La electrónica orgánica y retrofuturista de Les Trucs (Madrid / Agosto 12,...

La electrónica orgánica y retrofuturista de Les Trucs (Madrid / Agosto 12, 2018)

218

Les Trucs

Ciclo La Terraza Magnética

La Casa Encendida, Madrid

(Agosto 12, 2018)

 

La música electrónica es un universo amplio y sus confines cada vez son más difusos. En tiempos recientes se ha hecho más retador para los creadores el innovar y construir un lenguaje propio. Desde que en los años 70 los alemanes sentaron las bases de la electrónica contemporánea, mucha agua ha corrido bajo el puente y sin embargo aquellos paradigmas creados por Kraftwerk, Tangerine Dream, Klaus Schulze y Cluster, principalmente, aún se mantienen incólumes. Luego en los 80, en medio de la transición entre la era analógica y la digital, se unirían otros referentes dentro del synth pop y la música industrial como D.A.F., Der Plan, Liaisons Dangereuses, KMFDM, entre otros.

El dúo radicado en Fráncfort conformado por Charlotte Simon y Toben Pie, no olvida el glorioso pasado –que también es presente y por lo visto seguirá siendo futuro- de Alemania, pero le imprime su propio sello, encarnado en dos personalidades diferentes y complementarias y en una puesta en escena histriónica y llamativa en la que combinan la estética robótica con movimientos de danza moderna.

El show ofrecido en el ciclo La Terraza Magnética en La Casa Encendida, que tan acertadamente dirige Andrés Noarbe, instigador desde hace décadas de diversas iniciativas ligadas con el lado menos obvio de la electrónica, fue corto pero muy nutritivo. Y como toda propuesta no convencional, a unos sorprende agradablemente y a otros desconcierta. Lo cierto es que la mayoría presente mostró empatía, lo que se reflejó al final cuando muchos se quedaron esperando por más.

La disposición del mesón con teclados, controladores, efectos y mezclador en medio de la terraza contribuyó a lograr una interesante dinámica en la que ambos protagonistas se acercaban a la gente, con espacio para desarrollar sus movimientos. La estructura que cada uno llevaba encima con micrófono, lamparitas y un cinturón con pedales de efectos, es vital para lograr el efecto visual robótico y futurista pero que nos retrotraía por igual a viejas películas de ciencia ficción. Esa sensación de pasado, presente y futuro es precisamente el mayor atractivo de Les Trucs.

El repertorio que presentaron estuvo basado casi íntegramente en su reciente disco Jardin de Bœuf (2018), un álbum conceptual sobre carne y órganos que abandonan el cuerpo y que van desgranando e introduciendo con pequeñas explicaciones que no siempre se entendían bien ya que hablaban sobre la música que unía uno y otro tema mientras a la vez se movían. Es evidente que, en su caso, es necesario presenciar la faceta en directo para poder tener una idea cabal del alcance de su propuesta, en la que es posible percibir elementos de teatro, performance urbano, danza y la cultura de DJ.

Al salir, ambos se ubicaron en cada extremo de la mesa. Lo primero que hizo Toben Pie fue quitarse los zapatos y guardarlos bajo la mesa, para enfrentar todo el show en calcetines blancos que en apariencia le permitían más fácilmente ejecutar sus movimientos deslizantes de puntilla sobre la madera de la terraza. Comenzaron con el temazo “Langsam wurde er textil” (Lentamente se convirtió en textil) con una introducción atmosférica que desemboca en un pegadizo ritmo de aroma industrial. Lo concatenaron con “Harmoniah”, una composición que utiliza el hipnótico recurso de la repetición y las voces angustiosas.

A lo largo del performance orbitaron los ecos de Klaus Nomi, Laurie Anderson, Der Plan, el dúo mixto Laub, Autechre, Kraftwerk y más, pero siempre dejaron clara su personalidad. “Ein Chirurg” (Un cirujano) –interesante primer video extraído del disco- posee una fuerza casi de himno, mientras “Das vergessene organ” (El órgano olvidado) tiene un aire robótico y “Cryonic liver (emmanuel)” está envuelta en misterio. La parte final del concierto fue fantástica con el infalible ritmo de “Die oberflache” (La superficie), unida con “Blut eiter kot and insekten” (Vómito de sangre e insectos), quizá el tema más experimental y que va in crescendo hasta el final. Las sonoridades recuerdan a Autechre.

Uno de los aspectos más rescatables es el hecho que los temas son transformados respecto al disco, extendidos en tiempo y con suficientes variaciones. De hecho, poseen la fuerza del directo que muchas veces no se capta en una grabación digital.

Les Trucs demostró que la música electrónica sigue teniendo recovecos por explorar y explotar, balanceando las influencias y los deseos de aventura.

Juan Carlos Ballesta (Texto, fotos y videos)