Inicio Archivo discografico 40 años después y aqui siguen los Sex Pistols

40 años después y aqui siguen los Sex Pistols

2097
Sex Pistols

Sex Pistols

Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols

Virgin. 1977. Reino Unido

 

Sex Pistols es una de esas bandas que ha impactado para bien o para mal en la escena musical más allá de ser considerados como un infame producto de la mente de Malcolm McLaren. Este empresario londinense vio el potencial en el grupo The Strand: el baterista Paul Cook, el cantante Steve Jones y el guitarrista Wally Nightingale, que visitaban su tienda especializada en ropa inspirada en la estética teddy boy, y les presenta a otro asiduo visitante, el estudiante de arte Glen Matlock, que fue reclutado como bajista. El cuarteto inspirado obviamente por Roxy Music, se hacía pasar por equipo técnico en los conciertos a los que asistían para robarse todo lo que pudieran y de ahí vienen algunas de las historias de cómo Jones obtuvo una de las guitarras de David Bowie y un amplificador de Bob Marley.

McLaren y su entonces novia, la modista Vivienne Westwood, pasan una temporada en Nueva York en 1974 y se empapan de la naciente cultura musical underground asociada al mítico bar CBGB, además del culto asociado al sadomasoquismo que ya habían comenzado a explorar en su tienda llamada ahora SEX. De esas andanzas, comienza una asociación con la banda New York Dolls con Malcolm fungiendo como mánager y Vivienne como asesora de imagen, y es así como vuelven a Londres con ganas de transformar a The Strand en algo más desafiante.

Luego de su primera presentación despiden a Nightingale y Steve asume el rol como guitarrista, ahora con un instrumento que Sylvain Sylvain de New York Dolls le había cedido a McLaren, buscando entonces vocalista. Habiendo audicionado a varios para asumir el rol, entre ellos Kevin Rowland que posteriormente formaría Dexys Midnight Runners, conocen a John Lydon, un chico de cabello verde que vestía una camisa rota de Pink Floyd que tenía escrito a mano I HATE (yo odio). Su porte lo hacía interesante en un contexto británico donde muchos tenían cabello largo y su aspecto irreverente lo convertía en el candidato ideal, incluso apuntando su pobre higiene dental en el apodo Johnny Rotten (podrido). Y finalmente bajo la visión de McLaren, adoptan el nombre Sex Pistols por ser un nombre provocativo que perfectamente reflejaría la polémica alrededor del cuarteto y su manager.

Luego de haber ensayado como cuarteto tienen su primera presentación en noviembre de 1975 en Saint Martins College, donde Matlock estudiaba y su repertorio contaba aún con pocas canciones originales y algunas versiones de The Who, Dave Berry y The Monkees. Sus primeros shows eran ruidosos, disonantes y caóticos y esto motivaba a un culto entusiasta en torno a esta banda tan idiosincrática, tanto musical como estéticamente, motivando a unos jóvenes de Manchester como Howard Devoto y Pete Shelley a ir a Londres a principios de 1976 para ver esta nueva banda que estaba generando tanta atención.

The Sex Pistols
Johnny Rotten, Glen Matlock, Steve Jones y Paul Cook: The Sex Pistols en Londres, Octubre 1976. Foto © Bob Gruen / www.bobgruen.com
Please contact Bob Gruen’s studio to purchase a print or license this photo. email: info@bobgruen.com
Image #: R-258
El efecto contagio

Al volver al norte inglés, Devoto y Shelley forman de inmediato Buzzcocks, su propia banda con claras influencias de los Pistols, tal y como sucedió con Joe Strummer, que tras compartir un concierto con su banda The 101ers vio el futuro en este furioso sonido y poco tiempo después formó The Clash. Similar al fenómeno que ocurría con The Ramones del otro lado del Atlántico, cada presentación de los Sex Pistols promovía la aparición de nuevas bandas, como en Manchester que en el escaso público a uno de sus conciertos se encontraban unos jóvenes que se unirían como Warsaw y luego serían reconocidos como Joy Division, Mick Hucknall (Simply Red), Mark E. Smith de The Fall y Tony Wilson, periodista y promotor musical que mostraría posteriormente algunas grabaciones en vivo de esta naciente escena punk inglesa en su programa de televisión So It Goes.

Sex Pistols logra un contrato con EMI Records en octubre de 1976 y a finales del siguiente mes tenían su primer sencillo “Anarchy In The UK”, producido por Chris Thomas, quien había trabajado con Roxy Music y Pink Floyd, además de Bill Price y Dave Goodman. Este himno sería el primer esfuerzo, una carta de presentación nihilista con referencias de los grupos rivales en el conflicto en Irlanda, y con la constante idea de destruirlo todo. Igual de controversial sería su actuación en el programa de entrevistas de Bill Grundy donde profirieron insultos, ganándoles presencia en los tabloides donde resaltaban “la suciedad y la furia”.

