John Fedowitz / Ceremony: canciones de amor distorsionadas

John Fedowitz / Ceremony: canciones de amor distorsionadas

94
Ceremony

El estadounidense John Fedowitz es el alma motora detrás de Ceremony, que luego de un silencio discográfico de cuatro años, regresó con un EP en 2017 y dos álbumes en 2018 en los que da rienda suelta a toda su creatividad ligada con el shoegaze, el noise rock, la psicodelia o el post punk lisérgico. Este sábado 24 de noviembre en la sala Moby Dick es una ocasión ideal para asistir a su ceremonial lisérgico y dejarnos transportar a otras dimensiones, dentro del valioso cartel del Festival Madrid es Ruido que organiza Indypendientes. Fedowitz habló con Ladosis.

Juan Carlos Ballesta

 

En el amplio universo de la música, la generación de emociones en el oyente por parte de los creadores es un elemento fundamental. Lo mismo ocurre al contrario, el oyente busca emociones al escuchar una determinada propuesta. Cuando se produce la retroalimentación, el resultado puede ser explosivo.

Dentro del vasto espectro que ofrece la música hay propuestas cuya naturaleza es trastocar las percepciones y transportarte a otra dimensión mediante la estimulación sensorial. El período psicodélico durante la segunda mitad de los años 60 significó una ruptura con lo establecido y ha sido fundamental en la creación de nuevos códigos. Más adelante llegó el punk y todo el período que lo sucedió. El ruido, la distorsión, la reverberación, el eco, la repetición y otros efectos o posibilidades sonoras forman parte esencial de los procesos que buscan alterar la percepción. Esos efectos pueden potenciarse aún más con la puesta en escena, con las luces jugando papel especial.

Formada a mitad de los años 90, Skywave es la banda que tras su disolución se transformó en el tronco común del cual surgieron Oliver Ackerman y John Fedowitz, quienes en 2005 formaron dos proyectos que han estado explorando territorios comunes, con influencias compartidas provenientes del noise pop de The Jesus and Mary Chain, el synth punk minimalista de Suicide, el garaje rock de MC5, el rock lisérgico de Spacemen 3, el drone rock de grupos como Main, el rock repleto de feedbacks guiterreros de Sonic Youth o el shoegaze de My Bloody Valentine.

La ceremonia personal de John Fedowitz

Fedowitz formó el proyecto Ceremony (no confundir con la banda de hardcore punk californiana) en la pequeña ciudad de Fredericksburg (Virginia), muy cerca de Washington D.C.

John FedowitzDesde la edición de su primer disco Disappear en 2007, ha contado con una formación itinerante, en la cual participó su compañero de Skywave, Paul Baker, tanto en el debut como en Rocket Fire (2010) y Distance (2013). En éste último también contó con Ben Wood (batería) y Chris Carr (bajo).

El proyecto sufrió una pausa de cuatro años, que se rompió el pasado año con la aparición del EP Beat Darkness (2017), reanimado tras la gira junto a A Place To Bury Strangers realizada en 2016 y un tour europeo de cinco semanas en 2017, ahora junto a su esposa Sandra. El subidón anímico reavivó la inspiración y dos nuevos álbumes vieron la luz este año 2018, East Coast (editado en LP) y Darling (editado en cassette).

CeremonyEl regreso de Ceremony ha sido muy bien recibido por sus seguidores de siempre, a los cuales se han unido otros amantes de las canciones de amor distorsionadas, el post punk de baja fidelidad, el shoegaze retorcido, el ruido blanco y la psicodelia

Con motivo de la participación este sábado 24 de noviembre en el Festival Madrid es Ruido en la Sala Moby Dick, conversamos con Fedowitz.

Después de un silencio de varios años, Ceremony regresó con un EP en 2017 y dos simultáneos álbumes en 2018. ¿Podrías contar cómo fue este reciente proceso de producción? Pareces haber entrado en una etapa de inspiración continuada

Después de nuestro tour de cinco semanas por Europa el año pasado, el sonido en directo que Sandra y yo pudimos crear juntos me inspiró, así que quise plasmarlo en vinilo. Grabé East Coast durante cinco semanas, así como también las canciones que terminaron formando Darling. Me tomaba un par de horas en la noche y bajaba escaleras abajo hacia mi estudio en el sótano y grababa guitarras y voces sobre las baterías que Sandra había grabado en la tarde. Es el proceso de grabación más orgánico en el cual haya estado envuelto.

