Inicio Discos Dandy León «Todo es bello» (2016) (Venezuela)

Dandy León «Todo es bello» (2016) (Venezuela)

2048
Todo es bello

Dandy León

Todo es bello

Independiente. 2016. Venezuela

Como generalmente ocurre con el disco debut de una banda, éste disco tuvo un largo período de incubación mientras se terminaba de consolidar tanto la formación como su propio lenguaje, construido a lo largo de cuatro años, primero por Ignacio Umerez (guitarra, voz principal) y Juan Bruestlen (guitarra, coros), compañeros de colegio en Guacara (estado Carabobo) y compositores de todos los temas. Luego, ya en Caracas, se les unió el bajista Carlos Sánchez, quien ha sido una pieza fundamental no solo en el sonido sino en el proceso de dar a conocer al grupo gracias a su experiencia previa con Los Telecaster. Con el proceso de grabación del disco ya avanzado se unió el versátil baterista José “Tipo” Núñez (Cosaspasarán y un largo etcétera), quien se encargó de completar las baterías que había comenzado a grabar Luis Rojas. El cuarteto ha ido, sin embargo, creciendo con la inclusión en vivo del guitarrista Gustavo Medina.

Todo es bello es un título envuelto en la ironía tratándose de una banda que debuta en medio de la peor crisis económica y sociopolítica que se recuerde en Venezuela, y resulta ser su única crítica -aunque tangencial- ya que sus textos están inspirados principalmente por “el eterno femenino”, un universo que abordan desde diversos ángulos: relaciones, despecho, amores platónicos, engaños, sensualidad, deseo, sexo…Aunque no es obligatorio escribir sobre otros temas si no salen de la honestidad y la necesidad interior, es probable que en el futuro cercano salgan de forma natural otros tópicos necesarios para balancear la temática.

El disco tiene una duración perfecta: 37 poderosos minutos repartidos en 12 temas sin desperdicio, con influencias obvias del britpop del siglo 21 (Arctic Monkeys, Last Shadow Puppets, Kasabian, The Coral, Maximo Park, The Zuttons, Art Brut, The Beta Band, entre otros), de Blur, de los Beatles, de los Kinks, de Marc Bolan, pero también de nombres indispensables del sonido norteamericano actual como Jack White, The Black Keys, Vampire Weekend, Yeasayer, The Fiery Furnaces e incluso Devendra Banhart. Otras influencias más cercanas como el desaparecido trío caraqueño Cunaguaro Soul o la banda mexicana Zoé, orbitan en algunos pasajes. Ninguna de estas influencias es lo suficientemente dominante, por lo que el grupo sortea el encasillamiento con destreza. Dos ejemplos perfectos son “Cruzada” y “Manuela”, que se mueven de Suráfrica a Nueva York (vía Vampire Weekend) a Londres y aterrizan en Caracas. “Cómprame” es una de esas canciones “catchy”, a las que es imposible resistir desde la primera escucha, con esos coritos en plan Blur, las palmas y el groove a lo Marc Bolan. La acústica “Abrázame” es casi el demo original y ubicada en el medio del disco le otorga un rol de interludio. La potente “Entre tus células”, que estuvieron a punto de descartar, es la canción más urgente y salvaje y sus dos minutos de duración resultan capitales para el álbum. El espíritu folk a lo de Devendra aparece en “Quiéreme”, tema romántico y pegadizo, una estética que recuperan en “No te defino”, con la que cierran el disco. El resto de los temas conforman un cuerpo de canciones homogéneo.

Dandy León (título inspirado a partes iguales por la flor Dandelion o diente de león y el cantante mexicano León Jauregui) hacía falta en el panorama local. Su sólido y a la vez fresco sonido (que ellos denominan pop psicotropical) que a partes iguales balancea las melodías guitarreras, las armonías vocales y la eficaz base rítmica, pareciera de una banda con años de historia. La voz de Umerez se mueve entre la seductora displicencia de Damon Albarn, la potencia melódica de Alex Turner y la cadencia folk-melancólica de Banhart o Bolan.

Apenas empiezan y ya apuntan muy buenos modales con Todo es bello.

Juan Carlos Ballesta