Pablo und Destruktion: una noche de complicidad y confesiones

Pablo und Destruktion: una noche de complicidad y confesiones

156
Pablo Und Destruktion

Pablo Und Destruktion
Sesiones Ruido by StubHub
Sala O, Palacio de Prensa, Madrid

(Junio 6, 2019)

 

Hay músicos que no necesitan artificios para conectar y crear una especial sinergia con el público. Es el caso del asturiano Pablo García, que durante años ha grabado sus canciones descarnadas al margen de todo bajo el pseudónimo de Pablo Und Destruktion, cantando verdades -universales y propias- y desatando demonios acompañado de su guitarra. Ahora, amenaza con dejar huérfano al término “und Destruktion” que ha estado ligado indisolublemente a su nombre. “Voy a empezar a recuperar mi nombre”, dijo durante el concierto inaugural de las Sesiones Ruido de StubHub, organizado por PAM (Periodistas Asociados de Música)

Pablo pertenece a una estirpe de músicos asturianos que se gobiernan solos, bajo la égida de su musa y sus coordenadas. Estar frente a él mientras desgrana parte de su repertorio y conversa sin cortapisas entre canción y canción, siempre será un lujo. Hay que, por lo tanto, no dejar pasar las oportunidades cuando sale de su terruño.

En formato de trío eléctrico, Pablo armó un repertorio -cuyo orden irrespetó varias veces- compuesto por canciones de todos sus discos y algunas nuevas que asoman como parte de un venidero álbum. Además, conversó, ironizó, se burló de sí mismo, invitó a amigos a contar anécdotas…Sin duda, se sintió cómodo y bien recibido.

Uno de los puntos álgidos ocurrió temprano con la confesional “Puro y ligero”, una intensa pieza del hasta ahora más reciente disco Predación (2017), que cuenta con el notable trabajo de Alfonso Alfonso (de Schwarz) en la guitarra, que a veces no parece tal. “Bienvenidos a esta discreta ceremonia de graduación. Como respuesta a ‘¿Cómo volver a ser puro y ligero?’, que llevo dos años y medio preguntándome, creo que una de las soluciones es volver a llamarme Pablo García. Hay que asumir que uno es sencillo y español. Ya hay muchas canciones, sencillas, para un próximo disco”.

Luego de las reveladoras palabras, comenzaron a sonar los acordes de guitarra de “Mis animales”, sensacional tema de Vigorexa emocional (2015)… “De tanto galopar, de tanto galopar creen que soy un fantasma / pero soy lo contrario, soy huesos y carnaza. / Y en mi equipaje me llevo mares, rosas y silencio / Que aquí no hable ni Dios / que aquí se acepte el riesgo y se le guarde respeto…”. Gran trabajo del baterista Pablo González “Pibli”.

Se atrevió con nuevos temas, siendo el primero de ellos “Belcebú”, con cierto aroma al Nacho Vegas de sus primeros discos. Fue muy aplaudido. Pibli comenzó a tocar “A la mar fui por naranjas”, saltando el orden que tenían establecido. Es otro de esos temas opresivos de Predación, que se desarrolla sobre un ritmo tribal repetitivo. Una gran guitarra de Alfonso aporta la soberbia densidad.

Al finalizar la pieza, García comentó: “Un aplauso para Pibli que ha tenido a bien comenzar a tocar esta canción. Su ‘bajeza real’ lo llaman en Mieres… allí donde fueres, haz lo que vieres…”. Y siguió con su buen humor: “Ahora voy a retomar el setlist que me tomó tanto tiempo preparar. No se fíen mucho de mí. Yo traía un repertorio más tranquilo para la ocasión, porque estoy cansado del fuzz. Necesito más sensibilidad. Echo de menos la melancolía, echo de menos el silencio, echo de menos…” Y comenzó entonces a cantar a capella y con emoción la popular: “Ese Gijón del alma que tanto adoro / Ese Gijón de ensueño, tiene un tesoro / lo llevaré muy dentro de mis entrañas / no te olvidaré nunca nunca…Gijón del alma…”.

