Los Pilotos: Florent y Banin prosiguen su viaje electrónico con “Alianza Atlántica”

Los Pilotos: Florent y Banin prosiguen su viaje electrónico con “Alianza Atlántica”

49
Los Pilotos
De un tronco común suelen desprenderse ramas con formas inusitadas. Es el caso de Los Planetas, la emblemática y admirada banda granadina que este año cumple 25 años en el epicentro del rock español, de cuyo seno se han desprendido varios proyectos con vida propia. Uno de ellos es Los Pilotos, formado en 2010 por Banin Fraile y Florent Muñoz para darle rienda suelta a su interés por la música electrónica, alejados del sonido de su banda matriz. Tras dos álbumes instrumentales, regresan con el primer EP de la trilogía Alianza Atlántica, con piezas cantadas por latinoamericanos.
Juan Carlos Ballesta  @jcballesta
Fotos: Óscar Ribas Torres

 

Suele pasar que con el paso del tiempo a los músicos que componen una banda que adquiere importancia se les despierte curiosidad por otras corrientes y estilos musicales alejados del sonido principal. Los Planetas cumple 25 años como una de las agrupaciones claves del panorama español pero ya desde hace años sus integrantes han abordado proyectos paralelos.

Dos de sus integrantes, el guitarrista fundador Florentino Muñoz Solano (Florent) y el teclista Esteban Fraile Maldonado (Banin, quien debutó en el referencial álbum Una semana en el motor de un autobús, que este 14 de abril cumple 20 años de publicado) decidieron abordar un proyecto totalmente alejado del formato canción y del “sonido planeta”, dentro del vasto ámbito de la música electrónica. Desde los años 90 el interés y curiosidad por el universo electrónico que explotaba en mil pedazos había ya comenzado en ellos. Eran tiempos de la cultura rave, la sampledelia, la creciente popularidad de los DJs, el ambient-techno, el IDM, el drum´n bass, el big beat, el trip hop, el house, y en definitiva de la masificación de la música electrónica. Los nombres de Aphex Twin, Seefeel, Orbital, The Orb, Chemical Brothers, The Future Sound of London, entre muchos otros, irrumpían con inusitada fuerza creativa.

Mientras Los Planetas se acercaban al flamenco en La Leyenda del Espacio (2007), Florent y Banin iniciaban el proyecto paralelo Los Invisibles junto a Julián Méndez, bajista de Lori Meyers, quien a la postre se incorporaría a Los Planetas en el año 2010. Pero fue pura efervescencia. Poco después nacía el proyecto Los Evangelistas con Jota, Eric Jiménez, Antonio Arias y Florent (vale decir, una fusión de parte de Los Planetas y Lagartija Nick) para homenajear al gran Enrique Morente fallecido en diciembre de 2010

Los primeros años de esta década funcionaron para darle rienda suelta a Los Pilotos. El homónimo primer disco, editado en 2011 por su propio sello El Volcán Música, fue un brillante trabajo instrumental cuya orientación tomaba a partes iguales del synth pop de los 80, el shoegaze de los 90 y el krautrock de Neu!. Siguiendo la aparición en enero de 2014 del EP de seis temas, Viento Divino, junto a The Suicide of Western Culture como parte de la serie Artist Encounters, meses después aparecería El regreso de Logan (2014), inspirado en la película de ciencia ficción “La Fuga de Logan”. En él aparecen una serie de notables colaboraciones que de alguna manera ampliaron, dentro de una coherencia, la paleta sonora.

Un descenso en la actividad discográfica de Los Planetas (editando singles en lugar de LPs), permitió el desarrollo de este proyecto, que sin embargo, sufrió de una pausa precisamente por la entrada a los estudios de la banda matriz para grabar su primer larga duración en siete años y que los mantuvo muy activos durante 2017.

