Inicio Ahi estuvimos Depeche Mode en Barcelona: cuatro décadas en una noche (Dic 7, 2017)

Depeche Mode en Barcelona: cuatro décadas en una noche (Dic 7, 2017)

1320
Depeche Mode

Depeche Mode

Palau Sant Jordi, Barcelona

(Diciembre 7, 2017)

 

Depeche Mode “los padres del rock electrónico”, grupo  formado por Martin Gore, Dave Gahan y Andrew Fletcher, llegó a España para presentar su decimocuarto álbum de estudio, Spirit, lanzado el pasado 17 de marzo, haciendo exaltar los corazones de las 16.000 personas que se encontraban en el maravilloso recinto Palau Sant Jordi en Barcelona.

Fue muy interesante apreciar a miles de seguidores de todas las edades. De seguro muchos de los más jóvenes presentes se acercaron a verlos por primera vez  y otros tantos un poco más adultos quizá tuvieron la dicha de repetir esta inolvidable experiencia. Lo que los unía a todos era un aire de emoción y alegría colectiva que se respiraba entre las gradas y la pista donde el negro fue el color predominante en la vestimenta de la mayoría de los asistentes seguidores de esta banda icono.

El rol de telonero correspondió el grupo de post-punk Re Tros (Rebuilding The Rights or Statures), una propuesta poco cautivadora, que no dio con el sonido buscado. La estridencia del guitarrista-vocalista logró arrugar algunos rostros, aunque interesó a otros. A su modo, este trio logro ir calentando el espacio para el gran show que estaba por venir.

Tras “Revolution“ de The Beatles,  Depeche Mode arrancó el show con el analítico tema sobre la situación mundial, “Going Backwards”, del nuevo disco, impactando con unas visuales y presencia escénica que desbordó las emociones desde el primer minuto, con un Gahan que parecía salir de las imágenes de la pantalla con una actitud y seguridad digna de un artista auténtico. El frontman desde principio a fin lo dio todo, por lo que se ganó toda la energía y aplausos que el público enardecido le entrego a lo largo del concierto. Su imagen de cabaret gótico sigue siendo potente

Extrañamente, solo tocaron tres temas de su nuevo disco, el cual dio nombre a la gira y que denota un compromiso aún más social y político. Fueron ellos el contundente “Wheres The Revolution”, la análitica “Going Backwards” y la krautrockianaCover Me”. Los dos discos anteriores, Sound of the Universe (2009) y Delta Machine (2013) fueron ignorados.

La mayoría de canciones que se escucharon en la noche fueron del Depeche Mode de los 90 (un total de 10, con preferencia para el álbum Ultra de 1997, del que tocaron 5): “Barrel of a Gun”, “It´s No Good”, “Useless”, “World in My Eyes”, “Insight” (con Gore de voz solista), “In Your Room”, “Enjoy The Silence”, “Home”, “Walking in My Shoes” y el cierre del concierto con la siempre impactante “Personal Jesus”. A destacar el hecho que se hayan dejado fuera temazos imperecederos como ”Policy of Truth”, ”I Feel You” o ”Dream On”, en favor de otros menos conocidos aunque igualmente bienvenidos.

La década de los años 80, esencial para DM, estuvo representada por 5 temas ubicados en la segunda mitad del show y que comenzó con “Everything Counts”, el más antiguo de todos (disco Construction Time Again, 1983). Las demás piezas fueron: “Stripped”, “A Question of Time”, “Never Let Me Down” y la versión acústica de “Strangelove”, candada por Martin Gore. Vestigios del pasado como reyes del synth pop, hoy transmutado en un rock electrónico de alto impacto.

Hubo momentos del show donde Gore tomaba el mando de los temas y Gahan aprovechaba para descansar algunos instantes, momentos en que definitivamente se le extrañaba. La mayoría de los temas fueron ilustrados con imágenes e historias en alta definición, delante de las cuales el movimiento lo protagonizaba el inquieto Dave Gahan quien no paró de moverse, dar giros y comerse el escenario, enviando con frecuencia fuerza a sus fans que a gritos coreaban y aplaudían las canciones. Una mezcla de nostalgia para algunos y admiración y re-descubrimiento para otros.

Aunque Depeche ha seguido produciendo discos de altura y no podría decirse que sean un grupo movido solo por la nostalgia, llama la atención que del siglo 21 (excluyendo Spirit) solo hayan escogido tocar dos temas (“A Pain That I’m Used To” y “Precious”) del disco Playing The Angel (2005).

Un concierto que dejó complacidos a todos los espectadores, quienes al volver a casa seguíamos coreando las melodías o algún coro y recordando esa energía escénica cautivadora y esa sensación gratificante, inspiradora y sugestiva que deja un buen espectáculo.

Gracias DM

Suki Landaeta