Inicio Noticias Little Richard: se fue el frenético predicador del rock and roll

Little Richard: se fue el frenético predicador del rock and roll

110
Little Richard

Uno de los arquitectos y más representativos artífices del nacimiento y consolidación del rock and roll primigenio ha fallecido a los 87 años


Frenético, desbocado, de mirada enloquecida y piernas cortas, de imagen andrógina, predicador evangélico y rocanrolero, el pequeño Richard fue dueño de una voz potente y una actitud desafiante y nos deja unos cuantos de los más legendarios temas de la historia del rock and roll.

Muere a los 87 años, pero en realidad hace tiempo que sabíamos que estará siempre con nosotros.

Juan Carlos Ballesta

 

Richard Wayne Penniman (1932-2020) fue denominado de varias maneras, The Innovator, The Originator y The Architect of Rock and Roll, pero fue como Little Richard que pasó a la historia, una derivación de Lil Richard, como lo llamaba su familia debido a su pequeño tamaño y su deformidad de nacimiento en una pierna, más corta que la otra.

El pequeño Richard fue uno de los verdaderos arquitectos del rock and roll junto a Chuck Berry y Jerry Lee Lewis (el único de los tres que aún vive).

Antes de convertirse en un fenómeno de ventas durante la segunda mitad de los 50, tuvo que pasar por varios grupos y desafiar convenciones y sobre todo la religiosidad de su familia.

El difícil camino de Richard hacia el estrellato

Su gran irrupción ocurrió en 1955 con “Tutti Frutti”, pero para llegar ahí, Penniman vivió los avatares de una era de segregación y dificultades económicas de todo tipo.

Su acercamiento inicial a la música ocurrió en la iglesia de su pueblo Macon, Georgia, al tiempo que conocía a grandes exponentes del góspel como Brother Joe May, Sister Rosetta Tharpe, Mahalia Jackson y Marion Williams. En el colegio estudió saxofón y en paralelo comenzó a trabajar en el auditorio de Macon.

Sister Rosetta Tharpe lo escuchó cantando sus canciones con 14 años antes de su presentación en Macon. Quedó tan impresionada que lo invitó a abrir el show y le pagó. Allí Richard supo que podía dedicarse profesionalmente a la música.

Ike Turner lo inspiró a aprender a tocar piano y ya en 1949 se unió al show itinerante de Doctor Nubilo, de quien adoptó el uso de turbantes. Ese mismo año se fue de su casa y con 17 años se unió a Dr. Hudson’s Medicine Show, con quien interpretaba “Caldonia”, el tema de Louis Jordan, el primero que aprendió al piano.

Desafiando reglas, comenzó con un espectáculo vestido como drag con el nombre de Princess LaVonne, para entonces comenzar a tocar con Buster Brown’s Orchestra, quien lo bautizó como Little Richard.

Instalado en Atlanta, intercaló su rol como drag en shows de vaudeville, con visitas a clubs de rhythm and blues donde vio a Ray Brown y Billy Wright, quienes lo inspiraron a emprender su carrera como cantante y showman, adoptando la conocida imagen con el delgado bigote y el delineador de ojos.

Un primer contrato con RCA Victor, arrojó su primer éxito local en Georgia, “Every Hour”, pero al cabo de un año sin impacto nacional, el contrato no fue renovado. La relación con su padre había mejorado, pero en febrero de 1952 fue asesinado a las puertas de su local nocturno.

Luego de diversas experiencias, de crear su banda Tempo Toppers, un fallido contrato con Peacock Records y un tiempo en Houston, Richard regresó a Macon en 1954, sin dinero y desilusionado con la industria de la música.

Sin embargo, formó The Upsetters con el baterista Charles Connor y el saxofonista Wilbert «Lee Diamond» Smith, con quienes salió de gira como banda soporte del cantante Christine Kittrell.

Por sugerencia del cantante Lloyd Price, contactó a Specialty Records en febrero de 1955 y el propietario del sello le asignó al productor Robert «Bumps» Blackwell, quien en principio lo consideraba la respuesta a Ray Charles. Richards, en cambio, se sentía más afín a Fats Domino.