Comienza 1977 con la salida de Matlock por roces con Rotten, aunque según Jones se debía a que le gustaban mucho los Beatles. Es reemplazado por un seguidor de la banda, John Simon Ritchie apodado Sid Vicious, como una manera de establecer una rivalidad los dos John y Cook/Jones. Más allá de su incapacidad de ejecutar el bajo, tenía la actitud y el look correcto que le iba a la banda. Firmaron un nuevo contrato con A&M Records que en una semana se encargaron de perder por su comportamiento destructivo y eso incluyó que no lanzaran su próximo sencillo, “God Save The Queen”, que por suerte salió finales de mayo por el sello Virgin con el cual habían firmado a principios de ese mes.

Con su tono irónico y burlesco, es una muestra de la filosofía de la banda de que no hay futuro. Por su contenido que se mofaba de la realeza británica, muchos se negaron a vender el sencillo e incluso fue prohibida en las radios, hecho que contribuyó a que se convirtiera en número uno en las listas a pesar de no mostrar su nombre. A propósito de la celebración de los 25 años de la coronación de la reina Elizabeth, McLaren sugirió que la banda tocara esta canción a bordo de un barco en el río Támesis mientras navegaban frente al palacio de Buckingham y esto les costó la cárcel tanto a la banda como a varios de sus seguidores, alimentando la dual fama/infamia en la prensa en torno al grupo. Conseguir conciertos en los meses siguientes fue complicado ya que nadie apostaba por ellos debido a su destructivo comportamiento. A la par de estos eventos, la banda entraba a grabar periódicamente en los estudios Wessex, donde Jones asumía el rol de bajista en el estudio porque Matlock se había rehusado a trabajar en la grabación si no le pagaban por adelantado y Vicious no había mejorado en el instrumento.

El único disco

Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols es completado en septiembre y lanzado el 28 de octubre de 1977, siendo objeto de censura debido al uso de la palabra bollocks (cojones). La sensacionalista portada, diseñada por el artista anarquista Jamie Reid, contaba con colores brillantes y el nombre de la banda en letras recortadas. Incluyó los cortes promocionales previamente lanzados junto a una decena de piezas donde brillan triunfantes las furiosas guitarras rocanroleras apoyadas en un bajo estable y una percusión que recuerda más a grupos del más primitivo rock. La voz de Johnny Rotten suena chillona, desafiante, desafinada en momentos y siempre histriónica de un modo muy estridente mientras toma descansos para declamar antes de seguir con sus ráfagas líricas.

Con un motivo musical prestado de “In The City” de The Jam, arranca la irónica “Holidays In the Sun” con una fascinación por la gris y dividida ciudad de Berlín. Este fue el cuarto single del disco y fue top 10 en las listas musicales británicas. La única participación de Vicious en esta placa discográfica es en “Bodies”, apoyada con otro canal de bajo ejecutado por Jones. Su contenido crudo es bastante literal, describiendo la complicada vida de una fanática de la banda llamada Pauline que había abortado en diversas ocasiones, hecho que afectó profundamente a Lydon, que no para de escupir improperios luego del falso final de la canción. Es posible que el momento más brillante de Jones sea en el riff inicial de esta canción que contribuye a crear una atmósfera densa.

No Feelings” es una malsana relación amorosa donde el protagonista prefiere estar solo y su enamorada lo sigue ciegamente a pesar del profundo desprecio al que es sujeta, reflejada a la perfección en la desesperada manera de disparar palabras de Lydon. “Liar” está inspirada en la relación con McLaren, que en muchísimos aspectos veía a la banda como un producto o un experimento con el que se divertía a costa de ellos. Musicalmente, guarda muchas similitudes con “Puss N Boots” de la otra banda que había manejado Malcolm, New York Dolls. Sigue el anti tributo a la reina de Inglaterra del cual existen dos versiones que salieron como sencillo: la de A&M Records que se considera una de las rarezas más costosas actualmente, y la de Virgin posteriormente con otro lado B. “Problems” es otra muestra de las amargas letras que puede ser acerca de la relación con el manager de la banda y se escucha a un Lydon resentido asignando toda la responsabilidad a esa persona que lo trata como un producto, como un ente sumiso sin razonamiento.

La cara B inicia con la celebración de rebeldía adolescente “Seventeen” que declara absoluto desinterés en lo antiguo y por el contrario demuestra su propia identidad en sus gustos. La inspiración viene de “I’m Eighteen” de Alice Cooper, la canción con la que John audiciona en la rocola de la tienda SEX para Malcolm y el resto de la banda, aunque musicalmente guarda similitudes con T. Rex y Bowie, parte de las inspiraciones glam que apasionaban a Steve y Paul. Es el turno ahora de la pieza insigne de la banda y primer sencillo editada un año antes, con la rima forzada fonéticamente de anticristo y anarquista. Apocalíptica y nihilista, los acordes descendentes introductorios hacen que avecine el caos en un tema que suena sospechosamente limpio y hasta glamoroso con el uso de modulación tenue en el manto de guitarras de la mano con el coro de Matlock y Jones.

