Inicio Reportajes La ensoñación pop de Apartamentos Acapulco

La ensoñación pop de Apartamentos Acapulco

175
Apartamentos Acapulcos

La agrupación granadina liderada por Angelina Herrera e Ismael Cámara, tras cinco años de fundada, es uno de los capítulos claves del pop-rock español


Entre las muchas propuestas que nacen constantemente del manantial granadino, el dúo fundado en 2015 por Angelina Herrera (voces y sintetizadores) e Ismael Cámara (voces y guitarra) es uno los grupos más atractivos. Su reciente disco, El Resto del Mundo (El Ejército Rojo, 2019) es una joya del pop español.

Una gira de ocho conciertos en dos meses, acercarán a la banda hasta Madrid este 7 de marzo como parte de Gures Is On Tour, razón ideal para entrevistarlos.

Juan Carlos Ballesta

 

Apartamentos Acapulco, de entrada, llama la atención por su particular nombre. Confunde y al mismo tiempo despierta la curiosidad en todo aquel que los descubre.

Aunque su sonido tiene más relación con las influencias anglosajonas y no tanto con su entorno inmediato, el resultado de su trabajo logra perfilar una especie de shoegaze andaluz, con temáticas que reflejan la realidad en la que viven sus creadores.

Sus dos LPs, Nuevos Testamentos y El Resto del Mundo, ambos incluidos en nuestras listas de discos favoritos de 2017 y 2019, respectivamente, son sus dos principales bazas.

Pero, además, sus varios EPs y singles conforman una discografía que en apenas un lustro es ya lo suficientemente potente como para considerar a Apartamentos Acapulco una banda esencial dentro del variopinto panorama español.

Aunque las referencias en sus discos son muchas, destacan Slowdive, My Bloody Valentine, Yo La Tengo, Stereolab, The Jesus and Mary Chain, Beach House, The Shins, Massy Star, Low, Luna y Galaxie 500, todas bandas de sonido exquisito que bien poseen momentos lánguidos y melancólicos como otros más melódicamente explosivos.

A propósito del venidero concierto en Madrid (Sala Independance / Marzo 7) como parte del ciclo Gures is On Tour impulsado por la marca gallega de licor, conversamos con Ismael, la mitad del núcleo creativo.

Este año se cumplen 5 años del EP debut. Ya desde el principio llamasteis la atención de ciertos medios y programas de radio ¿Cómo valoráis lo ocurrido desde entonces? ¿Cómo os imaginabais entonces que estarías en 2020?

Estamos muy contentos y valoramos cada día hasta donde estamos llegando. Es mucho más de lo que nunca imaginamos. Cuando empezamos con esto de la música, ya puestos a pedir nos habría gustado ser ya millonarios a estas alturas. Gracias a la gente ganamos dinero, pero aún no ganamos tanto dinero.

¿En qué momento de vuestras vidas surgió la necesidad de hacer canciones? ¿Qué discos y artistas fueron el detonante o sirvieron de inspiración?

La necesidad ha estado siempre, casi desde pequeños, pero no fue posible hasta que no aprendimos a manejar un poco los programas de grabación y ser capaces de grabar nuestras propias maquetas. En los comienzos no había nada de dinero y, o nos grabábamos nosotros mismos, o no había posibilidad de hacer nada.

En cuanto a referentes, Galaxie 500 fue el detonante principal. Nos dimos cuenta de que con dos acordes y diciendo muy poco se puede trasmitir muchísimo. Fue lo que más nos a animó a comenzar.

AA es asociado con shoegaze y en realidad la estética del sonido sí se maneja en ese universo. Pero, no es el único referente. ¿Cómo os definís vosotros mismos? ¿Os molestan las etiquetas?

Nos definimos como un grupo que lo único que nos importa es hacer buenas canciones. No nos molestan las etiquetas. De hecho, todo el tema del shoegaze nos gusta, nos sentimos identificados con muchos grupos de la escena como Slowdive o My Bloody Valentine. Nos gusta la estética y la introspección, pero no creemos que seamos un grupo de shoegaze al uso. No pensamos en encasillarnos en ningún estilo, sólo hacemos las canciones que nos salen, sean como sean.