¿Qué te motivó a editar el nuevo material en dos diferentes álbumes, uno de ellos (Darling) con “outtakes” o tomas sobrantes del otro (East Coast)?

East Coast refleja la visión del estado de ánimo mientras que Darling fue definitivamente mi lado más experimental tratando de emerger. Creo que si hubiera lanzado todas las canciones en un álbum doble, hubiera sonado como si estuviera perdiendo la cabeza. Pienso que tomé la decisión correcta. Además, hay una limitación en el número de canciones que se pueden incluir en un álbum si lo quieres publicar en vinilo.

Hay una raíz común en Skywave que te emparenta con Oliver Ackerman y A Place to Bury Strangers. Ese sonido con evidentes influencias de The Jesus and Mary Chain es aún desarrollado por ambos. Hace unos meses vimos y dejamos registro del impresionante show de APTBS en Madrid. ¿Cómo defines la personalidad de Ceremony y dónde crees que están las diferencias entre ambos proyectos?

Olli ha estado trabajando en su show en vivo durante muchos años y es realmente maravilloso. Yo tuve el honor de estar en el tour de 2016 como su baterista y disfruté cada segundo de él. El y Dion son la razón por la cual resurgieron en mi las ganas de escribir canciones otra vez. Olli y yo crecimos escuchando la misma música y buscábamos la misma experiencia de explosión sónica extrema en nuestro propio proceso de composición. Pero yo nunca he querido buscar el estrellato dentro del rock, que Oliver si ha alcanzado. Aún así sería divertido. Ceremony está definitivamente inspirado en la canción de amor y no estoy seguro de lo que Olli escribe o lo que le genera inspiración. En realidad todo se reduce a sonidos rudos de guitarra. Con Ceremony no me tomo el tiempo para calcular el momento adecuado o el lugar correcto, lo hago todo de manera intuitiva y de alguna manera siempre estoy feliz con el resultado. Ceremony es crudo, soy yo, simplemente sale de mí de esa manera.

¿Qué expectativas tienes de la presentación en Madrid y que puedes adelantar sobre el show?

Espero que el hotel tenga piscina. Llevo conmigo trajes de baño tour tras tour y finalmente quiero usarlos (risas). Aparte de eso, estoy súper emocionado de tocar el primer show de Ceremony en España. Creo que Madrid definitivamente recibirá de nuestra parte un emocionante show. Estamos súper listos para nuestro set de una hora. Rafa, el organizador de Madrid es Ruido, también nos mencionó callos y bocata de calamares. ¡Quiero probarlo todo!

Desde el punto de vista técnico, ¿Cuál es el secreto para tu adictivo y lisérgico sonido? ¿Qué equipamiento estás usando en este momento?

Para mi sonido en directo no confío en una pedalera gigante. Pienso que cuanto más tienes, menos obtienes. Tengo dos pedales de distorsión, un pedal wah, dos reverb con equalizador dba y algunas veces un pedal de delay. Para tocar en vivo utilizo varios amplificadores combinados.

Para grabación en estudio sigo con mi Tascam 2488, a la vieja usanza. De vez en cuando pienso en migrar a digital, pero cuando lo iba a hacer mis ordenadores murieron. Mi Tascan todavía funciona, así que para qué voy a ir a otra cosa. No tengo muchas opciones con el Tascam así que todo lo que grabo es exactamente mi sonido. No hay efectos digitales ni sonido manipulado. Utilizo un SM57 (micrófono Shure) para todos los bajos, guitarras y voces. Se siente real hacerlo de esa manera y me encanta el reto.

¿Podrías mencionar los discos que te han volado la cabeza?

Psychocandy (The Jesus and Mary Chain), Pornography (The Cure), Walk Among Us (Misfits), Sister (Sonic Youth) y Diaper Island (Chad VanGaalen). Esos son los que me hacen sentir vivo. Yo aun puedo escucharlos cada mes y emocionarme. Son mis álbumes para una isla desierta.

¿Cuáles son tus planes a corto y mediano plazo?

A corto plazo estaré trabajando en nuestro nuevo álbum, Candy, durante el venidero período de fiestas de fin de año. Me encantaría tener lista la grabación para comenzar a mezclar en enero. A mediano plazo: otro tour europeo en abril de 2019. Ceremony tiene grandes planes y está lista para más aventuras en 2019.

Ceremony