Inicio Archivo discografico 30 años de “Kick”, el paso de gigante de INXS

30 años de “Kick”, el paso de gigante de INXS

2389
Inxs

Inxs

Kick

Wea/Atlantic. 1987. Australia

 

Para el momento de la edición de su sexto disco, la agrupación formada en Sydney tenía ya tras de sí una historia de diez años y varios éxitos relevantes como una de las bandas más relevantes en Australia. Fue, sin embargo, Kick el que transformó a Inxs en una banda de impacto planetario. De hecho, el disco pudiera confundirse con un “grandes éxitos” al contener temas muy exitosos en todo el mundo como “Devil Inside”, “Need You Tonight”, “New Sensation”, “Never Tear Us Apart”, y otros como “Mistify”, “Guns in the Sky” o “Mediate” que también sonaron en radio.

Todo estaba servido para que el sexteto conformado en 1977 por los hermanos Farriss (Andrew en teclados y guitarra; Tim en guitarra; Jon en la batería), Kirk Pengilly (guitarra, saxo), Garry Gary Beers (bajo) y Michael Hutchence (voz líder) escalaran al Olimpo, tras varios discos en ascenso. La banda pasó de un sonido new wave sin demasiado gancho en sus primeros dos discos (INXS, 1980; Underneath the Colours, 1981), a un más imaginativo pop rock en Shabooh Shoobah (1982). Pero aún estaban construyéndose.

Las cosas comenzaron a cambiar con The Swing (1984), producido por Nile Rodgers de Chic, quien el año previo había producido el exitoso Let´s Dance de David Bowie. El tema “Original Sin” fue un gran éxito y el video rotó mucho en MTV.

El sonido funky que había comenzado a despuntar en The Swing cogió más vuelo en Listen Like Thieves (1985), con temazos como “What You Need”. Sin embargo, aún no habían logrado publicar un álbum verdaderamente redondo, sin fisuras, sin temas prescindibles. Y eso terminó de ocurrir con el potente Kick, con la brillante producción de Chris Tomas y grabación de David Nicholas entre Paris y Sidney. Paradójicamente, la disquera inicialmente no quedó contenta con lo que escuchó y quiso que grabaran otro disco diferente.

La fiereza de “Guns in the Sky” abre el álbum y de inmediato se constata lo que Pengilly dijo alguna vez luego de su anterior disco: “queremos un nuevo disco en el que todos los temas sean singles”. Y sigue “New Sensation”, pegadizo funky que aun hoy (a pesar de cierta sonoridad del teclado ya caduca) conserva su fuerza intacta. Hutchence nunca había cantado con tanta energía ni las guitarras habían sonado tan libres como en este trabajo. La seductora “Devil Inside”, otro palazo, posee una maravillosa línea de bajo, un estupendo y dosificado riff de guitarra y una forma de cantar que a veces recuerda a Mick Jagger. Sin pausa, sobreviene otro tema de altos quilates, “Need You Tonight”, funky, libidinoso, provocativo…Como a veces ocurre, el riff le vino a Andrew de manera súbita cuando se estaba montando en un taxi para viajar a Hong Kong con Hutchence para terminar de componer para el disco. Subió a su habitación y rápidamente lo grabó en cassette.

Mediate” posee una estructura rítmica electrónica cercana al Prince de la época, con la voz de Hutchence algo procesada y unas atmosferas arropantes de teclados y saxo. El videoclio posee la misma estructura de “Subterranean Homesick Blues” de Bob Dylan, incluyendo los errores.  “The Loved One” es otro tema con potentes riffs de guitarra muy a lo Keith Richards/Ron Wood, con un coro de cierto aire soul. El tema es original de la banda australiana The Loved Ones que la popularizó en 1966. Había sido versionada originalmente en 1981, lanzada como single y luego incluída en el compilado Inxsive (1982). Esta es una segunda versión sustancialmente distinta.

Wild Life” es un tema salvaje, como su título indica, especialmente por la batería y las guitarras, el cual contrasta con “Never Tear Us Apart”, una maravillosa balada dominada por acordes de teclados y arreglos orquestales y en la que saxo y batería son claves. Fue otro de los temas ideados en Hong Kong, aunque en principio era una balada para piano. Durante el funeral de Hutchence fue colocada y por ello es considerada un emotivo himno por los fans de la banda. “Mistify”, uno de los primeros que tocaron en vivo antes de grabarlo, es un tema que podría haber sido un éxito pero otros lo opacaron. Es seguido por el enérgico “Kick”, probablemente el más cercano al sonido de los 80 y sus discos previos, con una sección de metales tremenda. “Calling all Nations”, posee un swing funky de carácter festivo, relacionado con la letra. El cierre del disco, “Tiny Daggers”, es el más rocanrolero, de espíritu stoniano y springsteeniano.

Han pasado 30 años y Kick permanece vital, con casi 20 millones de ejemplares vendidos alrededor del mundo, haciendo de Inxs la tercera banda australiana más vendedora después de AC/DC y Bee Gees. Sin duda, este es uno de los más representativos discos de los años 80 y obviamente piedra angular de Inxs. En medio del creciente éxito nada hacía prever que diez años después el carismático Michael Hutchence se suicidaría. Pero eso es otra historia.

Juan Carlos Ballesta