JOHN WETTON (1949-2017): Se fue el bajista de las grandes bandas

JOHN WETTON (1949-2017): Se fue el bajista de las grandes bandas

790
John Wetton
Wetton cortesía Getty Images

Todo instrumento tiene sus referentes, así como también cada género musical posee una serie de nombres emblemáticos que se distinguen por sus aportes únicos y la consistencia de su obra. Uno de los grandes bajistas de la historia del rock es, sin duda, el inglés John Wetton, quien además fue un cantante especial y estupendo compositor. Su paso por King Crimson, UK, Asia, Roxy Music, Uriah Heep, Family, Wishbone Ash, Mogul Trash, Qango y su trabajo con músicos como Brian Eno, Phil Manzanera, Brian Ferry, David Cross, Roger Chapman, Steve Hackett, Eddie Jobson, entre otros, es un envidiable e inmenso aval.

A los 67 años, tras luchar varios años con un cáncer de colon, el gran Wetton se ha ido, dejando tras de sí varias decenas de discos entre los cuales hay varios que son paradigmáticos.

 

Juan Carlos Ballesta

 

Resumir la carrera de un músico que ha sido miembro fundamental de bandas emblemáticas e invitado recurrente como músico de sesión de varios de los más importantes nombres del rock, no es tarea fácil.

Los 70, período de libertad

John Wetton comenzó con el pie derecho con la efímera banda Mogul Thrash, con la que grabó un único disco en 1971. De inmediato pasó a formar parte de Family, un grupo ya consolidado que dirigía el vocalista Roger Chapman y que se movía en un terreno que amalgamaba el folk, la psicodelia, el rock progresivo y el hard rock. Con ellos grabó dos discos importantes, Fearless (1971) y Bandstand (1972), que fueron una especie de carta de presentación para que su viejo amigo, el guitarrista Robert Fripp, lo invitara a formar parte de la sensacional nueva encarnación de King Crimson, formando sección rítmica por primera vez con el increíble baterista Bill Bruford (que venía de tocar con Yes).

Los primeros años 70 fueron de total libertad creativa. Cientos de bandas trataban de expandir las fronteras del rock y buena parte de ellas lo lograron. En ese panorama, King Crimson siempre fue una de las piedras angulares, creando una de las propuestas más arriesgadas y aventuradas de todos los tiempos. A ello contribuyó Wetton de manera decisiva con el sonido de su bajo distorsionado y su emotiva voz.

Tres discos paradigmáticos surgieron de aquel King Crimson, muy imitados por decenas de grupos alrededor del mundo hasta el día de hoy: Lark´s Tongues in Aspic (1973) y Starless in Bible Black y Red, ambos de 1974. A ellos se agregaría Live in Usa (1975), que recoge la faceta en vivo de un cuarteto único que dejaría temas de alta factura.

Fripp sorpresivamente disolvió KC y ello derivó en que sus integrantes emprendieran nuevos rumbos, y una de las consecuencias fue la efímera pero sensacional banda UK que juntó de nuevo a Wetton con Bruford en el homónimo debut de 1978. Un disco adicional, Danger Money (1979), en formato trío sin guitarra, con Eddie Jobson y el nuevo baterista Terry Bozzio, podría considerarse uno de los últimos grandes discos de la era del rock progresivo, cuando ya el género había sido arroyado por la llegada del punk. La banda fue reflotada en 2011, aunque no llegaron a editar nuevas canciones en estudio.

Antes de UK, Wetton formó parte de la gran banda de hard rock, Uriah Heep, sustituyendo a Gary Thain, fallecido trágicamente en 1975. Con ellos estuvo en dos discos transicionales, Return to Fantasy (1975) y High and Mighty (1976), en los que además de tocar bajo también hizo voces. La etapa post-Crimson coincidió con su participación en la emblemática banda Roxy Music, con cuyo líder Brian Ferry tocó además en sus primeros cuatro discos como solista. Wetton acompañó a Roxy en varios de los conciertos de 1974 y 1975 que dieron lugar al disco Viva! (1976).

El gran salto comercial de los 80

Tras la disolución de UK, Wetton se animó finalmente a grabar un disco con su nombre, Caught in the Crossfire (1980), en el que decidió asumir además del bajo, los teclados y guitarras en casi todos los temas. En el año que inauguraba la nueva década, el new wave, el synth pop y varias corrientes englobadas dentro del post punk, habían cambiado el panorama. Al año siguiente nacería MTV, lo que modificaría sustancialmente las formas de mercadeo musical. Pronto llegaría el nuevo formato, el CD (Disco Compacto) como parte esencial de la nueva era digital, así como una nueva familia de instrumentos.

En medio de una nueva realidad musical en la que casi toda la sonoridad de los 70 había sido dejada de lado, no parecía muy probable que músicos como Wetton pudieran llegar a audiencias distintas a las del rock progresivo y el art rock. Sin embargo, en 1982 ocurrió lo impensable con lo que en su momento fue considerado un super grupo. Tres de los más renombrados músicos de la era del rock progresivo, el guitarrista Steve Howe (Yes), el baterista Carl Palmer (Emerson, Lake & Palmer), John Wetton y el joven teclista Geoff Downes (Yes, The Buggles), unieron esfuerzos bajo el nombre de Asia. Su primer disco homónimo fue el más vendido en Estados Unidos aquel año 82, gracias a canciones como “Heat of the Moment” y “Only Time Will Tell”. El segundo, Alpha (1983), aún con la formación original, aprovechó la inercia del éxito, aunque tuvo menor impacto. Con nuevo guitarrista (Mandy Meyer) el grupo siguió adelante editando Astra (1985), con Wetton como principal compositor.

A pesar del éxito comercial de Asia y de su adaptación a los nuevos tiempos, el público fiel desde sus tiempos con King Crimson y UK, jamás se sintió identificado con este nuevo grupo, al que consideraban como el proyecto que terminó de matar al rock progresivo. En perspectiva, Asia hizo lo que algunos otros grupos que crearon paradigmas en los 70 también intentaron, entre ellos Yes o el más exitoso de todos: Genesis. No obstante, el tiempo y el hecho que muchos de los fanáticos del progrock hayan envejecido a la par, ha suavizado la apreciación y en tiempos recientes en que la formación original volvió a juntarse, Asia gozó de aceptación, en especial en vivo.

Wetton y Downes (quien a la postre fue el que se quedó al mando de Asia) lo intentaron como dúo bajo el nombre de Icon, con una repercusión relativa. La enfermedad había entrado en el cuerpo de John y los médicos le aconsejaron no salir de gira mientras le aplicaban quimioterapia. Años antes, había confesado que estaba libre de su adicción al alcohol, pero por lo visto parte del daño estaba hecho.

Su última grabación es el tema “Gravitas”, que cierra el disco del mismo nombre de Asia, con una frase que reza “Think the best of me, till we meet again” (Piensa lo mejor de mí, hasta que nos encontremos otra vez”).

Gracias por tantas alegrías y grandes momentos, Mr Wetton.

John Wetton

John Wetton
John Wetton con Asia en Mayo Performing Arts Center, September 25 de 2014 en Morristown, New Jersey. (Foto: Al Pereira/Getty Images)
John Wetton
John Wetton con King Crimson