“Exposure”: 40 años del rompedor debut solista de Robert Fripp

“Exposure”: 40 años del rompedor debut solista de Robert Fripp

393
Fripp

Robert Fripp
Exposure
EG Records. 1979. Inglaterra

En 1974 el agridulce guitarrista/compositor Robert Fripp, líder de la legendaria y vanguardista banda King Crimson, haría el primer alto en el camino de la agrupación para asistir a la Academia Internacional  para la Educación Continua durante los años 1975 y 1976. También, por aquellos días, acompañaba al versátil vocalista Peter Gabriel en el estudio y los escenarios. Estos eventos, en parte, sentaron la ruta hacia la barriada de Hell’s Kitchen en New York City, punto neurálgico del “punk movement”.

El rey, esta vez sin su corte, se incorporaría a esa movida urbana grabando y tocando con Blondie y The Roches. Fripp también participaría con David Bowie en su álbum Heroes de 1977, atendiendo a una invitación de su gran amigo y colaborador Brian Eno quien le ayudaría a desarrollar “Frippertronics”, una técnica que producía un sonido cíclico y retardado empleando un grabador reel a reel y una consola. Éstas fueron parte de las experiencias que ayudaron al genial guitarrista a dar forma a su primera obra como solista, Exposure. Una manera de exaltar el pop rock como expresión artística.

La idea original de Exposure fue concebida como la tercera parte de una trilogía simultánea que incluía a Sacred Songs de Daryl Hall y Peter Gabriel II, álbum también conocido como Scratch, obras en las cuales Robert Fripp había estado involucrado y que abrían nuevas posibilidades para una música más accesible usando el formato pop pero hecha con otros ingredientes. Fripp lograba convencernos, al menos teóricamente, que había un gran reto en temas inferiores a los cuatro minutos y que la música pop podía ser redimensionada para funcionar como un instrumento idóneo de expresión musical y artística.

The Last Great New York Heartthrobe sería el título del debutante álbum como solista de nuestro rey sin trono. Éste tendría un repertorio diferente al del producto final. Daryl Hall participaría en dos de los temas sustituyendo a Peter Hammill y Terre Roche, además de hacerlo en varias partes a largo del álbum. Y aunque la historia relata un traspiés, el disco resultó en un provocativo experimento que no consolidó como la trilogía inicialmente planteada pero que dio importantes aportes que ayudaron a Fripp a pavimentar el camino de una carrera solista caracterizada por la experimentación y que además influiría en el vocabulario musical de las siguientes encarnaciones de las posteriores dinastías de la Corte del Rey Crimson.

El recibimiento visual es una imagen predominantemente azul con Robert Fripp en el flanco derecho en una vestimenta negra y al estilo característico del new wave. Al fondo el close-up de su rostro. La obra es el resultado del lente de Chris Stein, co-fundador de la icónica banda Blondie y respetado fotógrafo.

Empleando el estudio como un instrumento más, bajo la ingeniería de Ed Sprigg y Steve Short, nuestro celebrado “Long Play” inicia el repertorio de 17 surcos con “Preface” donde Eno nos pregunta “si puede tocar algo que ha estado haciendo que puede ser comercial”. Y Gabriel, insiste en que “no empezará así.” Un teclado, apoyando una politonal frase vocal, invade nuestros oídos y tras un breve silencio escuchamos un clásico repique telefónico y los pasos de quien pareciera aproximarse para atender la llamada. Repentinamente se abre una puerta y escuchamos una guitarra eléctrica y la voz de Daryl Hall: “Quémame, soy un cigarro, sostén mi mano y comienzo a sudar, me pones nervioso, debe ser un mal karma para que esto sea mi darma contigo”, ¡puro rock ‘n’ roll!. Acá escuchamos la batería de Jerry Marotta, el bajo de Tony Levin y unas anónimas teclas.

