Inicio Archivo discografico Fugazi: el más pesado y diverso segundo álbum de Marillion

Fugazi: el más pesado y diverso segundo álbum de Marillion

Marillion Fugazi

El 12 de marzo de 1984 fue publicado el segundo álbum de la popular banda neoprog inglesa, una obra musical tendiente a un sonido más variado y pesado que el debut

Marillion
Fugazi

EMI Records. 1984. Inglaterra

 
Fugazi representa una nueva versión de la banda con la incursión del baterista Ian Mosley en sustitución de Mick Pointer, manteniendo el resto del grupo intacto para interpretar el repertorio de siete composiciones enmarcadas en un estilo algo inclinado hacia el hard-rock, con la voz de Fish, las teclas de Mark Kelly, el bajo de Pete Trewavas, las guitarras de Steve Rothery y el citado baterista.

Bajo la producción de Nick Tauber (Thin Lizzy, Toyah), el rotundo éxito del disco produjo dos sencillos, la emblemática “Punch And Judy” y el abridor “Assassing”, dos de siete piezas bajo la audio ingeniería de Simon Hanhart, quien acompañó al grupo en varios estudios de grabación para plasmar este indispensable disco que debe su nombre a un vulgarismo militar.

El ilustrador inglés Mark Wilkinson repitió como responsable de la portada, y se mantuvo durante toda la era Fish realizando los artes, con lo cual hay una identidad muy particular en Marillion durante los años 80.

Con un sonido representativo de los 80 -en especial los teclados y la grabación-, el álbum punto medio de los venerados Script for a Jester’s Tear (1983) y Misplaced Childhood (1985) antecesor abre el set con los dos sencillos publicados por el grupo.

En el abrasivo “Assassing”, donde la guitarra de Rothery y las teclas de Kelly brillan con luz propia, Fish nos dice: “Soy el asesino, con lengua forjada de elocuencia / Soy el asesino, proporcionándote tu némesis / En el altar del sacrificio al éxito, amigo mío / Libera a un extraño de un beso, amigo mío / Sin encantamientos de remordimiento, amigo mío…




El otro single es la recordada “Punch And Judy” que se convertiría en un tema emblemático del grupo.

Posteriormente, la banda intepreta la dulce “Jigsaw” en la que nos cuentan de forma surrealista: “Somos piezas de rompecabezas alineadas en el borde perimetral / Entrelazado a través de una pieza faltante / Somos niños del renacimiento en calma bajo el Puente de los Suspiros / Siempre lanzando tizones a la mampostería / Somos niños siameses emparentados de corazón / Sangrado de la cirugía de confrontación inicial / Sosteniendo la palabra bisturís en labios temblorosos…

Ian Mosley demuestra sus dotes como baterista en el intro de “Emerald Lies”, sublime canción que contrasta un poco con la anterior.

Nos dice Marillion en los versos de la segunda estrofa: “Yo soy el arlequín / Traje de diamantes que gotea tonos de verde / Yo soy el arlequín / Sentir que extraños violan mi santuario / Merodean mis sueños y son mis sueños…

Seguidamente escuchamos “She Chameleon”, tema en el cual los versos son acompañados por el órgano de Kelly quien en lenguaje prog hace un solo para recordar.




Acto seguido, la banda interpreta “Incubus”, con un gran solo de guitarra.

Cuando las candilejas se apagan en reverencia a la pasión profética advertida / Mi público abandona el escenario, flotando hacia adelante con un cambio perfumado / Dentro del silencio tartamudo, el rostro que lanzó mil fotogramas / Traicionado por una lágrima de porcelana, una carrera manchada”, nos dice Fish en su característico estilo.

El álbum culmina con el extenso tema título, composición de más de ocho minutos donde Fish revela un poco su lado actoral.

El sencillo y elocuente final nos dice tras el intro de piano acústico: “Vodka íntimo, un romance con aislamiento en una celda de Blackheath / Extinguiendo los incendios en un infierno privado / Provocando el dolor de cabeza para renovar la licencia / De un poeta con el corazón sangrante en una cápsula frágil / Apoyando la corteza de la conciencia brillante / Envuelto en el mantón de bautizo de una resaca Bautizado en las lágrimas de lo real…

En 1998 la banda publicó una edición con varios demos que serían eventualmente parte del repertorio del magnifico disco cuyo repertorio le celebramos cuatro décadas.

Leonardo Bigott


 

Música de Marillion en España

Música de Marillion en Estados Unidos

Artículo anteriorKansas y su prometedor álbum debut
Artículo siguienteA Place to Bury Strangers trae de Sevens Tour a Madrid y San Sebastián