45 años del épico “Viaje al centro de la Tierra” de Rick...

45 años del épico “Viaje al centro de la Tierra” de Rick Wakeman

265
Rick Wakeman

Rick Wakeman
Journey To The Centre of the Earth
A&M Records. 1974. Inglaterra

Richard Christopher Wakeman es el mago de los teclados, el hombre de las capas, el pianista del intro de la exitosa canción “Morning Has Broken” de Cat Stevens (hoy Yusuf Islam) y el responsable del mellotron en “Space Oddity”, el espacial tema con  el que se dio a conocer el roquero “glam” David Bowie (†). Es, además, uno de los arquitectos del sonido vanguardista de Yes y el ingeniero de una de las más ambiciosas aventuras del “rock sinfónico” llamada Journey To The Centre Of The Earth que está inspirada en la obra literaria del inmortal Julio Verne y que lleva el mismo nombre.

Autor de casi 100 obras discográficas, el hoy conocido como “the grumpy old man” nos recuerda su obra más ambiciosa y exitosa nacida de su experiencia con Peter And The Wolf de Sergei Prokofiev que, vale la pena mencionar, tiene una versión rock cristalizada por los chicos de la olvidada Brand X, aquella banda de rock fusión con una sección rítmica inolvidable formada por el virtuoso bajista Percy Jones y el baterista Phil Collins. Sí, el mismo de Genesis.

Wakeman, el caballero de las obras conceptuales

Pionero en el uso del revolucionario sintetizador “Moog”, nuestro divertido y gruñón personaje presentó la idea al productor Lou Reizner. Concebida a finales de 1971, Wakeman tomó la sabia decisión de esperar el lanzamiento de su épico disco The Six Wives Of Henry VIII (1972).

Tras su participación en los conciertos sinfónicos de la obra Tommy de los estridentes The Who, el virtuoso teclista ya tenía un concepto más claro de lo que quería. Fue entonces cuando le presentó la idea general al director orquestal David Measham, a partir de un demo donde empleaba el Moog, el Mellotron, el piano Rhodes y el clavinet, indicando las partes en las cuales la orquesta participaría.

Un ingrediente interesante fue añadir un grupo de rock a esa gran idea. Fue entonces cuando Rick seleccionó las voces de Ashley Holt del grupo Warhorse y Gary Pickford de Wild Turkey, la batería de Barney James, el bajo de Roger Newell y la guitarra de Mike Egan, formando así The English Rock Ensemble. Rick necesitaba sólo un narrador para la versión musical de la obra de Julio Verne y es así como David Hemmings participa de esta obra. La prestigiosa London Symphony Orchestra y el English Chamber Choir, bajo la batuta de David Measham, completaban la idea.

Con una inversión estimada en 40 mil libras, el álbum recoge la experiencia en directo del 18 de enero de 1974 en el Royal Festival Hall de Londres bajo la ingeniería de Pete Flanagan y los arreglos de Danny Beckerman y Will Malone. Nuestro contacto visual con este Long Play es la orquesta, el grupo y el coro dentro de lo que parece una gruta y en la cual Rick Wakeman aparece con su brillante capa rodeado de una decena de teclados.

La fantástica historia versa sobre el profesor alemán Lidenbrook quien descubre un viejo pergamino que es tomado por el alquimista islandés Arne Saknussemm. El texto, traducido por su sobrino Axel al latín, detalla el viaje al centro de la tierra desde una existente entrada por el extinto volcán Snæfellsjökull localizado en Islandia. Así, Arne, Lindenbrook y su guía Hans se embarcan en la aventura que hoy celebramos.

Dos temas por lado conforman los cuatro movimientos de la más ambiciosa obra de Rick Wakeman: “The Journey”, “Recollection”, “The Battle” y “The Forest”, todas compuestas por Wakeman, quien además escribió las letras y la narrativa, las cuales están plasmadas en 40 minutos con 8 segundos.