Este nuevo paso de Los Pilotos ofrece novedades notables. Su título, Alianza Atlántica, da pistas suficientes. Se trata de una obra dividida en tres EPs con colaboraciones de diversos músicos latinoamericanos. El primero de la trilogía, lanzado el pasado mes de marzo cuenta con la participación de Camilo Lara del Instituto Mexicano del Sonido, el argentino Diosque y las chilenas Javiera Mena y Mariana Montenegro (del dúo Dënver). Es otro paso adelante en la carrera de Florent y Banin, los conductores de la nave.

Una deliciosa crema de café amenizó el nutritivo encuentro con un extrovertido Banin (B) y un reflexivo Florent (F), a estas alturas dos legendarios músicos de la escena independiente española, embajadores de Granada y Andalucía en el mundo.

La reaparición del proyecto con material dividido en tres EP, ¿a qué obedece? ¿Será para tener presencia todo el año?

B: Fue por algo meramente pragmático. Cuando empezamos a hacer el disco nos dimos cuenta que el proceso no iba a ser inmediato porque no podíamos exigir a los artistas que hicieran sus colaboraciones a nuestro ritmo, en el momento en que nosotros queríamos.

F: No hubo una predisposición con el tiempo. Cada uno de ellos tiene sus propios proyectos, entonces debían darse demasiadas circunstancias para que todo ocurriera al mismo tiempo. “El timing”, la sincronía, no era algo sencillo.

¿Cuánto tiempo antes decidieron a quienes invitar?

B: Cuando empezamos a pensar no estábamos seguros si todos iban a estar interesados o podrían. Teníamos una larga lista de gente que nos gustaba pero decidimos empezar por los que teníamos más cercanos y conocíamos más ya que las respuestas iban a ser más rápidas. Algunos de los que nos interesaban y contactamos, con los cuales nunca habíamos tenido una relación directa, que son gente de generaciones bastante más jóvenes que la nuestra, ni siquiera conocían a nuestra banda madre Los Planetas. Entonces los descartamos. En México hay ahora una nueva hornada de proyectos y bandas que son como 20 años más jóvenes que nosotros y cuando empezamos a trabajar con ellos vimos que todo se retrasaba demasiado y pensamos que el proceso se podría volver eterno. Ahí nos dimos cuenta que ir sacando los temas de cuatro en cuatro sería más manejable. Así sería todo más abarcable y también si el primer EP logra tener repercusión animaría a colaborar a otros artistas con lo que no tenemos tanta cercanía.

Se puede interpretar que aún queda algún hueco libre para colaborar

B: Quedan dos huecos libres, pero por poco tiempo. Serían para el tercer EP.

Editar el material de esta manera va a permitir una presencia más larga en medios y el interés de los seguidores

B: Si, eso también. Pero el hecho que sea un artista diferente en cada canción permite también lanzarlas individualmente. Hoy en día con internet el concepto de disco ya no tiene tanto sentido y hemos vuelto a la idea del sencillo.

Los Pilotos
Foto: Óscar Ribas Torres
Eso es verdad, pero al mismo tiempo la idea romántica de tener un LP como objeto de arte, ha regresado. Ya Los Pilotos lo ha experimentado con los dos primeros vinilos.

B: Si, la idea del LP con diez o doce canciones es una idea de los años 60 cuando la industria decide, porque la tecnología comenzó a permitirlo, hacer discos con caras más largas en las que las canciones no estuvieran aisladas, que no fueran una simple recopilación de singles. En este caso al ser canciones individuales cantadas por diferentes artistas no tenía tanto sentido la idea del LP. Por eso vamos con EPs.

F: Revolver fue el primer disco conceptual y desde ahí todo cambió.

Teniendo en cuenta que los dos primeros discos son instrumentales, pareciera que ahora los temas tienen una entidad propia y separada del resto. ¿Qué los llevó a cambiar de manera tan notable e incluir voz y letras?

B: Fueron varios motivos. El primer disco está hecho con desarrollos instrumentales sin una estructura concreta, son temas que evocan la sensación de viaje. El segundo está a medio camino entre esa vocación del viaje y la canción pop, pensando en la estructura de estribillo, estrofa, puente, aunque no se note tanto…El paso lógico para el tercero era poner voz. Nosotros venimos del mundo pop no de la electrónica, y se nos da mejor hacer canciones en formato pop. Eso lo habíamos abandonado en los dos discos previos, sobre todo en el primero.

