Inicio Archivo discografico 50 años de Ladies W.C.: una joya de culto de la psicodelia...

50 años de Ladies W.C.: una joya de culto de la psicodelia latinoamericana

705
Ladies WC

Ladies W.C.
Souvenir. 1969. Venezuela

Este año han llegado al medio siglo una serie de discos clásicos del rock, entre ellos el épico In The Court of the Crimson King de King Crimson, un álbum venerado por audiencias alrededor del mundo e igualmente, el icónico Hot Rats de Frank Zappa, luego de la disolución de The Mothers of Inventions, o Abbey Road, el último álbum grabado por The Beatles

No tan superlativo como esos tres pero altamente atractivo y con un valor excepcional, es Ladies W.C. álbum debut de la efímera banda venezolana del mismo nombre que durante décadas ha sido buscado por coleccionistas europeos por su valor musical y la presentación original en vinilo de colores psicodélicos.

Con un concepto musical cónsono al rock de los tiempos que rodaban, Ladies W.C. era poseedor de un sonido filoso gracias a la guitarra de Adib Casta (†), joven músico de Puerto La Cruz que para entonces tenía tanto que decir, guardando las distancias, como Clapton o Hendrix.

Para aquellos días, Ladies W.C. la conformaban, además de Casta, los hermanos Mario Seijas en la batería y percusión; y Jaime Seijas en la guitarra, órgano y voz; con el norteamericano Stephen Scott en el bajo, armónica y voz; y la participación del flautista Héctor Fuenmayor.

Sobre el álbum existen muchas anécdotas y pesan una serie de elementos legales que han impedido una mayor divulgación y, al mismo tiempo, un merecido trato de la obra. Hace varios años fue publicado de forma ilegal por el sello Essex que ha estado buscando obras de este tipo en Venezuela y otros países del continente.

Una de esas anécdotas se refiere al colorido del acetato. Cuenta la leyenda que cuando el disco estaba por ser prensado, el productor advirtió que una persona echaba un polvo negro. Inquieto por el hecho, preguntó para que era eso y la respuesta fue “para darle color al vinilo”, a lo que el productor preguntó nuevamente, “¿Y si le echas polvo de colores, sale de colores?” Sí, fue la respuesta.

El hecho tuvo una rara consecuencia, cada disco es un original ya que al vaciar el polvo de colores, el patrón que definía era único para cada disco. Por ello y por la música en él contenido, hoy se pagan más de seiscientos dólares en el mercado discográfico por un ejemplar de este emblemático álbum.

Ladies WC Ladies WCCon un sonido que evoca a Cream, Ladies W.C. destiló una serie de clips sonoros incorporándoles entre un tema y otro. Una decena de composiciones colectivas, conforman esta gema discográfica que se ha convertido en un especie de disco de culto. Bien pudiera estar en la lista de “Los 1001 discos que debes escuchar antes de morir”.

Cantado en inglés, nuestro celebrado álbum inicia con “People”, un tema con el sonido que suele producir el vaciado de una poceta seguido por la banda y la afilada guitarra de Adib. En el tema escuchamos “Vamos gente piensa en tu vida…” un mensaje en el ocaso de ese ensayo social llamado “la utopía hippie”.

La frase inicial de Casta cede espacios a acordes rítmicamente marcados por Seijas. La pieza tiene una interesante dinámica con sus suaves pasajes. Llama nuestra atención el uso del wah-wah.

Casta vuelve con sus filosas frases en “I Cant See Straight” tras el intro sonoro de una multitud. Scott, alterna la armónica y sus versos con las frases de Adib dicéndonos que “no puede ver bien”.

La primera tríada la completa “To Walk On Water”, que inicia con un acuoso sonido para dejar esta hermosa balada blues, donde Fuenmayor interpreta la flauta para adornar la voz. La armónica es también protagónica en este cadencioso tema.

Los sonidos de una sirena y una radio son los primeros que escuchamos en este otro blues más enraizado en la tradición, “Heavens Coming Up”. Brutal el “solo” de Scott en la armónica. “¿Has visto a mi mujer? Me trata muy mal…” nos cuenta el cantante.

Jaime y Adib descargan con sobrada pasión. El llanto de un niño es el punto de enlace de esa pieza con “Y a donde miro veo la sombra de esa vida”, cuya voz tiene un dejo de Roger Daltrey (The Who). Casta ejecuta otro interesante solo que se extiende por unos treinta segundos. El título es empleado como un verso reiterativo hacia el final.

Una orquesta abre “Searching For A Meeting Place” (Buscando por un lugar de encuentro). Casta y Seijas vuelven con las guitarras mientras Scott, una vez más, emplea el titulo como reiterativo verso.

Casta luego queda solo junto a Seijas en la rítmica. Scott resulta un tanto angustioso en la búsqueda de su lugar de encuentro mientras el wah-wah y un jet se nos cuelan como preámbulo para “Pónlo en tu pipa y fúmatelo”.

Esta séptima canción nos presenta a Scott y Casta descargando toda su energía. “Cuida tus pasos, hombre, hay un mejor lugar para esto”.

El sonido de un accidente automovilístico es el escogido para mantener nuestra atención entre ésta y “El Tiempo De La Esperanza Se Ha Ido”, la cual es una hermosa y triste balada donde destaca el órgano de Seijas, quien intercambia ese rol con Casta en otros momentos del álbum.

El tema tiene un recitativo que en parte nos dice, “Pero algún día sentiremos el soplo del tiempo…

Se escuchan unos vidrios quebrarse como antesala a “W.C. Blues”, donde Scott y Casta protagonizan. La puntuada rítmica también da espacio a Seijas, una vez más, al órgano.

El instrumental tiene también un interesante cambio en el punto medio y en la incorporación de un sonido como el que experimentamos en los parques de atracciones antes de escuchar “I’m Gonna Be” con Scott una vez más en la armónica y su voz, “Te diré algo nena, seré por ti…

En retrospectiva, Ladies W.C. sigue tan provocativo y disfrutable como en aquellos días. Con su collage sonoro a lo largo del álbum y al final del mismo, su fusión de rock/blues, y las descargas de armónica, guitarra y en ocasiones órgano, Ladies W.C. permanece como una gema musical que ha permanecido por 50 años como uno de los más apreciados discos del rock venezolano y latinoamericano.

Leonardo Bigott