35 años del influyente debut de The Smiths

35 años del influyente debut de The Smiths

294
The Smiths

 

The Smiths

The Smiths

Rough Trade. 1984. Inglaterra

A comienzos de los años 80, el synth pop dominaba la escena musical inglesa. También las corrientes más oscuras del post punk ocupaban preferencias en los jóvenes. Los sellos discográficos independientes proliferaban en todas las ciudades, convirtiéndose en la vitrina ideal para muchas bandas que no tenían cabida en los grandes sellos. No tenían músculo financiero, pero sobraba la libertad creativa. Algunos de aquellos indie-labels crecieron y aún existen. La escena  independiente tenía sus propios códigos y por ello esos años fueron de gran efervescencia.

En 1982 nacía en Manchester la banda por antonomasia del indie-pop: The Smiths, un grupo que huyó de los sintetizadores y de los ambientes opresivos en pro de un sonido limpio y con cierta melancolía.

Cuatro años antes se habían conocido el guitarrista Johnny Marr y el vocalista y letrista Stephen Morrissey, quienes descubrieron que poseían los mismos gustos musicales y comenzaron a componer. No fue fácil ni inmediato, pero tras probar a varios músicos para la base rítmica, finalmente encontraron al baterista Mike Joyce y el bajista Andy Rourke. Los primeros demos que grabaron fueron rechazados por Tony Wilson para su disquera Factory y luego por EMI. Finalmente recalaron en el sello Rough Trade, cuyo propietario Geoff Travis sugirió a Troy Tate (ex guitarra de The Teardrop Explodes) para producir las sesiones de grabación de lo que sería el álbum debut. Tras editar el pimer single “Hand in Glove” en mayo de 1983, en el verano de aquel año se encerraron a grabar en Elephant Studios en Londres.

El resultado no satisfizo a ninguno. Las condiciones de grabación en un sótano fueron calurosas y muy incómodas, con los instrumentos desafinándose con frecuencia. Coincidiendo con las sesiones en la BBC para el programa de radio de David Jensen, Travis entregó un cassette a John Porter, quien se encontraba en el estudio contiguo, con el fin de que hiciera las mezclas. Porter dijo que todo estaba desafinado y fuera de tiempo y que esas grabaciones eran insalvables. Se ofreció a grabar todo de nuevo.

En septiembre grabaron con Porter y mientras mezclaban y agregaban algunos otros detalles, publicaron su segundo single: “This Charming Man”, tema que no apareció en la edición original británica del álbum, pero sí en la norteamericana.

El 20 de febrero de 1984 fue lanzado él homónimo álbum debut, de una banda que en el corto tiempo que pasó entre este disco y su cuarto y último en estudio, Strangeways, Here We Come (1987), editaría cuatro LPs, 19 singles y tres compilados. Cuando se produjo su prematura disolución en 1987 ya era la banda más representativa del indie pop de los 80 y a la postre sería reconocida como la banda más amada por los ingleses de aquella década.

Diez canciones perfectas

La languidez de “Reel Around the Fountain” (Dando vueltas alrededor de la fuente) inicia el disco creándonos un plácido estado de ánimo. En cambio en “You’ve Got Everything Now” (Tu lo tienes todo ahora) aceleran el tempo, mientras Morrissey escribe sobre una relación adolescente inacabada. En ambas participa como invitado Paul Carrack en piano y órgano. “Miserable Lie” (Miserable mentira”) va en línea directa con el sonido post punk, con un ritmo frenético y una voz que va de los tonos graves al falsete. La irónica “Pretty Girls Make Graves” (Las chicas lindas cavan tumbas”), es uno de los temas que mejor definen el sonido influyente y distintivo de The Smiths, a medio camino entre el drama y la melancolía. El lado A lo cierra la poética “The Hand That Rocks the Cradle” (La mano que mece la cuna).

Still Ill” abre el lado B, con un estupendo trabajo de Marr y un Morrissey haciendo un símil entre Inglaterra y una decepción amorosa. El primer single, “Hand in Glove”, sigue en el orden. Aunque fue grabado sucesivamente con Tate y luego con Porter, finalmente utilizaron una versión remezclada de aquella primeriza grabación que hicieron en unas pocas horas en mayo de 1983 y que habían compuesto en enero de ese año entre el primero y segundo concierto de la banda. El tema no tuvo mucho impacto inicialmente, pero luego fue versionado por Sandie Shaw a finales de 1983 y le fue mejor.

Uno de los grandes temas del disco y la discografía de The Smiths es “What Difference Does It Make?” (¿Qué diferencia hay?), con su ritmo repetitivo sobre el que la guitarra y la voz surfean a placer. Continúan con el exquisito tema “I Don’t Owe You Anything” (Yo no te debo nada), sin duda uno de los que mejor delinea ese sonido austero y al mismo tiempo emotivo que distinguió al cuarteto de Manchester y que tanto ha influido en miríadas de bandas.

El disco termina con la nostálgica “Little Suffer Childen” (Sufran, pequeños niños), en la que Morrissey escribe sobre el asesinato de varios niños en una zona de Manchester en los años 60, cuando él también tenía esa edad.

La portada, diseñada por Morrissey, muestra un fotograma del actor Joe Dallesandro en la película de Andy Warhol, Flesh (1968). La foto interna de Morrissey fue tomada en un concierto en Londres por Romi Mori, bajista de The Gun Club. Las de Rourke y Joyce son de Joelle Depont y la de Marr es de Andy Catlin, dos fotógrafos muy activos en aquellos años. La utilización de fotogramas de películas de los años 50 y 60 fue una constante en toda la discografía de The Smiths.

The Smiths

Hay discos que parecen no envejecer. Este es uno de ellos. Han pasado 35 años y sigue manteniendo su encanto.

Juan Carlos Ballesta