F: La idea siempre fue romper con la dinámica de hacer la canción clásica. Venimos de un grupo como Los Planetas que tiene un lenguaje muy claro y lo interesante para Los Pilotos era romper con eso y asumir el reto de hacer canciones sin cantante y mensaje, sin letras. Lo más fácil hubiera sido hacer un grupo como continuidad de Los Planetas. El trasfondo, la filosofía detrás de este proyecto, es dejar que la fuerza de la música se mueva por sí misma, como banda sonora, de las cuales somos muy fans. Ahí radica la esencia, querer poner encima de la mesa algo que rompiera con la “tradición planeta”. Era algo muy revolucionario para nosotros no tener cantante, lo cual era muy evocador ya que no teníamos que ceñirnos a una voz, a una letra. Eso deja un campo abierto al que escucha y provoca muchas historias en su mente.

Los Pilotos
Foto: Óscar Ribas Torres
Los Pilotos
Foto: Óscar Ribas Torres
¿Tenían además la necesidad de incorporar otras influencias musicales que ganadas en este nuevo siglo?

F: Yo era el único en el grupo que escuchaba música electrónica. Pinchaba mucho techno y house, me encanta esa sesión de DJ con dos o tres platos. La cultura de clubs me encanta porque la gente joven se mueve en ese ámbito. Esa cultura es ahora dominante. A principios de los 90 en Granada teníamos una sala que se llamaba Industrial Copera que programaba DJs internacionales que estaban emergiendo y hoy día son los capos.

Sin duda, a comienzos de los 90 se produjo la gran masificación de la música electrónica y la figura del DJ. Vivir aquella eclosión es un plus.

F: Me llamaba la atención esa cultura al margen del rock, muy emergente alrededor de 1992-93 con creadores que estaban haciendo cosas muy abstractas. Aunque no era tampoco nuevo porque ya en los 70, Kraftwerk y grupos del krautrock como Can estaban investigando mucho. Y en paralelo a Los Planetas me metí a explorar todo eso. Desde entonces la tecnología ha crecido y ahora los más jóvenes se compran un ordenador y ya tienen la herramienta. Como las guitarras, que cualquiera puede comprársela.

En el fondo tenía razón Brian Eno cuando hablaba, a finales de los 70, de la figura del “no-músico” y se autodefinía así. Ahora, para bien y para mal, cualquiera puede hacer música sin saber tocar un instrumento tradicional o leer.

F: Ese es el concepto de Los Pilotos

B: Camilo Lara se podría considerar un discípulo de Eno

F: Es la influencia anglosajona que ha ayudado a que cada quien desde México, Granada o donde sea, aporte su grano de arena.

En ese universo electrónico tan amplio deben haber variado los referentes desde que comenzaron Los Pilotos, incluso antes, al momento actual

F: Si, por supuesto. Para nosotros ha sido una referencia el pop abstracto o como se le quiera llamar ha sido una gran influencia, artistas poco conocidos que nos interesan al punto de querer colaborar con ellos.

En los 90 cuanto te surgió la curiosidad, la electrónica era mucho más sintética por el surgimiento de los samplers y ahora es más orgánica porque muchos músicos y productores han vuelto a echar mano de los bajos y guitarras reales para mezclarlas con los beats y atmósferas electrónicas. Los Pilotos parecen tener claro eso.

F: Al final prima la calidad. Cualquiera puede hacer música con un ordenador y es válido, pero llega un punto que un bajo o una batería en lugar de una caja rítmica, que son elementos más orgánicos, le da un sentido más cercano incluso por la importancia que reviste para aquellos que nunca han tenido un grupo. Tiene que ser fascinante para un chaval que en su casa hace todo por no contar con colaboraciones de ese tipo. DJ Shadow por ejemplo, hizo el disco con más samplers de la historia. La música electrónica desde los años 60 ha ido evolucionando en función de la tecnología y antes la tecnología eran teclados. Cuando llegó el moog todo el mundo estuvo flipando con él.

