El envolvente paisajismo sonoro de I Am Dive

El envolvente paisajismo sonoro de I Am Dive

61
I Am Dive

I Am Dive
Moby Dick Club, Madrid
(Junio 5, 2019)

Siempre es satisfactorio comprobar que existen músicos dispuestos a escapar de lo obvio. El dúo sevillano que conforman Esteban Ruiz (voz, guitarra, teclado, secuencias) y José A. Pérez (guitarra, secuencias, electrónica), llevan ya unos años explorando territorios musicales que emparentan el shoegaze, el dream pop, el post rock, la folktronica y el ambient. El resultado es un sonido paisajista, a veces pastoral, a veces urbano.

Nunca ha sido fácil encontrar un nicho para propuestas de este tipo, pero lo cierto es que el público existe y los amantes de corrientes no convencionales dentro del rock y la electrónica son muchos, aunque de carácter silencioso que el resto.

Ruiz y Pérez poseen su propio sello discográfico, We Are Wolves, a través del cual auto gestionan el material de su proyecto y dan espacio a otros. Desde 2011 han ido publicando auténticas joyas, tanto en formato LP o EP como singles. Fue un acierto que en este concierto en Madrid -el primero de la gira- hayan repasado una muestra representativa de esa discografía, envolviendo al material incluido en el nuevo EP, Kriegszeit.

Comenzaron con los dos temas que abren este EP cuya publicación se realizará el 20 de junio: “Nowhere to Found” y “Note to Self”. La primera, de carácter postrockero, posee una percusión repetitiva y una telaraña de sonidos fantasmales que envuelven la voz de Ruiz, mientras la segunda es más reflexiva, con una percusión profunda y expansiva. Fue un gran comienzo.

Ruiz saludó y agradeció la presencia de todos, retrocediendo entonces al álbum Ghostwoods de 2012, del cual escogieron un par de temas, siendo el primero “Mount Eerv”, uno de los que mejor describe el sonido de I Am Dive. De inmediato comenzó a sonar la marcada percusión de “Black Times”, el primero de los temas que sonó de su emblemático Wolves (2014), al que siguió precisamente el que le da nombre, denso y brumoso. Cinco años después, es posible concluir que esas composiciones han madurado muy bien.

El tema más antiguo que tocaron fue “I Was Sad So I Was Dancing” del EP Constellations (2011), que en su versión original posee guitarra acústica y una secuencia rítmica sutil. Ocho años después sonó mucho más denso y electrónico. Una auténtica delicia ambiental con las guitarras de protagonistas y la delicada vocalización de Ruiz, fue “Winter & Spring”, la segunda escogida de Ghostwoods.

La presentación de los nuevos temas prosiguió con otros dos. “Feral” es atmosférico y nostálgico, mientras que “Labyrinth” empieza con cierto espíritu melancólico para luego dejarse arropar por una base rítmica de ligeros tintes dub que nos hizo recordar a Seefeel. Tras ellos, revisaron el anterior EP, Mauve (2018), comenzando con “Not Friends”, en la que construyen un wall of sound de aroma shoegaze, que en este caso nos llevó hacia Slowdive. La otra fue “Equals”, más rítmica y una de las de espíritu relativamente más pop de su repertorio.

En el tramo final deslizaron “The Fog”, adelanto de Kriegszeit que cuenta con un estupendo video y una melodía vocal que se cuela con facilidad. Terminaron con la emotiva “The Lowe you Fall” de Wolves, una pieza ideal para cerrar.

José A. Pérez y Esteban Ruiz nos regalaron una hora de música elaborada, sofisticada y atemporal. Ecos de Crescent, Hood, Sigur Ros, Mount Eerie, Hammond, Radiohead, Slowdive, Seefeel, Bowery Electric y otros proyectos que se mueven más allá de lo obvio,  sobrevuelan en sus composiciones, pero el resultado es un sonido que con el paso de los años otorga un espacio propio a I Am Dive en el complejo mapa musical del siglo 21. El esfuerzo, la seriedad y la constancia tienen premio.

Juan Carlos Ballesta (Texto y fotos)