Inicio Archivo discografico 15 años de The Needle Was Travelling, joya electro-pop de Tarwater

15 años de The Needle Was Travelling, joya electro-pop de Tarwater

107
The Needle Was Travelling

En marzo de 2005, el dúo berlinés conformado por Ronald Lippok y Bernd Jestram publicó una de sus obras maestras, fusión perfecta de electrónica y pop

Tarwater
The Needle was Travelling
Morr Music. 2005. Alemania

En 2005, parecía difícil que el dúo alemán Tarwater pudiera superar las expectativas luego de aquel magistral Silur (1998).

The Needle was Travelling (2005), sin duda se colocó a la par de su obra maestra, un trabajo que redefinió la relación entre música pop y electrónica.

El talento de Bernd Jestram (guitarrista/bajista/programador) y Ronald Lippok (baterista/vocalista/programador e integrante de To Rococo Rot) ha proporcionado varios de los mejores discos producidos en Alemania durante los últimos 25 años.

Primero fue 11/6 12/10 (1996), con el que ya despuntaban, luego la colección de remixes y material disperso en singles Rabbit Moon Revisited (1997), para entonces desbocarse con el tour-de-force Silur, con el que se colocaron en el epicentro del nuevo pop electrónico europeo.

Gracias al éxito de crítica y público, el dúo pudo editar los dos siguientes en el mercado norteamericano. Animal, Suns and Atoms (2000) fue otra esplendorosa muestra de cómo mezclar la estética pop con la música electrónica, estableciendo algunos paradigmas como años antes lo habían hecho Portishead, Massive Attack y Bjork.

Para entonces, la voz de Lippok se había convertido en una de las más preciadas, reconocibles y cotizadas de la vanguardia electro pop, requerida por otros proyectos alemanes como Static y por grupos británicos de la estatura de Piano Magic. En el 2003 lanzaron Dwellers on the Threshold, que hasta el pasado 14 de marzo permanecía como la última de sus entregas.

Solo escuchando “Across the Dial” y “Stone” las dos primeras piezas de The Needle Was Travelling, una instrumental y otra cantada, se intuye que estamos ante un trabajo de gran alcance y con un logrado equilibrio.  Tras la orgánica “Seven of Nine” ya no queda duda.

Luego nos regalan “Entry”, uno de los momentos más pop a pesar de la ausencia de voz. En algo recuerda a los experimentos de Brian Eno con Bowie. Con la quinta canción aparece la única versión del disco, “Babylonian Tower”, una sorprendente recreación del tema original de la banda israelí Minimal Compact.

Ya Tarwater había incursionado en el mundo de las versiones en el disco anterior con un tema de Michael Gira/Swans.

TV Blood” y “The People”, son un par de gemas que desparraman la sensibilidad pop de sus creadores. Si el disco terminara aquí, justo en la mitad, no habría nada que reprochar.

Pero la segunda parte resulta también reveladora, con temas de elevada sensibilidad como las jazzeadas “All That” y “Jackie”, al tiempo que  “Yeah” es conducida por un contrabajo y unos misteriosos coros que hipnotizan.

El seductor downtempo de “In a Single Place” y las dos últimas piezas, “Unseen in the Disco” y “Home Tonight”, completan un disco sin fisuras, con todos los ingredientes que lo convirtieron en uno de los mejores del año 2005 y del grupo berlinés.

The Needle was Travelling fue el primer disco para el influyente sello Morr Music,  Aquellos que aún no conozcan a Tarwater deben apresurarse a descubrir una de las más innovadoras y visionarias simbiosis entre música pop, post-rock, krautrock, trip-hop y electrónica.

Juan Carlos Ballesta