Los Pilotos
Foto: Óscar Ribas Torres
Los Pilotos
Foto: Óscar Ribas Torres
El gran punto de inflexión se produjo en los años 80 cuando se pasó de la tecnología analógica a la digital, pero luego ésta tardó unos años en madurar. Llegó el midi, el sampler…Podría decirse que el origen de la inspiración de Los Pilotos está por aquellos años

B: Si, comenzamos a escuchar música en los 80, aunque siempre nos interesó lo anterior porque lo teníamos muy reciente. En los 60 todo explosiona

F: El italo disco fue muy importante aquí en los 80.

En España el synth pop y el post punk industrial y experimental durante los 80 produjo grupos muy interesantes como La Mode, Aviador Dro, Azul y Negro, Derribos Arias, Esplendor Geométrico…que no se pueden obviar.

F: Aviador Dro fue como el Orbital de los 90. Siempre ha estado ahí la electrónica, como otra forma más de hacer música, solo que antes era más underground.

Una gran curiosidad que surge es saber cómo piensan hacer para presentar este nuevo material en directo.

F: Lo tememos muy difícil, muy complicado. A menos que cantemos nosotros (risas)

En Venezuela el dúo Masseratti 2Lts era instrumental y decidieron incluir temas cantados en su repertorio invitando a varios cantantes, y lo que hicieron fue filmarlos en un estudio y luego en directo sincronizar ambos performances, la proyección y ellos tocando. Y les funcionó muy bien.

B: Eso lo hemos considerado. Ya alguien más no había comentado la idea. Estamos rehaciendo los temas viejos también con nueva tecnología. Cuando empezamos Los Pilotos teníamos el conocimiento musical pero no controlábamos demasiado de máquinas. Veníamos de los sintetizadores, del órgano Hammond, el piano Rhodes y las guitarras, pero en todos estos años nos ha surgido un interés creciente en lo que te ofrecen las máquinas, no solo para crear sino para ofrecerla en directo. Ahora estamos con una máquina nueva preparando todo y supone un cambio importante.

¿Qué software utilizan?

F: Usábamos Live Ableton y Logic y mezclábamos en Pro Tools.

B: Pero ya lo hemos dejado porque el ordenador no es una herramienta fiable para trabajar en directo. En los conciertos que lo hemos usado siempre algo pasa.

F: Nunca pasa nada, pero cuando necesitas que en realidad no pase, pues pasa (risas)

B: Pues hemos descubierto ahora una máquina que tiene mucha fiabilidad, que le metes mogollón de cosas super complejas y siempre funciona bien.

Han podido proyectarse desde una ciudad pequeña como Granada. ¿Seguirá siendo así?

B: Si, no pensamos otra cosa. España es un país pequeño y es fácil moverse. Además el tema del centralismo en que los músicos se iban a Madrid es cosa de los 60 cuando la industria realmente estaba en la capital. El resto de España era super provinciana, no había nada, había que moverse a Madrid a darte a conocer, promocionarte, porque no existía otra manera. Pero ya en los 80 eso había cambiado y sobre todo en los 90 cuando empezamos nosotros ya era una cosa antigua.

Dado que los artistas que colaboran en estos tres EPs son latinoamericanos, ¿han pensado cruzar el charco para presentarse en algunos países?

B: Nos encantaría, claro

F: Es nuestra idea, tanto aquí como allí, montarlo en directo.

Ya que por ahora es un secreto sumarial los nombres de los que colaboran en el segundo y tercer EP, podrían mencionar para cerrar los países de origen de esos artistas.

B: Eso si podemos decirlo. Argentina, México, República Dominicana y Chile. Y sí te revelaremos que el venezolano Cheky Bertho es uno de los que participa (del disco La Lucha Constante de su proyecto Algódón Egipcio remezclaron “Los temas turbios” en 2012). Nos encantaría conseguir alguien en Cuba.

Foto: Óscar Ribas Torres