Triste partida de Dolores O’Riordan (1971-2018), la distintiva voz de The Cranberries

Triste partida de Dolores O’Riordan (1971-2018), la distintiva voz de The Cranberries

250
Dolores O'Riordan

La noticia remite a su nombre. Un dolor y una tristeza profunda ha producido la muerte inesperada de la talentosa cantante, guitarrista y compositora irlandesa Dolores Mary Eileen O’Riordan Burton. Apenas tenía 46 años y según anunció su agente, estaba en Londres realizando una pequeña sesión de grabación. El año pasado, sin embargo, varios shows de la gira de Something Else (disco acústico orquestado de The Cranberries) se suspendieron por sus problemas de salud.

Dolores siempre fue portentosa. Llegó a The Cranberries en 1990 cuando aún el grupo se llamaba The Cranberry Saw Us, sustituyendo al cantante Niall Quinn. Los fundadores, los hermanos Mike (bajo) y Noel (guitarra) Hogan convocaron una audición para una cantante femenina, a quien dieron algunos demos para agregar letras y melodías. Dolores regresó muy pronto con la primera versión cruda de “Linger” y de inmediato fue incluida como nuevo miembro del grupo. El primer EP de tres canciones, Nothing Left At All, vendió 300 copias.

El interés suscitado por algunas disqueras se concretó con Island Records. La banda contrató al legendario Geoff Travis como manager y al productor Stephen Street (The Smiths) para acometer el primer álbum, Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We? (1993), que sin embargo no tuvo la repercusión esperada, ni el single “Dreams” que lo precedió en 1992. El segundo single, “Linger”, tampoco causó conmoción inicialmente. Pero la suerte de la banda cambió cuando salieron de gira con Suede, para entonces la banda revelación del britpop, llamando la atención de MTV. Ambos singles fueron relanzados a comienzos de 1994, reingresando a las listas y llegando a los primeros puestos.

Sin mucho respiro lanzaron el segundo álbum, No Need To Argue (1994), que se transformó en un gran éxito con un sonido un poco más rockero y singles como “Zombie” que escaló hasta el puesto #1. Tanto Estados Unidos como Gran Bretaña se rindieron ante el sonido del grupo, con Dolores como figura central y su voz a medio camino entre Harriett Wheeler (The Sundays) y Elizabeth Fraser (Cocteau Twins).

El tercer disco, To the Faithful Departed (1996), de sonido más fuerte, fue menos exitoso que su predecesor, pero aun así llegó a los primeros puestos. Canciones como “Salvation”, “Free to Decide” y “When You’re Gone”, pertenecen a este trabajo. Los dos siguientes discos, Bury the Hatchet (1999) y Wake Up and Smell the Coffee (2001), siguieron arrojando canciones exitosas como “Promises”, “Animal Instinct”, “You and Me” y “Just My Imagination”, en el caso del primero de ellos, y “Analyse”, “Time Is Ticking Out” y “This is the Day”, en el caso del segundo.

Cierto agotamiento hizo que la banda entrara en pausa a finales de 2003 y sus miembros encararan proyectos solistas o nuevas bandas, así como Dolores su maternidad. Su naturaleza inquiera la llevó a editar dos álbumes como solista, Are You Listening? (2007) y No Baggage (2009), mientras contribuía con canciones en varias películas y realizó colaboraciones con Zucchero y Angelo Badalamenti.

En 2009 el momento de reagrupar a The Cranberries se hizo realidad y la banda emprendió una gira por Europa y Norteamérica que la llevó hasta Suramérica, por lugares donde nunca habían tocado, como Caracas. En esa gira incluyeron los éxitos conocidos de la banda y material de los discos solistas de Dolores. Un nuevo disco de The Cranberries, Roses (2012), siguió, pero pronto la convivencia volvió a resquebrajarse al punto que O’Riordan demandó en 2013 al guitarrista Noel Hogan, aunque nunca se supieron los detalles ni el por qué se cerró el caso.

Entre los últimos aportes estuvo el interesante proyecto D.A.R.K. junto al ex bajista de The Smiths, Andy Rourke, y el cantante  Olé Koretsky

Dolores fue el alma de The Cranberries. Todos los temas del grupo son de su autoría, aunque en algunos comparte ese rol con Noel Hogan. No solo fue su distintiva voz, el cambiante aspecto del cabello y su personalidad, sino especialmente su habilidad como compositora y creadora de melodías pegadizas, unas de aura melancólica, otras más rockeras, pero en definitiva parte del inconsciente de las generaciones que crecieron en los años 90 y los primeros años del siglo 21.

No hay duda que el mundo echará de menos a Dolores O’Riordan.

Juan Carlos Ballesta