Inicio Ahi estuvimos HOP Festival (1ra Edición) (Las Mercedes, Caracas) (Nov 11,12,13)

HOP Festival (1ra Edición) (Las Mercedes, Caracas) (Nov 11,12,13)

Hop Festival

HOP Festival (1ra. Edición)

Plaza Alfredo Sadel, Las Mercedes, Caracas

(Noviembre 11, 12 y 13, 2016)

 

Una de las más atractivas iniciativas que ha aparecido en tiempos recientes en Caracas es, sin duda, este festival destinado a mostrar el trabajo de muchos cerveceros artesanales venezolanos que desde hace un tiempo están trabajando con seriedad y dedicación. La muestra fue generosa en cantidad y en calidad. El complemento fue perfecto: gastronomía (también con emprendedores en varios ámbitos) y música de variada índole.

Tres días en los que los asistentes pudieron degustar los más diversos estilos de cervezas, comida de buena calidad y una selección musical que incluyó rock duro, rock alternativo, cantautores, jazz, salsa, cumbia alternativa y electrónica. Es, lo que pudiera denominarse, un festival ideal, cómodo para llegar y fácil logística para el público. Es probable, dado el éxito de convocatoria, que se produzca pronto otra edición.

Entre las marcas de cervezas que estuvieron en el Hop Festival se encuentranTovar, Mitos, Coronarias, Social Club, Legado,Venus, La hermandad de Los diablos, Coloniera, Benitz, Pisse des Gottes, Norte del Sur, Cacri, Lauten, Rio Negro, Dakonos, Yaracuy, Bohemien, Destilo, Dos Leones y Capital. Dado que cada una tiene varios tipos, fue imposible probarlas todas. Interesante que algunas de las marcas están elaboradas por músicos o personas relacionadas con el ambiente musical.

Lo mismo podría decirse de la gama gastronómica que se paseó por lo dulce y lo salado, lo tradicional y lo innovador, y dentro de ello hubo para todos los gustos: PatiPami, Chop, Patios &Wings, Unos Gorditos Ahí, Pancho Villa, Los Parrilleros, Shawarma Caracas, Spiropapas, Portonovo, Japandog, PulledPork, Montserratina, Pan Alemán, Donuts Lab y muchos más.

El cartel musical

La presencia musical durante el festival estuvo adecuadamente balanceada, tanto en estilos como en nombres consagrados y emergentes. El viernes se presentaron Octavio Suñé y Vargas, mientras que DJ College animó con sus mezclas.

Suñé (guitarra, voz), junto a una banda conformada por Luis Clavell (bajo), Héctor Miranda (guitarra), Jorge “Pepino” González (batería) y la nueva incorporación de Luis Daniel González (teclados), repasaron el disco nuevo T.O.D.O y algunos temas del debut en un plan relativamente sosegado, muy acorde con el ambiente que se respiraba en la plaza. Un punto destacable fue la participación de su hija Lucia Suñé cantando en el tema “Mi Lumia”.

 

Por su parte, Vargas se presentó en un nuevo formato conformado por tres teclistas: Víctor Rodríguez, Samuel Ballesteros y él al medio. Como nos viene acostumbrando desde hace algún tiempo, es sin duda uno de los más atractivos y potentes músicos venezolanos. En cualquier formato que se presente, con banda, solo o con teclados, sus excelentes canciones y su gran voz acompañada de un adecuado histrionismo y cada vez mayor seguridad sobre una tarima, es una garantía.

El sábado, la jornada más larga y con mayor asistencia, trajo primero a la banda de rock alternativo De Turno, siendo aún de día. La gran sorpresa la protagonizó Caracas Dixieland Jazz, una acertada escogencia que nos hizo trasladarnos a cualquier feria en Nueva Orleans gracias al recorrido por grandes temas de la historia del dixieland, el foxtrot y el swing que pusieron a unos cuantos a bailar. El cierre magistral con el tema de Los Picapiedras puso cuesta arriba el reto para los siguientes grupos. Fue un shock que luego se presentase Electrocirkus con un hard rock sin contemplaciones, bien ejecutado, pero que para muchos fue anticlimático. La jornada fue cerrada por Le Fleur, un grupo nuevo pero que ya da muestras de su calidad al haber ganado recientemente el concurso, capítulo Venezuela, del Hard Rock Café.

En la jornada de cierre, con ambiente dominguero, los elegidos estuvieron a la altura. Primero la novel banda Pakalolo con su reggae-pop que va cogiendo forma cada vez más, la cumbia caraqueña de La Pagana Trinidad (que por primera vez tocaron con un bajista) y la siempre contagiosa propuesta de Alfredo Naranjo y El Guajeo, que puso a moverse a muchos con grandes clásicos de la salsa.

Estos tres días fueron un oasis para Caracas y a pesar que para disfrutarla a plenitud había que destinar un presupuesto nada despreciable, estamos seguros que la experiencia seguirá in crescendo porque ya demostró ser atractiva y necesaria.

Juan Carlos Ballesta