Aunque la línea de trabajo ha mantenido su coherencia a través del tiempo, en El Resto del Mundo se percibe una madurez notable tanto en la estética del sonido, la producción, la grabación y por supuesto en las composiciones. De esas grabaciones ya ha pasado año y medio y casi uno de la publicación. ¿Qué destacaríais de este álbum? ¿Quedó algo por hacer?

Destaco que era lo que mejor que teníamos en es ese momento en nuestras cabezas. Teníamos muchas cosas que decir y ahí están en esas canciones. Fueron unos muy buenos días de grabación, tanto en Granada, nuestra tierra, como después en Buenos Aires, donde se terminó de mezclar y siempre lo tendremos como un bonito recuerdo.

En ese momento no quedó nada por hacer. Estamos muy contentos con el resultado pero a día de hoy no lo volveríamos a repetir.

En cuanto a los textos, ¿Cuáles son las temáticas que más os inspiran? ¿La voz líder depende de quién haya escrito la letra?

Utilizamos las canciones principalmente para decir todo lo que llevamos dentro. Nos sirve para desahogarnos, nos inspiramos en el día a día, en nuestros problemas, sentimientos, la gente que tenemos alrededor, lo que nos preocupa…

No solemos hacer eso de la canción la canta quien la escribe. Normalmente tendemos a cantar Angelina y yo al unísono. Cuando no lo hacemos así es porque pensamos que de otra forma va a quedar mejor. Eso es principalmente lo que más nos importa, el resultado final.

¿Durante estos cinco años qué presentaciones recordáis con mayor afecto? ¿En qué lugares del mundo quizá no tan convencionales soñáis con presentaros?

Recordamos con mucho cariño nuestro tercer concierto que fue para Radio 3, en la Casa Encendida. Es una de las radios más prestigiosas de nuestro país y nosotros estábamos tocando allí, rodeándonos de muy buenos artistas y retrasmitiéndose en directo. Nos cagamos de miedo y bueno, no fue nuestro mejor concierto, pero sí lo recordamos con mucho cariño.

No tan convencionales, no sé… Hemos estado ya en Argentina y México, cosa que en los comienzos habría sido impensable. Ahora por pedir, nos gustaría seguir conociendo más aquella zona y tocar por Uruguay, Chile, Perú…

Las formas de consumo musical han cambiado mucho. ¿Qué tan importante para vosotros es dejar el documento en físico? ¿Vuestro público valora los discos y sencillos en físico? ¿Habéis podido medirlo?

Para nosotros seguir editando en físico es fundamental. Sabemos que ya no es una tendencia hacerlo pero para nosotros es el fin de comenzar una grabación. Además, tenemos mucha suerte de que nuestro público sigue comprando discos.

A día de hoy, hemos ido agotando todo lo que hemos sacado y es una suerte porque sabemos que otros artistas tienen muchos problemas con esto.

Así que, por ahora no nos planteamos no sacar nuestra música en formato físico. De hecho, lo solemos hacer en vinilo, CD y cassette.

En cuanto al marketing digital, esencial en estos tiempos para mantener una comunicación directa con el público, ¿Cómo os manejáis en ese mundo? ¿Qué tan determinantes son las redes en vuestra promoción? ¿Las manejáis vosotros?

Nos manejamos mal y no nos gustan nada las redes sociales. Sabemos que son importantes hoy en día por que todo está en las redes pero creemos que se perturba todo un poco. De hecho, nos da mucha pena ver a grupos que le dedican más tiempo a hacerse fotos para sus redes que en hacer buenas canciones, pero parece que ahora es casi más importante que sea así.

Casi que se valora más el cómo lo vendas que lo que vendas. A nosotros, como decíamos antes, lo único que nos importa son las canciones. Todo lo demás lo hacemos porque no queda más remedio.

¿Cuál creéis que es el secreto de Granada para producir tantos grupos de calidad y diferentes entre sí?

En Granada pasa una cosa, hay casi más músicos que personas. Luego tampoco hay tantos sitios donde salir y todos nos concentramos en los mismos bares, entonces es muy fácil coincidir y convivir con gente a la que admiras. Todo eso creo que anima a tener una banda.

¿Cuáles son vuestros próximos pasos? ¿Nueva música para cuándo?

Nunca sabemos cuáles serán nuestros próximos pasos, no nos gusta pensar mucho más allá. De hecho, todos los discos los acabamos con una canción que se llama “posible final” por si es la última…quién sabe qué pasará.

Quizás saquemos algo, pero no sabemos muy bien el que.