Adiós a Ric Ocasek (1944-2019), el gran hacedor de hits con The...

Adiós a Ric Ocasek (1944-2019), el gran hacedor de hits con The Cars

187
Ric Ocasek

Pocos personajes fueron más emblemáticos en los años 80 como el cantante, guitarrista, compositor, productor y pintor norteamericano Richard Theodore Otcasek, mejor conocido como Ric Ocasek, líder de una de las más exitosas agrupaciones de los últimos 40 años: The Cars.

Con ella primero y luego como productor y solista, se convirtió en uno de los grandes hacedores de hits de nuestro tiempo y en principal artífice de aquel sonido oxigenante bautizado como “new wave”. Su muerte es una sensible pérdida para el universo pop.

Juan Carlos Ballesta

 

La década de los 80 fue un período de cambios para la industria musical. La era analógica se dejaba atrás con la llegada de lo digital. El formato CD llegó con fuerza, la tecnología trajo consigo una serie de nuevas herramientas, tanto en el plano instrumental como en los estudios de grabación. El mercadeo musical se amplió con la llegada de MTV y el nacimiento de la industria de los videoclips. Nada fue igual, para bien y para mal.

Ocasek vivió esa transición. Cuando se produjo la explosión punk a ambos lados del Atlántico entre 1976 y 1977, ya The Cars había tomado forma en Boston, la ciudad a la que se habían mudado Ric y su amigo el bajista Benjamin Orzechowski (Benjamin Orr para fines artísticos), tras años en Cleveland, donde se conocieron a mediados de los año 60.

Ric Ocasek
The-Cars-1980-©-Lynn-Goldsmit
Ric Ocasek
The-Cars-1980-©-Lynn-Goldsmit

El largo camino hacia el éxito

Cuando sobrevino el gran suceso del homónimo debut de The Cars, ya Ocasek tenía 34 años, una edad muy superior a la de casi todos los grupos de la era punk y new wave. Varios intentos anteriores no habían trascendido lo suficiente. Solo Andy Summers, el guitarrista de The Police, se encontraba en su mismo caso.

Quizá por ello, ambas bandas supieron interpretar el momento que les tocó vivir con un nivel de ejecución, composición y profesionalismo mayor que el resto, y no por casualidad fueron punta del iceberg en aquella etapa.

The Cars lo conformaban, además de Ric (voz líder, guitarra rítmica, teclados) y Benjamin (bajo y segunda voz lider), el guitarrista líder Elliott Easton, el teclista Greg Hawkes y el baterista David Robinson.

The Cars (1978) produjo varios de sus más conocidos singles: «Just What I Needed«, «My Best Friend’s Girl» y «Good Times Roll«, además de otras fantásticas canciones que Ocasek y Orr habían estado tocando juntos en proyectos anteriores.

 

El disco permaneció en carteleras por 139 semanas, dejando el terreno abonado para Candy-O (1979), reconocible por la portada del artista Alberto Vargas (retirado con 83 años pero convencido por su nieto, un fan de The Cars), una pintura de la artista pin up Candy Moore (de ahí el título).Otros tres singles arrojó este disco: «Let’s Go«, «It’s All I Can Do» y «Double Life«, con cierta influencia del naciente synth pop de Gary Numan.

 Panorama (1980) fue un paso adelante, con un sonido más experimental. No produjo singles de impacto, pero el disco permanece como un punto muy interesante en la carrera de The Cars.

El cuarto álbum en seguidilla, Shake It Up (1981) fue el último producido por Roy Thomas Baker (productor de Queen), en este caso mucho más pop que el predecesor, con un exitazo encarnado en el tema título.

 La pausa de The Cars, producción y disco solista

En 1982 Ocasek lanzó Beatitude, un primer intento solista, al tiempo que se adentraba en los terrenos de la producción que ya había arrancado con el segundo álbum del dúo neoyorquino Suicide.

 

La pausa con The Cars le sirvió para producir Benefactor (1982) de Romeo Void,

Rock for Light (1983) de Bad Brains, Saturn Strip (1983) de Alan Vega y Rattlesnakes (1984) de Lloyd Cole and the Commotions, muy diferentes entre sí. Con ello mostraba su versatilidad.

Con Heartbreak City (1984), grabado en Londres bajo la producción de Robert John «Mutt» Langea, Ocasek volvió a demostrar con The Cars ser una máquina para crear canciones pegadizas, aportando esta vez «Drive«,  «You Might Think» y “Magic”. El sonido ya lucía elementos nuevos, como el teclado digital Fairlight CMI, samples y baterías electrónicas.

 

Inmerso en esas sonoridades que caracterizaron a muchos discos de los 80, publicó su segundo trabajo solista en 1986, This Side of Paradise, con canciones de alta rotación en radio y MTV.

 

Fin de una etapa

The Cars lanzó su último trabajo de aquella inolvidable e influyente etapa en 1987, antes de disolverse un año después. Door to Door contenía otro puñado de composiciones de Ocasek, como siempre con algunas cantadas por Orr. Entre ambos vocalizaron el mayor éxito del disco, “You’re the Girl”.

 

Aunque era difícil saberlo, fue el último trabajo en el que participó Benjamin Orr, fallecido prematuramente en el año 2000 a los 53 años. Once años después la banda se reunió, con los bajos programados, editando Move Like This, una obra mucho mejor de lo que cabía esperar después de 24 años de silencio, con muy buenos momentos.

 

Ocasek estuvo concentrado en la producción y además de sus siete discos en solitario,  través de los años produjo álbumes para Weezer, Nada Surf, Bad Religion, Jonathan Richman, No Doubt, Le Tigre, Guided By Voices, Brazilian Girls, The Wannadies, Possum Dison, entre muchos, además de unos cuantos para Alan Vega y Suicide

Ric Ocasek

Ric fue encontrado sin vida en su casa de Nueva York el domingo 15 de septiembre. La confusión reflejada por los medios sobre si tenía 70 o 75 ya resulta irrelevante. Se ha ido un referente de la música pop de nuestro tiempo, dejando tras de sí un buen puñado de canciones inolvidables. Gracias por todo, Ric

Juan Carlos Ballesta