Inicia la obra con los aplausos del público. La orquesta en su totalidad con el sonido del Moog dando el matiz tecnológico de la época junto a otros teclados, interpretan un sonido majestuoso y corpulento que va dando paso a un encantador pasaje para entonces escuchar las voces de Holt y Pickford en “El Viaje”. “A caballo, en tren, por tierra y mar inicia nuestro viaje…”, nos relata el cantante con delicada voz, quien además describe el “extenso descenso a través de rocas volcánicas”. Entra Wakeman con el Moog liderando la pieza y reflejando un aire de asombro y encanto. El coro aporta un cierto carácter glorioso tras el cual Hemmings acapara enteramente nuestra atención con su dramática narrativa que describe detalladamente el inicio del viaje y luego de la cual el coro irrumpe nuevamente para Hemmings contarnos que los personajes de esta historia han llegado a un callejón sin salida.

Wakeman, con un burbujeante efecto en los teclados, nos va adentrando en los maravillosos escenarios de este viaje. Destaca, en la edición original en formato vinilo, el atractivo librillo con las letras de las canciones y las fantásticas ilustraciones que complementan la narrativa de Hemmings. En la segunda parte, tras el mágico recuento, llegamos al “Recuerdo”, uno de los instantes más hermosos de este insólito viaje. El coro y el “Moog” de Wakeman nos envuelven con un sonido celestial que se va transformando hasta llevarnos a un punto de conflicto que luego resuelve para culminar la primera parte del “Viaje al Centro de la Tierra”.

Es la antesala a “La Batalla”, el tercero de los temas. Inicia la segunda parte con un sonido que semeja una brisa o posiblemente un flujo de agua. Hemmings continúa detallando la sangrienta lucha de dos monstruos marinos. El clavicordio de Rick es protagónico en esta parte donde una vez más el Moog y el English Rock Ensemble toman los roles principales. Alternando con el coro le oímos junto al ensamble reiterar “sálvame, sálvame, sálvame”.

Después del solo de clavicordio (un toque barroco), Hemmings retorna y nos cuenta que “Cúmulos de nubes se forman como bolas de lana hacia el sur… y en silencio esperan la tormenta” y tras un breve silencio estalla la banda con Wakeman en un solo de Moog y con un modo de frasear que ya se había convertido en parte del distintivo lenguaje de este graduado del Royal College of Music de Londres. El tormentoso momento de cuatro días es seguido del pasaje más hermoso de esta magna creación donde grupo y coro se conjugan para recrear el difícil trance de nuestros amigos en uno de los momentos cumbres del concierto. Voces, coro, banda y teclados colman el espacio antes que los aventureros se topen con “El Bosque”.

Tras ese episodio, la música va construyendo una misteriosa intensidad con Wakeman dando el mayor protagonismo al Moog y tomando un extracto de la obra de Edvard Grieg, In The Hall Of The Mountain King, creando así parte del final del viaje que concluye con la orquesta interpretando variaciones del tema inicial y posteriormente dando mayor énfasis a la percusión, seguido del título cantado por el English Chamber Choir y la orquesta repitiendo dos compases antes del gran final.

Journey To The Centre Of The Earth llegó al “Top of the Chart” de las listas en UK y se convirtió en un best seller discográfico superando las 500.000 mil unidades vendidas. A finales del siglo pasado, 1999 para ser exactos, Rick Wakeman lanzó al mercado Return To The Centre Of The Earth, una segunda parte con varios invitados de primer orden, entre ellos Patrick Stewart en la narrativa y de nuevo la London Symphony Orchestra, el English Rock Ensemble y el English Chamber Choir y una hermosa cubierta elaborada por Roger Dean.

Cuarenta y cinco años después esta obra conceptual sigue atrapándonos y generando admiración, como todo libro de aventuras que cuando está bien escrito jamás deja de sorprender.

Leonardo Bigott