Inicio Ahi estuvimos Alfredo Naranjo y su ofrenda a Caracas en sus 450 años

Alfredo Naranjo y su ofrenda a Caracas en sus 450 años

437
Alfredo Naranjo Cuarteto

Alfredo Naranjo Cuarteto

Centro Cultural BOD, Caracas

(Agosto 13, 2017)

 

… cumpleaños felizzzzz!

Y que cumpleaños el que cantó el Alfredo Naranjo Cuarteto a la sultana de El Ávila en su aniversario 450. Un grupo de clase mundial integrado por el legendario vibrafonista Alfredo Naranjo y los no menos legendarios Carlos Rodríguez en el contrabajo,  Carlos “Nené” Quintero en la batcusión (batería y percusión) y Eddy Pérez en las guitarras, aumentado ocasionalmente a quinteto con la participación de la excelente y novel cantante Veruska Verdú. Con ellos, la capital tuvo el mediodía de un domingo la gran venia musical que tiene más que merecida porque, aunque pueda en ocasiones no parecer así, Caracas sigue dando ejemplo de una ciudad que se alza estoicamente entre el humo de las lacrimógenas, los gritos y llantos de sus moradores que caen y se yerguen una y otra vez con heroica pasión y que fue ayer acariciada por el estival sonido del jazz latino del excepcional cuarteto que dirige Alfredito Naranjo.

A lo largo de nueve temas que fueron acompañados por las imágenes urbanas del lente de Adrián Eloy Naranjo, los asistentes quedaron boquiabiertos, canción tras canción, con la excelencia musical que evidenciaron las ejecuciones de cada una de las composiciones. Ya a oscuras, la voz de Alfredo salía de los parlantes presentando a cada uno de los músicos para luego, él, hacerse de la escena e interpretar un tema que nos mostró la calidad vocal de una joven desconocida a mis oídos llamada Veruska. El tema permitió a Eddy demostrar porqué es además de un músico versátil, uno de los mejores guitarristas del país e incluso, me atrevo a decir, del continente. Alfredo, al término de ese tema poseedor de gran dinámica que dio suficiente espacio para que cada músico con sobrada veteranía nos calentara los ánimos, presentó su composición “No podemos evitarlo”. Naranjo, cargado de un positivismo que sólo puede irradiar de la genialidad de un caraqueño a quien la ciudad ha visto crecer y quien en retorno le ha dado lo mejor de sí, comentó que eso que ‘nos podemos evitar’ es esa contagiosa alegría y ese buen humor que nos caracteriza pese a la circunstancias.

Alfredo Naranjo Cuarteto

Alfredo Naranjo Cuarteto Alfredo Naranjo Cuarteto Alfredo Naranjo CuartetoFotos: Leonardo Bigott

Ese abreboca que significó un estreno fue seguido de “Inteligencia”, instrumental donde Eddy y Alfredo entablaron un cálido diálogo en el cual “Nené” aportó sus sonoridades indias acentuando con el tablá esta composición de interesante dinámica que culminó con particular delicadeza.

El tercer regalo musical para Caracas fue el estreno de una Suite de cuyos movimientos Alfredo presentó el primero con un Carlos Rodríguez que se hizo al bajo con el arco para hacerlo más expresivo y cálido y que indubitablemente reveló el lado académico de Alfredo, también recordándonos el barroco y en especial la música de Bach. Hubiera querido escuchar la suite completa aunque este movimiento ciertamente fue el adecuado para dar un balance perfecto al concierto. Luego el cuarteto nos ofreció “Mi socio” tema también de su autoría perteneciente a su álbum Alfredo Naranjo y el Guajeo editado en 2006. En ambos temas el cuarteto destiló un virtuosismo que desgranó no sólo una gran técnica sino además esa magia solo sentida que algunos llaman duende, privilegio de pocos y acá ¡teníamos cinco al mismo tiempo!

