Un cuarto de siglo de Music, el ecléctico debut de 311

Un cuarto de siglo de Music, el ecléctico debut de 311

173
311

311

Music

Capricorn. 1993. EE UU

 

311 es un quinteto de Omaha que desde su debut discográfico titulado Music hasta el más reciente trabajo, Mosaic (2017), ha sabido equilibrar sus influencias y estilos favoritos para confeccionar su propio mundo musical que puede ir desde los riffs de metal más pesados, bajos agresivos de funk, ritmos de reggae y melodías vocales que se debaten entre hip hop y hasta suaves fraseos en los momentos más calmados.

La agrupación está conformada por Nick Hexum (voz líder y guitarras), Doug “SA” Martinez (voz y DJ), Tim Mahoney (guitarra), Aaron “P-Nut” Willis (bajo) y Chad Sexton (batería). De manera independiente comienzan a grabar algunos EPs desde 1989 a la par de obtener mayor cantidad de seguidores. SA Martínez fue el último miembro en unirse a la banda en 1992 luego de haber sido invitado en diversas ocasiones a lo largo de esos primeros años. Posterior a la grabación de Hydroponic, un demo de seis canciones, el grupo decide mudarse a Los Angeles y al poco tiempo logran un contrato con el sello Capricorn Records. Terminando ese mismo año se reúnen con el respetable productor Eddy Offord, conocido por su trabajo en la década de los 70 con bandas de rock progresivo como Yes y Emerson, Lake And Palmer, y el 9 de febrero de 1993 lanzan al mercado Music, de cuya edición se cumplen 25 años. El sonido puede que no suene tan pulido pero logra encapsular muy bien la intención de una joven banda desbordante de talento y sin miedo de abordar diferentes géneros.

Welcome” arranca con un calmado reggae donde la voz de SA repite una frase antes de que la distorsionada guitarra de Tim marque el cambio a un rap rock donde se alternan las voces de Hexum y Martínez en una dinámica constante que recuerda a Beastie Boys, antes de entretejerse y cantar al unísono. “Freak Out” es un estruendoso funk distorsionado que junto al track inicial formaron parte del EP previo al fichaje en Capricorn cambiando algunas letras. Inédita hasta el momento, “Visit” coquetea con el naciente nu-metal pero manteniendo su distancia gracias a la labor de Chad en la percusión, logrando un reconocible sonido en su instrumento además de una precisa y limpia ejecución, siendo uno de los ejes centrales de 311. Al llegar a los tres minutos, la canción se transforma por completo en un jam instrumental juguetón y sereno que tiende un puente perfecto con el sosegado comienzo de “Paradise” que a pesar de una sección distorsionada, retoma el ánimo de la última parte de la pista anterior con un reggae plácido, interrumpido con la estridencia del hard rock que podrían tener influencia de Queen antes de los coros apacibles.

En contraste, la animada “Unity”, que formó parte de los primeros lanzamientos del quinteto con una duración menor a la que se encuentra en Music. Se fusiona con la metalera “Hydroponic”, otra de esas piezas nuevas con un fuerte mensaje pro naturaleza y obviamente, pro marihuana. En la misma temática, pero en un terreno más romántico, la funk “My Stoney Baby” es un coqueteo lleno de metáforas sobre peces y una diáfana guitarra jazz adorna los coros.

Nix Hex” es un interesante híbrido entre reggae, jazz y funk donde Nick dispara rimas incansablemente a lo largo de la canción que contiene un divertido interludio dancehall muy breve seguida de “Plain”, otra joya funk donde resaltan algunas influencias de música latina y cuyo segmento más rockero luego sería usado en “Applied Science”.

Uno de los momentos favoritos de sus maravillosos en vivos es cuando tocan “Feels So Good”, donde las influencias de Red Hot Chilli Peppers se notan más en este acelerado funk rock especialmente cuando la banda le pide a P-Nut que haga su solo de slap en el bajo, que suele ser más extenso fuera del limitado formato discográfico.

Do You Right” fue el sencillo promocional que sirvió de apoyo al lanzamiento del larga duración y aunque no es el mejor ejemplo de la inmensa variedad de estilos de la banda, es otro magnífico ejemplo de que pueden tener influencias tan diferentes como The Cure, a la que se le hace referencia en el verso staring at the sea que titula el compilado de los ingleses, así como pueden acercarse al ambiente fiestero de algunas canciones de Santana especialmente en el coro con la percusión latina.

Para finalizar, “Fat Chance” es un dúo de piezas siendo la primera autotitulada en una tónica de rap similar a Arrested Development, advirtiendo lo perjudicial de la cocaína y saludando al productor del disco, Eddy Offord. Posteriormente “Fuck The Bullshit” es un inquieto ejercicio de rock fusionado con hip hop donde Tim comienza a brillar con su gran dominio de la guitarra, mientras el dueto de vocalistas no paran de escupir líricas y la sección rítmica suena perfectamente acoplada.

A pesar de no haber logrado grandes ventas, 311 se embarca en una gira por Estados Unidos en una van que debido a una falla mecánica se incendia, y los integrantes pierden sus equipos. Sin permitir que este hecho los desanime, terminan la gira con instrumentos prestados y continúan trabajando con Offord por un disco más mientras van afianzando su popularidad a nivel mundial como referencia del sonido alternativo posterior al grunge, donde resaltan compañeros de giras como No Doubt, Incubus, Deftones y The Urge.

Este quinteto del centro de Estados Unidos ha sabido cultivar éxitos logrando para finales del siglo pasado certificados de oro en ventas de sus primeros materiales musicales, y siguen siendo referencia para aquellos que no temen fusionar géneros tan disímiles, y que siempre se atreven a explorar más allá.

IL Gimón