Roky Erickson (1947-2019): Se fue un pionero de la psicodelia

Roky Erickson (1947-2019): Se fue un pionero de la psicodelia

220
Roky Erickson

Probablemente a muchos no les diga mucho el nombre del estadounidense Roger Kynard «Roky» Erickson. Es de esos personajes que sin ser merecidamente conocido por las mayorías, resulta ser uno de los más importantes e influyentes músicos de buena parte de los que han incursionado en terrenos del psicodelia, el folk y el stoner rock.  Con 13th Floor Elevators sentó las bases del rock psicodélico.

Juan Carlos Ballesta

Decir Roky Erikson es referirse a uno de los pioneros del sonido y la estética psicodélica que permeó la cultura durante la segunda mitad de la década de los años 60. En 1966, cuando los Beatles editaban Revolver y los Stones se arriesgaban con “Paint it Black”, ya Erikson estaba de lleno en ese universo con su banda 13th Floor Elevators, cuyo álbum debut tuvo el revelador título de The Psychedelic Sounds of the 13th Floor Elevators. Fundada en 1965 en Austin, Texas, Janis Joplin estuvo cerca de ser parte de la banda, pero prefirió mudarse a San Francisco

Aquel álbum, lanzado en octubre de 1966, era una mezcla de blues, garage rock, folk y por supuesto, psicodelia. La historia lo coloca como el primer disco en el que se utilizó en el título el término “psicodelia”, adelantándose a The Blue Magoos (Psychedelic Lollipop) y The Deep (Psychedelic Moods), que se publicaron un mes después. Además, el uso del “amplified jug”, una especie de botellón o cántaro que producía un sonido parecido al de un trombón, responsabilidad de Tommy Hall, agregaban un componente de exotismo. Temas emblemáticos como “You´re Gonna Miss Me”, “Roller Coaster” y “Reverberation” –versionados entre otros por Spacemen 3– pertenecen a este álbum.

En 1967, 13th Floor Elevators editó Easter Everywhere, considerado uno de los pináculos de la psicodelia, sin duda, un momento álgido en la corta vida de la banda. En 1968 se publicó, Live, que a pesar del título fue un álbum grabado en estudio, compuesto por retazos, versiones distintas de temas ya conocidos, algún tema nuevo y aplausos sobrepuestos. El último intento fue Bull of The Woods en 1969, año en el que Roky Erickson ya estaba diagnosticado con esquizofrenia paranoica.

En aquel año 1969, Erickson fue arrestado por posesión de marihuana, y dado que el grupo promulgaba el consumo de drogas, intentaron aplicarle una pena de 10 años. Sin embargo, su inestabilidad mental ocasionó que le perdonaran y lo recluyeran en un hospital, donde recibió –erróneamente- terapia electroconvulsiva.

Los años 70 no fueron fáciles para Roky. En 1974 formó Roky Erickson and the Aliens pero no fue hasta 1979 que pudo grabar, bajo la producción de Stu Cook (bajista de Credence Clearwater Revival). Ya en los 80 comenzó a presentarse como Roky Erickson and the Explosives. En 1982 declaró que un marciano se había apoderado de su cuerpo y que como ahora era un alien sentía que los terrícolas lo atacaban. Un amigo le sirvió como testigo para apoyar esa condición y dejar registro en una notaría y así no tener que obedecer las leyes de los seres humanos. A pesar de todo, publicó seis álbumes en los 80, aunque fueron ignorados.

En 1989 fue arrestado debido a su nueva obsesión: robar correspondencia de los buzones y escribir a famosos Comenzando la nueva década, la influencia de su figura y su música, fue recuperada a través del disco tributo Where The Pyramid Meets The Eye: A Tribute to Roky Erickson (1990), en el cual participaron, entre otros, The Jesus and Mary Chain, R.E.M., ZZ Top, Poi Dog Pondering, Julian Cope, Butthole Surfers, Bongwater, John Wesley Harding, Doug Sahm y Primal Scream.

En 1995 se produjo el gran regreso de Erickson con tres discos, cada uno con un sello diferente: All That May Do My Rhyme (1995, Trance Syndicate), Demon Angel: A Day and a Night with Roky Erickson (1995, Triple X Records) y Roky Erickson and Evilhook Wildlife (1995, Sympathy for the Record Industry).

La estabilidad de Erickson en el Nuevo siglo

Su hermano menor, Sumner Erickson, comenzó a ayudarlo en 2001, especialmente en el plano legal, que había llevado a que Roky prácticamente no recibiera pagos por derechos de autor de ninguna de sus obras.  Además, comenzó a ser tratada adecuadamente su esquizofrenia.

Homenajes, documentales, invitaciones a colaborar y a festivales, reanimaron la carrera del gran Roky Erikson, cuya influencia con 13th Floor Elevators ha sido fundamental a lo largo de las décadas en incontables bandas y músicos cercanos a la estética psicodélica. Uno de los personajes claves en su revitalización fue Billy Gibbons de ZZ Top, quien en 2007 lo acompañó en la vuelta gloriosa en el Austin City Limits.

Su muerte a los 71 años, deja sin uno de sus grandes íconos al mundo del rock.

 

En un comunicado oficial, uno de los representantes de Roky escribió el 31 de mayo:

 

“Roky Erickson, an heroic icon of modern rock & roll and one of the best friends the music ever had, died in Austin, Texas today. Born there on July 15, 1947, Erickson had a visionary zeal rarely seen in 1965 when he co-founded the 13th Floor Elevators. The band’s original songs, many written with lyricist Tommy Hall, coupled with Erickson’s super-charged vocals and guitar sparked the psychedelic music revolution in the mid-1960s, and led to a new role of what rock could be. Erickson never wavered from that path, and while he faced incredible challenges at different points in his life, his courage always led him on to new musical adventures, one he continued without compromise his entire life. The family asks for privacy while they deal with the loss of a son, brother, husband and father”.

 

Una selección de nuestra versiones favoritas: