recuadros. El primero de ellos muestra la imagen de un hombre halando el brazo de otro que yace sentado en el segundo recuadro y que parece estar inconsciente. Un tercer recuadro, nos revela la silueta de otro hombre de pié que fuera de los recuadros observa a los otros dos. Aparentemente se trata de la misma persona. La obra fotográfica incita a nuestra imaginación a conectar las imágenes e hilvanarlas como si se tratara de un cuento surrealista.

La historia de Rael está desplegada en 23 composiciones que, en ciertos casos, son muestra de algunos de los momentos más memorables de la obra de Genesis. El “arcángel” (Peter Gabriel) se haría cargo de escribir y narrarnos la historia de Rael mientras que el resto de la banda haría el desarrollo instrumental con el vocalista aportando algunas ideas.

Rael, un joven puertorriqueño en Nueva York, se embarca en una interesante aventura de realización personal. Genesis inicia este relato con los teclados de Banks y Gabriel comienza cantando: “Y el cordero se acuesta en Broadway… temprano en la mañana sopla el viento sobre Manhattan, el Palacio del Cine ha sido destruido y los nocturnos vigilantes se han divertido…”

Más adelante Gabriel nos presenta “al chico aerosol imperial” Rael. La elaborada letra de Peter nos describe la escena con sobrada precisión. “No me mires, no soy de tu tipo…”. Nos cuenta Peter en otro momento de la canción. Musicalmente el tema es sencillo e interesante y va construyendo la obra para lentamente convertirnos en Rael o al menos ver todo a través de sus ojos.

Fly On A Windshield” continua esta increíble historia con nuestro héroe atrapado e inmóvil en una costra de polvo. La narrativa de Peter es tan dramática como la música. La melancólica canción estalla de pronto y Hackett entra con una agónica guitarra. Banks construye una interesante atmósfera. Este primer LP continúa con “Broadway Melody of 1974” en la cual Gabriel se torna aún más dramático en el verso “Klu Klux Klan sirve alimento espiritual caliente y la banda toca In The Mood”, la letra también menciona personajes íconos de la cultura estadounidense a los que Gabriel hace parte de la extraña historia. Rutherford y Collins van marcando el ritmo hasta que la pieza se disuelve en una canción más melodiosa.

En el siguiente surco, “Cuckoo Cocoon”, nuestro héroe ha comenzado a perder contacto con la realidad y está atrapado en un capullo. En un momento de reflexión, Rael piensa: “No me digas que esto es la muerte, no puedo cambiar tanto, sólo oigo gotas caer y me pregunto dónde diablos estoy”. “Me pregunto si soy un prisionero en alguna cárcel de Brooklyn o tal vez una suerte de Jonás atrapado en una ballena”.

Ya ha pasado algún tiempo desde que una gran pantalla se ha tragado todo a su paso y nuestro héroe no sólo está atrapado en un capullo sino que cree estar muerto. Gabriel, en contraste, añade un hermoso pasaje de flauta con Banks al fondo.

Luego de un breve silencio, Genesis nos ofrece uno de los momentos más grandiosos de su carrera con el tema “In The Cage” donde Banks destaca con un excelente solo. Rael nos cuenta: “Fuera de la jaula veo a mi hermano John que gira su cabeza lentamente, yo grito ¡Ayuda! antes que él desaparezca”.  Rael con gran desesperanza le pide a John que lo saque de la Jaula. Destaca, en esta pieza y la siguiente, la participación del gran maestro del sonido, Brian Eno, quien de modo significativo ha contribuido con sus “Enossifications” a expandir nuestro viaje junto a Rael.

“Es la gran aventura que le queda a la raza humana, grita una mujer…” Es el verso que abre “The Grand Parade Of Lifeless Packaging” (El gran desfile de embalaje muerto). La canción se va construyendo en el tiempo creando una gran tensión hasta culminar y cerrar así el lado A.

Al girar el LP el turno es para otro gran tema de esta obra “Back In NYC”. Rael nos dice: “Veo trazos y rostros de mi hogar en New York City…” Tony Banks ambienta la pieza con Rutherford y Collins llevando el ritmo.

Gabriel modula su voz dando aún más vida a nuestro héroe relatando: “Mientras acurruco al puercoespín no tengo a quien culpar excepto a mi mismo, mi corazón en mano, sumergido en cabellos, momento de rasurar, sin tiempo para el romance”. Es el hermoso pasaje instrumental titulado “Hairless Heart” (Corazón rapado), con Banks haciendo la melodía y Hackett creando una fantasmal atmósfera. Ambos intercambian frases hasta que la melodía se funde en “Counting Out Time”. Ya Rael ha avanzado en su viaje considerablemente. Rael ahora “cuenta el tiempo con la esperanza de que todo salga como lo ha planeado.

El lado B del disco 1 ahora nos ofrece otro momento esplendoroso. “Hay lana sobre mis pies desnudos, es suave y tibia, da cierta calidez, una salamandra se adentra en el fuego para ser ultimada, creaturas imaginarias atrapadas en celuloide al nacer…” Es “Carpet Crawlers”, una de las canciones que convirtió a muchos en fans de esta superbanda cuyo séptimo disco hoy celebramos. La excelente melodía construida a partir de frases reiterativas en el teclado de Banks acompañando a Gabriel, sigue siendo hoy una de las más deslumbrantes piezas de Genesis y el progrock. Luego irrumpe la maravillosa “The Chamber of 32 Doors” la pieza que culmina el primer disco.