Para el siguiente tema, Alfredo, cuya incontenible alegría se hizo notoria cada vez que compartió anécdotas con la audiencia, nos relató que los laureados Rafael “El Pollo” Brito y Soledad Bravo tuvieron los más elevados elogios para Veruska Verdú, quien interpretó con el cuarteto la hermosa “Tierra mía” compuesta por Naranjo como un alentador mensaje en tiempos turbulentos  y donde cándidamente Veruska nos dice una y otra vez que nuestro país “está cerca del cielo.” Otra demostración de la maestría de Alfredo en este tema fue la fusión de la melodía de “To be Over” (YES – Relayer, 1974) como segmento final de la pieza. La pieza destacó, además, como los instrumentistas dieron sus aportes en el aspecto vocal. Veruska demostró su excelencia como cantante encaminada ya a encontrar una voz propia que la defina como artista. Debemos estar oídos abiertos ante el futuro que esta joven cantante tiene por delante.

Alfredo Naranjo Cuarteto Alfredo Naranjo CuartetoFotos: Leonardo Bigott

Alfredo hizo una pausa para relatar otra de sus anécdotas. Esta vez para contarnos que cierto día, de aquellos inolvidables en nosotros los que sumamos cinco décadas, su hermano le pidió que le comprara las entradas para uno de esos célebres conciertos en El Poliedro que dieran Vytas Brenner y Frank Quintero juntos. Alfredo recuerda con afecto como el vigilante al verle curioso ante el sonido que salía del famoso recinto, le preguntó si quería pasar a escuchar. Alfredo, un púber de 14 años para esos días, asintió que sí con la cabeza y fue cuando vio al percusionista Chú Quintero (†) fallecido en la tragedia del grupo Madera en el Orinoco (10/8/80), quien con tierno afecto le tocó la cabeza. Ese recuerdo fue la antesala del hermoso tema “El navegante” compuesto por Frank Quintero para su álbum Hechizo (1978) y que sin duda debe haber revuelto la memoria de más de las tres cuartas partes de la audiencia. La interpretación de Veruska fue más que emotiva.

Un mosaico  conformado por tres composiciones reafirmó la excelsa calidad de estos músicos. “Nené” comenzó a girar un tubo de plástico corrugado que emulaba la brisa y complementando con su percusión menor, fue delineando con el acompañamiento de Alfredo oníricas escenas con su ya conocida composición “Brisas de El Ávila” (Empatía, 2006)  la cual mezcló con el dulce instrumental de Gerry Weil, “Infancia” (Profundo, 1999) para cerrar con el clásico del ritmo orquídea “Moliendo café”, compuesto por José Manzo y grabada por Hugo Blanco para su álbum de 1960 Orquídea. Sobran palabras para describir la ejecución de este medley.

El final se aproximaba con el cadencioso tema de Pat Metheny “Better Days Ahead” del álbum Letters From Home de 1989 y con el cual en esta ocasión el cuarteto magistralmente se tornó vocal para entonar la melodía. Al fondo la pantalla nos mostraba escenas de la cumpleañera, vívida imagen en sus personajes, su arquitectura, su hermosa e inseparable montaña y ese humor caraqueño que suele desprenderse del ingenio de absurdas y dulces vivencias plasmadas en un anuncio que sostiene una persona y que lee mototaxista o esos edificios que parecen ahogar a la ciudad pero que sucumben a la majestuosidad de El Ávila, o el áspero azore que muere con un grafiti que dice ‘te amo’ y que  en un susurro entre humo y ruidos deja escapar un… ¡ay, Caracas!

Alfredo Naranjo CuartetoAlfredo Naranjo CuartetoAlfredo Naranjo CuartetoYa al término, el cuarteto interpretó «Nenequint», composición de Alfredo dedicada al percusionista Carlos “Nené” Quintero y parte del repertorio de su trabajo discográfico titulado Lado A Lado B de 2015. Ya al terminar y luego de la venia al público, el !otra, otra, otra! llegó con un ligero retardo pero incitó la guasa caraqueña de Alfredo a invitar a la audiencia a reconocer el tema cuya melodía variaría en tempo y modo -sólo como un maestro experimentado y conocedor puede hacerlo- y tras la cual, quien la identificara, sería invitado o invitada a almorzar por Eddy Pérez. “Rompe Saragüey”, ritual santero para alejar los espíritus oscuros y canción que inmortalizara La Voz –Héctor Lavoe en 1975– detonó una algarabía digna de una gran celebración para una ciudad que mereciendo lo mejor es ahora un campo santo de una lucha libertaria que pareciera no tener fin. Muy significativa conclusión para un magistral concierto.

Leonardo Bigott