Como encargo del mánager, se les solicitó a la banda que escribieran sobre dominación-sumisión y sadomasoquismo. John no estaba contento con la idea pero junto a Glen logran escribir un juego de palabras en “Submission” que termina siendo acerca de una misión de submarino, manteniendo una delgada línea con la temática sexual que les fue requerida en primer lugar. Con el préstamo del riff de ABBA de “SOS”, Matlock compone la introducción de “Pretty Vacant”, reservándose el origen para no ser juzgado por sus compañeros. Editado como promocional tres meses antes del álbum, la temática se asemeja más a “Blank Generation” de Richard Hell y una vez más la dicción del vocalista juega un papel importante enfatizando la última sílaba de vacant (vacío) para que suene como cunt, eufemismo para la vagina, también usado como término derogativo. Otra dura y abierta crítica a McLaren es “New York”, que había traído la idea de punk de la ciudad que nunca duerme, además de su fijación con la primera banda que había manejado, al punto de hacer referencia a una de sus piezas más representativas: “Looking For A Kiss”. La conclusión es un despiadado saludo a su primer sello y breve pero enfáticamente a A&M, “EMI”, por haberlos despedido tras el penoso incidente Bill Grundy y otras conductas negativas.

Entre las fechas en vivo posteriores al lanzamiento poco se menciona sobre la presentación en el matiné para niños de bajos recursos y de familias disfuncionales que dieron el día de navidad. 1978 abrió con una gira en el sur de Estados Unidos que devino en conflictos internos, además del estado de salud de Sid y su adicción a la heroína. Vicious se había convertido en un problema así como sus ataques violentos como en Texas donde agrede a un espectador golpeándolo con su bajo. La última presentación de la banda fue el 14 de enero en San Francisco donde con un mal sabor de boca y tras cerrar con una versión de The Stooges, “No Fun”, John dice: “¿no se sienten como si hubiesen sido engañados? Buenas noches”.

El legado

La fractura del cuarteto ocurrió días más tarde cuando Jones, Cook y McLaren se dirigen a Brasil y entre sus planes de vacaciones graban unas canciones así como Sid en París. Ese material del trío con diferentes cantantes, formaría parte del soundtrack del proyecto audiovisual de Julien Temple “The Great Rock And Roll Swindle” (o La Gran Estafa del Rock And Roll), que saldría años después como una fantasiosa versión de la historia desde la perspectiva maliciosa de Malcolm como mente maestra detrás de los “títeres” que eran Sex Pistols.

Lydon abandona su apodo de Rotten y se enfoca en trabajar con Keith Levene, antiguo miembro de The Clash, y un amigo de la infancia, Jah Wobble, en su propio grupo Public Image Limited editando un álbum en menos de un año. Por su parte Cook y Jones participan en diversas agrupaciones como Sham Pistols con integrantes de Sham 69, The Greedies junto a tres miembros de Thin Lizzy, Neurotic Outsiders, Chequered Past y en la banda en vivo de Iggy Pop.

En 1979 fallece Sid Vicious de sobredosis mientras John entabla disputas legales con su anterior mánager por mal manejo del dinero de la banda, así como derechos sobre las grabaciones que finalmente fallan a favor del cuarteto en 1986. Diez años después se reúnen con Matlock en la gira infame “Filthy Lucre” (lucro sucio) girando por seis meses que resultan en una grabación oficial en vivo. Como deuda con la banda, Temple realiza un documental en el año 2000 desde la perspectiva de la banda con el nombre inspirado en el llamativo titular que la prensa británica apuntó tras los hechos en el programa de Bill Grundy.

Éste, su único álbum de estudio, es revisado en el programa Classic Albums en 2002, mientras vuelven a tocar a propósito de la celebración del quincuagésimo aniversario de la Reina Elizabeth. Grandísima paradoja. Rechazan la inducción al Salón de la Fama del Rock And Roll considerando esto como una muerte al espíritu de la música rock muy a pesar de que muchos consideraban que sus esporádicas presentaciones en vivo en los años siguientes como una manera de obtener dinero.

Sin embargo, el legado de Sex Pistols, sea musical, estéticamente o en su actitud, persistió y persiste en bandas desde Nirvana hasta Suede, pasando por Oasis, Motorhead, Flema, Social Distorsion, Eskorbuto y The Jesus And Mary Chain, entre muchísimas más. Su único documento discográfico permanece en el tiempo como una respuesta a una aparentemente inofensiva Inglaterra con una serie de problemas subyacentes que estallan con caos y un mensaje nihilista. El mensaje irreverente “anti todo” siempre será su carta de presentación para impactar al escucha con la suciedad y la furia.

IL Gimón