“I Am Easy to Find You”: el aventurado octavo álbum de The...

“I Am Easy to Find You”: el aventurado octavo álbum de The National

68
I Am Easy To Find

The National
I Am Easy To Find You
4AD. 2019. EE UU

Es un hecho que The National hace ya un tiempo transita un camino propio, a la manera en que lo han hecho agrupaciones como Radiohead, que sin abandonar su identidad han emprendido una constante exploración para ampliar su paleta sonora. Con el álbum anterior, Sleep Well Beast (2017), muchos seguidores del quinteto nacido en Cincinati y afincado en Brooklyn mostraron cierto recelo porque sentían que se había tomado demasiadas licencias y que su clásico sonido indie teñido de melancolía ya no era lo mismo.

La doble pareja de hermanos, Aaron (guitarra, teclados) y Bryce Dessner (guitarra, orquestaciones), Scott (bajo) y Bryan Devendorf (batería), y el cantante Matt Berninger, lo tienen claro: hay que renovarse y revitalizarse continuamente. El nuevo paso, el octavo desde aquel ya lejano homónimo debut de 2001, es probablemente el más notable intento de renovación que hayan tenido.

El origen e inspiración

Para un grupo con una voz tan característica como la de Berninger, es una aventura concebir un doble LP en el que varias voces femeninas se erigen en protagonistas a lo largo de 16 temas repartidos en 63 minutos. Podría incluso ser una toma de riesgos con resultado incierto, aunque en definitiva sea maravilloso. El origen está íntimamente relacionado con el cortometraje de Mike Mills protagonizado por Alicia Vikander, realizado antes que el álbum y que lleva el mismo nombre. Mills, además, es el coproductor del álbum.

La extensa lista de invitados

Pero, además de las voces, hay en este disco una larga lista de músicos colaboradores, entre ellos Justin Vernon (Bon Iver); Jan St. Werner y Andy Thoma, quienes forman el dúo alemán electrónico Mouse on Mars; el teclista Thomas Barlett (Doveman, músico de Sufjan Stevens, St Vicent y otros, todos colaboradores en anteriores discos); los bateristas Ben Sloan y Jaron Treuting; Isaac Joel Karns, Benjamin Lanz (eterno acompañante en las giras) y Alexander Rhida en los sintetizadores; además de una larga lista de violinistas, chelistas y contrabajistas que formaron las secciones de cuerdas en los diferentes estudios donde se grabó (Brooklyn, Paris, Austin, Berlín, Cincinati, Dublin y el principal en Hudson Valley en Nueva York).

I Am Easy To Find es un disco ambicioso producto de una banda con suficiente legado, ganas de seguir inventando sus propios códigos y claro está, ganar nuevos adeptos sin perder los muchos que ya tiene. The National es uno de esos raros fenómenos dentro del panorama de la música popular que ha tenido una larga curva ascendente, logrando cada vez más impacto mediático, sin sacrificar la sonoridad que la identifica.

Las canciones y las mujeres

Desde el mismo comienzo con “You Had Your Soul with You”, se perciben las diferencias. La esposa de Berninger, Carin Besser, escribe la letra (la primera de las seis en las que participa), mientras que la música habitualmente compuesta por los hermanos Dessner, cuenta con la contribución de Thomas Barlett (Doveman). El resultado es una mezcla de clásico sonido con breaks electrónicos que se imbrican con la batería, con la primera aparición de Gail Ann Dorsey, mano derecha de David Bowie en su última etapa desde 1995 a 2016.

Quiet Light” es uno de los temas que representa el puente con el pasado, no solo por la estructura rítmica y melódica, sino porque es uno de los pocos del disco con la voz de Berninger en primer plano, con las voces femeninas de soporte. En cambio, la elegante “Roman Holiday”, en la conocida línea melancólica de The National, da de nuevo protagonismo a Dorsey, cuya interpretación es magnífica. Las cuerdas y el delicado piano, son la columna vertebral.