Little RichardLa explosión de Little Richard

En noviembre de 1955 fue lanzado “Tutti Frutti”, un contagioso tema a ritmo de woogie boogie con la famosa frase “A-wop-bop-a-loo-bop-a-wop-bam-boom”.

Fue un éxito instantáneo escalando al puesto 2 de las listas Billboard de R&B y abriendo las puertas para una seguidilla de inolvidables temas que definieron una era.

Long Tall Sally” siguió en marzo de 1956, llegando al puesto 1 y vendiendo más de un millón de copias, algo totalmente inusual para un músico negro.

Richard reforzó The Upsetters con la adición de los saxofonistas Clifford «Gene» Burks y Grady Gaines, el bajista Olsie «Baysee» Robinson y el guitarrista Nathaniel «Buster» Douglas.

Aquel año 1956 produjo una seguidilla de hits: «Slippin’ and Slidin’«, «Rip It Up«, «Ready Teddy«, «The Girl Can’t Help It» y el clasicazo «Lucille«, mientras Richard contribuía con sus frenéticos shows a unir a blancos y negros en una sola audiencia, y proporcionando temas a cantantes como Bill Haley y Elvis Presley, entre otros.

En 1957 se publicó su primer LP, Here’s Little Richard, conteniendo buena parte de los singles que lo habían catapultado, incluyendo el nuevo «Jenny, Jenny«, que fue seguido por «Keep A-Knockin’»

En 1958 se publicó el homónimo segundo disco con temas inmortales como “Good Molly, Miss Molly”, que había sido grabada primero en 1956, y “Hey Hey Hey Hey”.

El final del período rocanrolero y realmente influyente fue con el tercer álbum The Fabulous Little Richard (1958), cesando su relación con el sello Specialty en 1960, con un inventario de nueve singles en el Top 10 de las listas generales.

En paralelo ya Richard había comenzado a recorrer el país predicando con el Little Richard Evangelistic Team y ya convertido se casó con Ernestine Harvin en 1959.

Little Richard

Richard: entre el góspel y el rock and roll

En 1961 firmó con Mercury Records y con Quincy Jones de productor lanzó King of the Gospel Singers (1962) y aunque su intención era la de abandonar el rock and roll, fue imposible.

En 1962 dio varios conciertos en Gran Bretaña junto a The Beatles (que versionaban algunos de sus temas, como “Long Tall Sally”) antes de saltar a la fama. Luego en 1963 compartió con The Rolling Stones.

En 1964 un joven guitarrista llamado Jimi Hendrix se unió a The Upsetters, que ya tenía en sus filas a otra joven promesa, el teclista Billy Preston. En 1965, Hendrix se fue aduciendo mal pago.

Todos los discos de los años 60 tuvieron escasa repercusión, a pesar que sus shows seguían atrapando por su intensidad al tiempo que su imagen andrógina llamaba la atención (sin duda, influencia para Prince).  En 1969 fue invitado a varios shows de TV en el afán de volver a ganar atención.

Tras cambiar varias veces de sello, en 1970 pareció resurgir con el disco The Rill Thing y el filosófico tema “Freedom Blues”, que lo llevaron a la portada de la Rolling Stone.

Sin embargo, el repunte esperado no se produjo y Richard comenzó a ser considerado prematuramente dentro de los shows de revival y nostalgia, con actitudes erráticas en sus shows.

En 1976, en otro intento de regresar al éxito graba 18 de sus clásicos en Nashville, pero sus adicciones a drogas y alcohol habían afectado su voz. Decide entonces abandonar de nuevo el rock and roll y volver al góspel y el evangelismo.

Little RichardLittle RichardA partir de los 80, Penniman recibió trato de leyenda, con biografías, películas, tributos, invitaciones a colaborar, mientras compartía con naturalidad el rock and roll y la religión.

Su último concierto fue en agosto de 2014, con 81 años y su salud ya bastante deteriorada.

El gran Little Richard nos deja a los 87 años con una carga de energía que durará por siempre.