Inicio Ahi estuvimos Brenda Rengel (Trasnocho Cultural, Caracas) (Junio 12, 2016)

Brenda Rengel (Trasnocho Cultural, Caracas) (Junio 12, 2016)

671
Brenda Rengel
Foto: Leonardo Bigott

Brenda Rengel

Trasnocho Cultural, Espacio Plural, Caracas

(Junio 12, 2015)

 En ocasión del concierto Guitarra Tanguera que diera Aquiles Báez en esta misma sala, tuve la oportunidad de ver y escuchar a la violinista Brenda Rengel. Su técnica y sensibilidad eran sobresalientes y su sonido, en algunos aspectos, me recordaba al gran virtuoso Alexis Cárdenas. Aquella tarde fue espléndida no sólo por la excelente música que conformaba el repertorio y el alto nivel de sus intérpretes sino también porque ese día demandaba presentarme ante esta genial violinista para una entrevista en un futuro cercano.

No pasó mucho tiempo para que Brenda presentara su proyecto solista junto a Freddy Adrián (contrabajo) y Miguel Siso (cuatro). En mis reflexiones sobre el desarrollo de la música venezolana actual, recordaba con especial deferencia como en el presente, músicos del nivel de Brenda realzan las composiciones, no sólo de músicos legendarios  como Gerry Weil y Django Reinhardt, sino también de sus contemporáneos y coterráneos como Edward Ramírez y Aquiles Hernández. Esta generación destaca por su profesionalismo y respeto hacia la música y quienes la componen.

Con esa actitud y un repertorio con un poquito de todo conformado por 12 temas, Brenda dio inicio con  “Danzaperoco”, una danza de Edward Ramírez incluida en su CD Parroquia (2012). Ya desde el inicio, el contrabajista Freddy Adrián y el cuatrista Miguel Siso, demostraban su calidad como instrumentistas. “Chega De Saudade”, el emblemático tema de Antonio C. Jobim, fue la segunda muestra. Ya aquí uno podía observar con perplejo como Brenda pasaba de un género a otro con una seguridad y facilidad sorprendentes.

Danza, bossa y luego una hermosa pieza de Aquiles Báez, “Felina”, donde Miguel Siso con suave arpegio nos llevaba a otros predios. Al término del tema, Brenda tomó el micrófono para agradecer a la audiencia y hablarnos de su “Herencia familiar”, título  de esta composición de su padre, Jesís “Chuíto” Rengel, que bien expresa aquel proverbio que dice “hijo de gato, caza ratón”. Cuatro composiciones sirvieron como venia a la familia, ésta, “La Reina y Rey” (un joropo oriental compuesto por su padre en honor a ella y a su hermano), “Media luna andina” de César Prato en voz de Sara Cardona, primera invitada y madre de Brenda, y “Ojos color de los pozos” donde participó como invitado el excelso maraquero Manuel Rangel.

La bien timbrada voz de la Sra. Cárdenas tuvo en Freddy y Miguel a los mejores acompañantes. En este segmento destacaron los solos de ellos, en especial Adrián. Ya hacia el final del concierto y tras haber interpretado con especial dulzura el tema “Infancia” de Gerry Weil, la audiencia disfrutó un ‘dos en uno’ conformado por “El guaritoto y la pequeña Brunswick”, y “La tijera”, de Orlando Cardozo y Gonzalo Teppa respectivamente. Fue la ocasión para que Freddy y Miguel entablaran un breve diálogo con especial ahínco.

Luego vendría  “Noche”, tema de Aquiles Hernández, presente en la sala, y cuyo inicio dejó escuchar las palmas de Miguel Siso y un contrabajo percutido por las manos de Freddy. La hermosa composición estuvo seguida de “El nené chimbanglero”, momento en el cual la violinista cedió el micrófono a Miguel Siso para que presentara su composición. En esta última parte también resaltó una especie de mini dueto entre Freddy y Miguel. El variado repertorio satisfizo a la audiencia pero como suele ser ya costumbre cuando se está ante músicos de esta estatura, se dejó escuchar en crescendo, ¡otra! ¡otra! ¡otra! para traer al trío de nuevo a escena y culminar con un estándar del emblemático guitarrista gitano Django Reinhardt y su Minor Swing.

Brenda representa un talento promisorio más allá del amplio espectro musical venezolano. Ya oiremos pronto más de ella.

Leonardo Bigott