Aprovechando el momento cambió de nuevo el orden del repertorio para tocar “Puerto de Gijón”, un agrio blues en clave asturiana.

Siguieron con una versión magnífica de “Extranjera”, envuelta en una intensa melancolía, que siete años después sigue cautivando. Siguió ironizando e insistiendo con la recuperación de su nombre: “El artista anteriormente conocido como Pablo Und Destruktion. O ‘el artista anteriormente conocido’. El fracaso es el nuevo éxito. Alguien tenía que fracasar. Y seré yo”. Las palabras dieron paso a “Powder”, otro tema con el distintivo sello “und Destruktion”, con el cierre inquietante de una melodía silbada.

“Vamos a tocar una nueva que me gusta”. Y nos regaló la sosegada y nostálgica “Gracias”, que a todos gustó sobradamente. Si ese es el nuevo norte, el próximo disco, promete mucho.

Aunque solo habían pasado 50 minutos, Pablo soltó: “Vamos acabando. Les digo la verdad: a las 12 nos echan del Parking Luna y tenemos que ir acabando antes de esa hora. Así es la vida de los artistas. Si algunos nos ayudan a cargar podemos hacer una foto para el Instagram y hacer de la carga de instrumentos algo glamoroso. Tenemos a la venta el libro (refiriéndose a “La Bestia Colmena” publicado en 2018)”. Y tras las bromas tocaron otra nueva llamada ‘Credo Paisano’. Un corto tema de energía contenida, concluido con la frase: “me he olvidado una parte de la letra, pero como no la conocéis…” (risas colectivas).

Luego de haber amenazado con acabar el concierto…de repente consultó su cuaderno y exclamó sorprendido: “venga, si tenemos muchas más canciones”. Abordaron “Conquistaríais Europa”, que según explicó tiene que ver con el bar que compró para instalar su epicentro de trabajo.

“Y ahora vamos a tocar una que hemos tocado muy poco. Es una canción que compuse dos años antes de que realmente existiera. Una sensación muy rara, tocar una canción que todavía no existe”. Invitó al escenario a José A. Rilla y Sara Muñiz, integrantes de su anterior formación La Tribu del Trueno para que lo ayudaran a contar la hilarante anécdota de una vez que, entrada la noche, regresaban de tocar en un festival en Lugo y en una estación de gasolina solitaria conocen a un extraño personaje que sale de los matorrales y lo reconoce, le dice “¡tú eres Und Destruktion!” y los acompaña mientras toman café, les presenta a su novia, les habla que lleva 20 cotizando a la Seguridad Social y otras cosas. “Nos fuimos a casa. Yo aun tenía whatsapp, luego lo quité porque no me sentaba bien”, agrega Pablo…“y aquí es donde entra José”: quien continua con la anécdota provocando las carcajadas de todos los presentes: “Al llegar a casa a las 5 de la mañana, cojo el periódico, no me preguntéis porqué, y encuentro la noticia que un preso se había fugado saltando por una ventana”, y Pablo completa: “el preso era natural de Soto del Barco, donde estaba la gasolinera, y no se le ocurrió otra idea que ir a verse con su novia ahí”. Y de esa anécdota nació “Amor”, uno de los mejores temas de Predación.

En la recta final tocaron la cruda “Tibio” del EP Funeral de estado (2014). “Voy a tocar una canción que nunca sonó bien fuera del disco, como todas, porque lo que es bueno para YouTube es malo para mí. Dedicamos esta canción a todos vosotros y al Sporting de Gijón. Vendremos con nuevas aventuras, pero ya de otra forma”. Y nos dejó “Limonov, desde Asturias al infierno”, el segundo tema elegido de Sangrín (2013).

Ante la disyuntiva de terminar y los cerrados aplausos, Pablo pidió una prórroga de un minuto para tocar el solo un corto y excelente tema llamado “Bastante”. Y bastante contentos nos dejó a todos, esperando el nuevo ciclo creativo como “el artista anteriormente conocido como Pablo und Destruktion”.

Juan Carlos Ballesta (Texto, fotos y videos)