Este tema es seguido de una reminiscencia a “Red” en “Breathless” (Sin aliento). Fripp nos atrapa con las diversas variaciones de un tema apropiado para una terapia de shock. Narada Michael Walden es el baterista que escuchamos en este surco y donde somos subyugados también por el ya conocido efecto “Frippertronics”. En un aparente contraste “Disengage” (Desenganchado) no tarda mucho en ahogarnos con la sofocante y neurótica interpretación de Peter Hammill: “Doña Marion es muy estricta con su sirviente, hablan a puerta cerrada a la hora del café, le hablan a mi hermana y a mis padres, y yo intento con esfuerzo no gritar”

Encontramos un delicado toque en “North Star” con Phil Collins en la batería, Eno en el sintetizador y nuevamente la voz de Daryl Hall: “Dentro de ti, con amor, cuan dulce, cuan lleno”, acompañada por la guitarra de Fripp. Sin embargo, el dramatismo retorna con Hammill en “Chicago”: “Sonrío como Chicago, ella ríe como la brisa, me esfuerzo por encantarla con pequeños misterios, colisiono con su dulzura, con plegarias y susurros, ecos de sus movimientos, delicada obscenidad”.

Una delirante “NY3” con Barry Andrews (recién separado de XTC y con quien Fripp formaría The League of Gentlemen) en el órgano, nos mantiene en tensión con los dimes y diretes entre padres e hija quienes a gritos se insultan con exacerbada pasión. El tema en realidad se trata de una experiencia biográfica de las vivencias de Fripp en el nombrado barrio de Manhattan al inicio de este texto. Luego es “Mary” con Fripp en la guitarra eléctrica usando además Frippertronics pero esta vez con la voz de Terre Roche y letra de la poetisa Joanna Walton, quien escribió la mayoría de las letras del álbum. Terre nos dice: “Que una creatura pueda ser tan solitaria, se tornó en mi deseo más profundo, para darle mi amor y abrazarla eternamente y ayudarle a encontrar algo de paz…”

 Uno de mis temas favoritos es el tema titulo, con el cual se abre el lado B. Nuevamente Terre Roche inyecta una alta dosis de histeria en esta pieza que se desarrolla como una especie de canon con la reiterativa palabra que da titulo al álbum viniendo una y otra vez. Marotta y Levin en batería y bajo, y la guitarra rítmica de Sid McGinnis, protagonizan este punto cumbre del álbum. Roche se va tornando más y más intensa en la medida que la pieza se despliega. Muy diferente a la versión que aparece en Scratch, cantada por Peter Gabriel. Destaca la frase al inicio de John G. Bennett, el científico británico discípulo de Gurdjieff, también admirado por Fripp: “Es imposible lograr la meta sin sufrimiento”.

Exposure” es seguida por “Häaden Two”, donde notamos una serie de voces y un desarrollo más a modo de obra sonora. La pieza termina con las risas de unas féminas y lentamente va cediendo espacio a “Urban Landscape”, una evocación de Evening Star, la segunda colaboración entre Fripp & Eno de 1975.

Hammill y Roche retornan con “I May Not Have Had Enough of Me but I’ve Had Enough of You” (Tal vez no me haya hartado de mí pero yo me he hartado de ti), con Barry Andrews en el órgano. La pieza tiene ese carácter sofocante que precede a los paisajes sonoros que Fripp ya venía tratando con Eno.

First Inagural Address to The I.A.C.A. Sherborne House” y “Water Music I” son las sonoridades que anteceden a “Here Comes The Flood”, donde Gabriel en teclas y voz interpreta con una visión minimalista e igualmente hermosa la pieza de su primer álbum debut de 1977. Fripp y Gabriel crean una atmósfera de desolación y misterio.

Fripp retorna nuevamente con otros paisajes sonoros en “Water Music II”. Los últimos treintaiocho segundos son voces incidentales a las que Fripp ha llamado “Postscript”. Si “Preface” fue la entrada a esa música que podría ser comercial, “Postscript” es la salida. Los pasos y el cierre de la puerta así lo indican.

Exposure fue reeditado en 2006. Dejando espacio para las sorpresas, te recomiendo que escuches ambas versiones, incluyendo las tomas alternas, añadiendo como nota curiosa que el tema título está dedicado a quienes tomaron parte decisiva en esta obra y a aquellos que aunque no aparecen fueron determinantes en la obra final. Tim Cappella, Alirio Lima, Ian McDonald y John Wetton (†). En conjunto, Exposure es un tour de force musical que estrecha la distancia del progrock y el pop bajo un lenguaje vanguardista que experimentaríamos en las sucesivas aventuras de Robert Fripp pero ya más alejado del formato pop. La versión del álbum que fue lanzada al mercado fue re-conceptualizada con la intención de ser parte de otra trilogía una vez cumplidos todos los compromisos y cambios pero ya esa sería otra historia…

Leonardo Bigott