La explosiva “Lilywhite Lilith” inicia el segundo disco con Rutherford marcando el ritmo mientras Gabriel nos dice que “La recamara está hecha todo un caos, todas las voces gritando…” El tema se diluye en el tiempo dando espacio a una obra sonora titulada “The Waiting Room” (La sala de espera), una suerte de pieza en un lenguaje similar al de Pink Floyd. Los sonidos brotan en un ir y venir que se destruye y construye como si se tratara de un lugar intermedio en el que se encuentra nuestro héroe.

Otra punto alto del álbum es “Anyway”, cuyo piano intro nos cautiva de inmediato. “De cualquier manera, dicen que ella cabalga un caballo pálido, pero estoy seguro de haber escuchado un tren, ¡oh! hombre ya no siento más dolor…”  Nuestro héroe parece haber conocido a la muerte. En este tema destaca también Steve Hackett con un solo en el punto medio de la canción. La pieza conecta con “Here Comes The Supernatural Anaesthetist” (La anestesióloga super natural) tema que parece aludir a la cocaína en los cuatro versos que la conforman. ¿Acaso nuestro héroe es un vulgar jíbaro? Banks y Hackett destacan.

The Lamia”, con su singular y cautivadora poesía, es uno de los más delicados y poéticos temas del grupo. “El aroma crece, ella debe saber que él esta cerca, él ha hallado un largo corredor iluminado por candelabros, con cada paso que da el aroma cambia de olores familiares a extrañas fragancias, una recamara magnificente esta a la vista…” Gabriel describe con afinado detalle el encuentro de Rael con la Lamia de la pila. Banks al piano otorga una especial belleza a este extraño tema. Hackett hace un solo hacia el final de la composición llevándonos así a otro episodio de este singular viaje.

El quinteto sigue la historia, cerrando el tercer lado, con “Silent Sorrow In Empty Boats”, otro instante instrumental del quinteto que abre espacios que señalan el final de la historia.

Rael enfrenta a “The Colony Of Slippermen” (La colonia de hombres resbaladizos), otro extraño pasaje de diversas sonoridades a modo de intro antes que Gabriel nos narre otro capítulo de esta importante impronta discográfica donde el ingeniero de audio, David Hutchinson contribuyó también de modo significativo al sonido global de la obra.

Ya en la colonia, Rael nos cuenta, “Solitario como una nube me decía, hasta llegar a una sucia calle, nunca había visto a una rara multitud…” La pieza es una pequeña suite de tres partes: “The Arrival”, “A Visit To The Doktor” y “The Raven”. Las caracterizaciones de Gabriel son magnificas en este segmento.

La instrumental “Ravine” continua la narrativa de esta interesante obra conceptual producida por Genesis y John Burns. La breve pieza pareciera despejar el panorama de nuestro Rael.

En “The Lights Die Down On Broadway” Rael: “Mientras camina por el borde de la garganta, se encuentra con su pasado, una ventana sobre su cabeza, devela su hogar entre las calles…” La pieza se va transformando a lo largo de sus 3’32” para fundirse con “Riding The Scree” y disfrutar el excelente solo del teclista Anthony Banks quien, como en “In The Cage”, despliega su talento con las extensas líneas que aún hoy nos siguen fascinando. Rael ahora se encuentra entre “In The Rapids” (Los Rápidos), “Moviendo las aguas, John va a la deriva perdiéndose de vista, es en el retorno donde aprendes a luchar, en el frío siente el frío entorno, en el apresurado correr de las aguas me envuelve el sonido del choque entre ellas…”

Finalmente “It” cierra el disco. “Mira a través del espejo antes de escoger, está aquí, está ahora, es real, es Rael”. En el acelerado tema Hackett y Banks comparten una vez más honores. Esta significativa pieza sería el punto final de la era Gabriel, quien abandonaría a la banda luego de finalizar el agotador tour que entre Estados Unidos, Canadá y Europa presentó la obra completa en 202 conciertos.

Resulta importante destacar el interés del director William Friedkin, conocido por The Exorcist, The French Connection y The Sorcerer, en producir un film de ciencia ficción con la idea de nuestro celebrado LP. Incluso, dicen las malas lenguas, que el director George Lucas (Star Wars) habría mostrado interés en hacer un film de The Lamb Lies Down On Broadway

Fueron varias las razones de Peter Gabriel en dejar a Genesis. En sus palabras, Rael estaba dándole una fama a él que opacaba al resto del grupo. La legión de fans que veía en Gabriel un personaje sin el cual la banda no podría sobrevivir, fue sorprendida con la edición de los álbumes A Trick Of The Tail y Wind & Wuthering en 1976 y el fantástico doble LP en directo Seconds Out (1977), con Phil Collins asumiendo el rol de vocalista.

Genesis demostraba así que aún tenía mucho por dar. Sería tres años más tarde, con la salida de Steve Hackett y la edición de And Then There Were Three que Genesis iniciaría un cambio en la dirección musical con temas más cortos,  menos densos y más comerciales con Collins marcando las pautas.

Leonardo Bigott