Inicio Noticias ARAWATO se lanza al ruedo

ARAWATO se lanza al ruedo

Un proyecto que promete compuesto por Luis Jiménez (Los Mesoneros), Rodrigo Solo (ViniloVersus) y Carlos Imperatori (Tumbador, Dioslepague), lanza su primer single, «La apertura». adelanto del EP debut. La novedad es que ninguno de los tres toca el instrumento que acostumbran.

ARAWATO  surgió de unas sesiones espontáneas en Tumbador Studios, a partir de la propuesta que hizo Rodrigo Solo (Bajo y voz) a Luis Jiménez (Teclados y voz) y Carlos Imperatori (Batería).

A excepción del resto de los temas del EP,  es el único que no ha salido de improvisaciones en formato Wurlitzer, bajo, batería. Era una canción en el que llevaba tiempo trabajando y sentí que podía funcionar para ARAWATO por ser netamente rock.  Una vez que Carlos y Rodrigo lo escucharon, inmediatamente supimos que lo teníamos que grabar y empezamos a trabajarlo”, recuerda Luis.

Es un rock and roll del alma, donde quisimos ir más allá de lo acostumbrado además de pasarlo bien. Todo lo que surgió en el estudio fue consecuencia de una conexión musical que debía ser plasmada en canciones. ‘La apertura’ es la carta de presentación”, sentencia Rodrigo.

Cada uno decidió explorar una perspectiva diferente a la que estábamos acostumbrados, la regla es que no hay reglas, comenzando por un cambio de instrumento. Creo que el  Wurlitzer definitivamente inspiro a Luis Las melodías y progresiones de acordes que fueron convirtiéndose en canciones con una sonoridad muy especial, Rodrigo aportando matices con su guitarra y el bajo, yo retome la batería que en realidad fue mi primer instrumento y eso lo hacía doblemente gratificante”, añade Carlos a propósito del desarrollo de ARAWATO como trío.

La idea de comenzar desde cero, alejados del hermetismo que sus proyectos principales, contribuyó a que ARAWATO viera su génesis sobre la base de plantearse caminos diferentes, visiones novedosas y el placer que produce darle vida a un sonido entre amigos. “Es una oportunidad de conocer y mostrar otras facetas musicales que no había explorado, una manera de volver a lo que es comenzar un proyecto, donde no hay expectativas, presiones o prejuicios., simplemente libertad pura e intuición”, explica Luis.