En “Oblivions” hace su aparición la voz de la cantautora y multiinstrumentista francesa Mina Tindle (Pauline de Lassus Saint-Geniès), para participar en uno de los temas menos arriesgados del disco, aunque no por ello menos atractivo. “The Pull on You” -con letra compartida por la pareja Berninger-Besser, como la anterior- empieza con uno de esos ritmos quebrados de batería característicos de Bryan Devendorf, que se enriquece con elementos electrónicos. El trabajo vocal de Berninger en plan crooner y la participación fantástica de la irlandesa Lisa Hannigan y la estadounidense Sharon Van Etten, dan como resultado una de las piezas mejor logradas de todo el disco.

Vuelve Dorsey para “Hey Rosey”, y si bien sus intervenciones anteriores pusieron su propio listón alto, aquí se reinventa y va imbricando su voz con la de Berninger de manera magistral. Mucho contribuyen las capas de guitarras de los hermanos Dessner. El tema que da título al disco “I Am Easy to Find”, de naturaleza nocturna, construida sobre una austera base instrumental con cuerdas, electrónica, guitarras fantasmales y una comedida batería, cuenta con la participación de la británica Kate Stables. Sin duda, uno de los mejores.

Her Father in the Pool”, un interludio de un minuto construido con las voces angelicales del Brooklyn Youth Chorus, divide el disco en dos y da paso a “Where is Her Head”, con letra de Berninger, Besser y Mike Mills, y la participación de la joven cantautora inglesa Eve Owen, que canta sola largos pasajes y en algunos segmentos dobla su voz. Es un tema que cuenta con una intrincada base instrumental.

El tema más largo del álbum y quizá el más atractivo es “Not in Kansas”, que contiene una interpolación del tema “Noble Experiment”, original de la banda de rock experimental de San Francisco, Thinking Fellers Union Local 282. Dorsey, Hannigan y Stables hacen apariciones puntuales con coros de alta sensibilidad, pero es en esta pieza cuando Berninger luce en todo su esplendor, sobre unos delicados arpegios de guitarra.

So Far So Fast”, con una construcción electrónica, le da espacio suficiente a Lisa Hannigan para enamorarnos, mientras la guitarra distorsionada va soltando su ponzoña a lo largo de los casi seis minutos cuarenta segundos. Poco antes de la mitad, surge la voz de Berninger, sin que desaparezca la de Hannigan, mientras que en la segunda mitad Bryan Devendorf hace delicias con la batería, y nos surgen paralelismos con el trabajo desarrollado por Phil Selway con Radiohead.

Las maravillosas voces del Brooklyn Youth Chorus hacen de nuevo su aparición en “Dust Swirls In Strange Light”, tema con letra de Mills, una complicada rítmica y una envolvente capa de teclados. Berninger no participa.

Una de las piedras angulares del disco es “Hairpin Turns”, pieza de gran belleza, con la voz de Berninger en plan protagónico y la participación de Dorsey y Hannigan, quienes matizan con delicados colores. “Rylan”, con una rítmica contundente, es otro punto álgido, con Stables haciendo un estupendo dueto con Berninger. Los arreglos de cuerdas y los detalles electrónicos decoran el tema con sutileza y buen gusto.

El segundo y último interludio, también con el Brooklyn Youth Chorus, agrega un minuto y veintidós segundos de misterio, ideal para recibir al último tema, “Light Years”, lluviosa canción con Berninger en su conocido rol vocal y un piano que se erige como conductor. Ecos de Tindersticks aparecen. Una forma ideal para cerrar un álbum sin duda diferente en la discografía de The National, con una producción sumamente cuidada y una grabación impecable de Jonathan Low y mezcla de Peter Katis.

Mención aparte merece el empaque. La dirección creativa es de Mike Mills, con diseño de Osk. Alicia Vikander protagoniza la portada, mientras las imágenes fueron parte del rodaje del cortometraje que cuenta con cinematografía de Daniel Voldheim. El disco fue editado en varias versiones, desde la más lujosa en triple vinilo de colores (incluyendo la música del corto), en doble vinilo blanco y transparente, la edición clásica en negro, y en CD. Todas con una calidad muy cuidada.

I Am Easy To Find I Am Easy To Find I Am Easy To Find I Am Easy To FindI Am Easy To Find es la demostración de un grupo que maneja su propio destino, sin apegarse a un guión. Otro eslabón en la escalera hacia el cielo.

Juan Carlos Ballesta