Pimenteira Brasil: cinco lustros de choro y samba carioca

Pimenteira Brasil: cinco lustros de choro y samba carioca

146
Pimenteira Brasil
Foto: Emilio Méndez

La música brasilera ha influido en todo el orbe. Ya eso lo sabemos. El genial Chico Buarque inspiró a Willie Colón a versionar en salsa su “Oh, qué será”; Gal Costa fue también versionada por Paul Anka y Antonietta. Ya en los 50 y los 60 Stan Getz había puesto su granito de arena poco después que Joao Gilberto lanzara su Chega De Saudade.

Leonardo Bigott

 

En la actualidad Pimenteira Brasil, la agrupación que desde hace quince años dirige el percusionista Carlos Rojas Zoccolo, quien fuera uno de los bastiones rítmicos de la extinta Pax, se erige como la más fiel representante de dos corrientes musicales brasileras en Venezuela, el choro y el samba. Hace algún tiempo Ladosis le había entrevistado y reseñado en ocasión de darlos a conocer a otras audiencias. La motivación ahora es su quinto lustro poniendo picante rítmico en el país..

Pimenteira Brasil (2005) y Sambando En Caracas (2008) son sus dos grabaciones a la fecha. Su música color mar, flora y sol, es el resultado de una exhaustiva investigación en la cual Carlos nos hace saber que sustantivos como ganzá, cuíca, surdo, zambumba y pandeiro son parte del lenguaje cotidiano del brasilero.

Carlos, ¿Qué significan 15 años para Pimenteira Brasil?

Son 15 años sembrando cultura musical de Brasil en Venezuela. 15 años de investigación, difusión, cursos y talleres donde han participado músicos, periodistas, educadores, promotores, etc. Es un tiempo que recién empieza a dar sus frutos ya que ahora ya puedes conseguir a gente que sabe distinguir lo que es un choro o samba de raíz. Esa ha sido nuestra propuesta para diversificar la oferta musical en un escenario que hasta el momento de nuestra aparición como agrupación, solo se conocía el bossa nova y samba de batucada de los grupos de “samba show” que tienen vida en el país.

¿Cuáles han sido los mayores retos a vencer?

Los mayores retos han sido la permanencia en el tiempo, el apoyo privado, institucional y público a nuestra agrupación como cultora de un género que los estudiosos la llaman “El Choro, la verdadera expresión musical de Brasil”

¿Quiénes integran a Pimenteira Brasil actualmente?

Tenemos dos formaciones básicas. Debido al tema país, presupuesto y costos, trabajamos en formato de cuarteto. La segunda es una formación más cercana a sus orígenes la cual es de casi nueve músicos. En la formación de cuarteto están: David Linarez (bandolim 10 cordas); Oscar Quevedo (violao 7 cordas); Magaly M. Vásquez (voz y percusión); y yo como percusionista y director general. En el formato completo estamos, además de los anteriores, Paulo Lorenz Moisés (bandolim 8 cordas); Octavio  Gil (basalo y cavaquinho); Raúl Navarrete (cuica y percusión brasileña);  Vicente Frejeiro (trompeta); y Pedro Vásquez (cello). Estamos en conversaciones con el trombonista Terry Bonilla para que se sume a esta iniciativa.

Pimenteira Brasil
Foto: Emilio Méndez
¿Cuál ha sido el mayor obstáculo?

Evidentemente el económico. Dada la situación actual, varios integrantes se sumaron a la gran diáspora de músicos venezolanos esparcidos por el mundo. Actualmente, se nos va a Brasil otro gran músico como es David Linarez. En su lugar queda Paulo Lorenz en el bandolim, un joven de Yaracuy que se está iniciando en la agrupación y que promete mucho como solista e integrante.

¿Tienen una nueva grabación discográfica?

Sí. Estamos grabando el tercer disco después de casi 10 años del segundo. Queremos darle una sorpresa a todos nuestros seguidores, amigos y público en general de un repertorio que tiene la novedad de ser arreglado por Pimenteira Brasil con temas de choros y samba compuestos por latinoamericanos y un acercamiento a la música venezolana vista desde nuestro formato regional de choro.

¿Piensan abordar otros géneros en sus talleres como en los conciertos?

¡Claro! pero sin dejar de lado nuestro propósito de estos 15 años. Tocaremos algo de otros ritmos y repertorio del norte y nordeste de Brasil como baiao,  maracatú y frevo, pero siempre dentro de la sonoridad y estética de la agrupación, así como un acercamiento a la música instrumental venezolana con miras a futuras presentaciones en Brasil, enfatizando el  origen afro venezolano como tonadas de quitiplás, culo e puyas y calipsos, entre otros.

¿Qué planes inmediatos tienen?

Seguir todo 2018 con el homenaje a Jacob do Bandolim, celebrando el Centenario de su nacimiento. Somos la única agrupación fuera de Brasil que se ha tomado a pecho este evento y hasta los momentos lo hemos presentado ya casi unas 15 veces en escuelas, conservatorios, salas de conciertos y diferentes auditorios de Caracas con miras a llevarlo al interior del país. En los meses de agosto y septiembre tendremos un mega evento. Será desde el 16 de Agosto, todos los jueves de 4 a 8 pm en coproducción con Cultura Chacao y la Sala Cabrujas. Habrá rodas de samba, rodas de choro, presentaciones de Escuela de Samba de Barquisimeto, “Batuke” de samba reggae, companhia do samba, pagode, bossa nova, danza, capoeira con la agrupación Humaitá del mester Chocolate, comidas y bebidas brasileras, muestra de diseño y performance sobre Brasil en los espacios abiertos de la sala Cabrujas. Para finalizar con una puesta en escena teatral de la presentación de” Jacob, 100 años!  en la sala Cabrujas el 7 de Septiembre, día de la Independencia De Brasil. Pimenteira Brasil hará el cierre.

Pimenteira Brasil
Foto: Emilio Méndez
Existen claras diferencias entre las formaciones anteriores y ésta. ¿Qué ha motivado esos cambios además de lo ya expresado?

Por Pimenteira Brasil han pasado diferentes músicos e instrumentos que nos han nutrido tanto en repertorio como en sonoridad. Tener clarinete como solista inclina a un repertorio escrito para ese instrumento. Así, en un momento tocamos con piano, trombón, tres percusionistas y cello. El trabajo del cuarteto es mucho más intimista y se acerca a la sonoridad de los ensambles de Brasil que tocan el repertorio de Jacob do Bandolim, Lutecio Miranda y otros excelentes instrumentistas del Bandolim en Brasil. En este formato se usa muy poca percusión para dar énfasis a las cuerdas. El sonido de siete cuerdas ha sido una necesidad de la agrupación desde sus orígenes. Los contrapuntos, líneas de bajos y bordones de este instrumento crean una sonoridad única que nos hermana a agrupaciones del género en Brasil. Con todo respeto

¿Con qué músico brasilero de fama mundial le gustaría grabar a Pimenteira Brasil?

¡Pregunta difícil!  A nivel de choro nos encantaría compartir con Mestrinho Acordeonista,  Hamilton de Holanda, Yamandú o el maestro clarinetista Paulo Sergio Santos del Quinteto Villa-Lobos. Por otro lado, admiramos el trabajo musical del compositor y músico Guinga, también Hermeto Pascoal… pero en el samba Paulinho da Viola, João Bosco, Arlindo Cruz…no se… son demasiados.

Ya para culminar ¿Qué aspectos de la vida musical caraqueña deben enfatizarse?

¡Difusión en los medios! Me impresiona que canales de televisión, radio, prensa tengan secciones mal llamadas ‘Arte y Espectáculos’ que son solo farándula y chismorreo. Cuando hay una agenda cultural de alta factura sobre música tradicional venezolana, académica, popular, instrumental, jazz y rock en salas y diversos espacios, no se le da nada de difusión e importancia. Es muy lamentable. La radio venezolana, después de vivir una época dorada con las emisoras de jazz y La Emisora Cultural de Caracas, ahora se limitan a noticias políticas y música foránea y nacional de corte netamente reguetonero pese a haber tanto talento nacional haciendo buena música de la cual el mundo es testigo. Aquí se  impulsa el consumo y difusión de una música de sospechosa calidad y de composiciones con líricas banales y sexualmente denigrantes en canales tanto privados como públicos.