Inicio Ahi estuvimos Sr Presidente: dos horas de emociones compartidas (Abra Caracas) (Oct 15, 2016)

Sr Presidente: dos horas de emociones compartidas (Abra Caracas) (Oct 15, 2016)

738
Sr Presidente
Foto: Carla Montero

Sr Presidente

Galería Abra, Los Galpones, Caracas

(Octubre 15, 2016)

Bajo la curaduría del músico IL Gimón (Roy Valentín, Elaine, Ulises Hadjis, Boom Boom Clan), el tercer capítulo de la serie de encuentros musicales bautizado con el interesante nombre de “Escapismo” en la Galería Abra del Centro de Arte Los Galpones en Los Chorros, fue sin duda uno de los más maravillosos escapes que pueden realizarse en la Caracas actual.

El proyecto Sr. Presidente es una de las mejores propuestas que puedan encontrarse en Venezuela y de ello es responsable Heberto Áñez Novoa con sus canciones llenas de emoción. El pasado año en el concierto séptimo aniversario de Ladosis junto a Recordatorio, habíamos comprobado que su directo es superior a lo que refleja en sus discos, que son la vía directa para acercarse a su inmenso talento pero que limitan, por razones obvias, el contacto directo con el artista, que en vivo destila sinceridad, interactúa con sutil inteligencia con su público y logra imprimir a sus canciones una emoción especial. Su expresiva voz y las estupendas letras son el elemento central.

Esta visita a Caracas lo trajo para dos presentaciones en días consecutivos en la Galería Abra, de las cuales esta fue la segunda. Gimón se encargó de crear el ambiente correcto con un setlist de canciones que dejó sonar desde un iPod y que incluyó a Moondog, La Pequeña Revancha, Happy Mondays, Black Grape, Brian Eno, Blur, Mick Harvey y otros artistas cuya estética se adecúa al artista que presenta.

Con el recinto lleno, y tras las palabras de bienvenida de Gimón, Heberto Áñez (teclado, voz) aka Sr Presidente salió a escena acompañado por Álvaro Casas (cajón, bongos), Luis Otamendi (guitarra), Héctor Tosta (bajo) y los también zulianos María Belén Franco (segunda voz) y Juan Diego Pire-Franco (teclado, voz), para ofrecer un generoso set de veinte canciones, escogidas de casi sus discos Poietiké (2011), Banco Insular (2012), Chuca Chuca I y II (2014) e Ilustre ventanal de ilusiones (2015). Sus primeras palabras fueron: “vengo de una ciudad que ya no existe que llaman Maracaibo”.

La primera parte del concierto estuvo destinada a revisar el que hasta ahora es su disco más reciente y sin duda el mejor, tocado en el mismo orden con la excepción de “Mar de Aral” que fue excluida. Una joya tras otra: “Ilustre ventanal de ilusiones”, “La sociedad de la tierra plana”, “Blanco sobre blanco”, “Oh Belghi”, “Neoclásico”, “Los países” (inspirada por las protestas de febrero y marzo de 2014) y “Bonsai”. Entre ellas, Heberto agradecía, introducía brevemente la siguiente canción e iba asumiendo cada vez mayor confianza. Todo fue espontáneo, incluso la forma en que preguntaba a Juan Diego cual canción seguía en el repertorio, un orden que, avanzado el concierto, comenzaron a irrespetar. La banda, por supuesto, excepcional. Casas, esta vez sin hacer coros, casi escondido detrás de Heberto, aportó lo necesario con el cajón y los bongos, mientras Tosta y Otamendi hicieron maravillas con el bajo y la guitarra, roles contrarios a los que tenían con Recordatorio, lo cual demuestra su versatilidad. La siempre afinada voz de María Belén Franco fue muy importante, complementando en muchos pasajes a la de Áñez, mientras Pire-Franco llenaba las canciones con colchones de teclados, dosificados solos de sintetizador y algunos coros muy buenos.

Sr Presidente cuenta en Caracas con una aún pequeña pero muy sólida legión de seguidores, que lo reconocen como una de las voces más representativas de este difícil presente, una de las voces más honestas y necesarias. Algunas de esas personas cantaron cada frase de cada canción, sin olvidar una palabra. Probablemente este sea el reconocimiento más valioso que un artista pueda obtener y comprobar en vivo y por ello Heberto se vio visiblemente emocionado y con ojos cristalinos.

Las canciones de discos pasados nos hicieron constatar que Áñez ha construido en apenas cinco años un cuerpo de composiciones de alto contenido emocional con las que es capaz de llevarnos de la euforia a la tristeza, de la alegría a la melancolía, de la sonrisa a las lágrimas en apenas minutos. Y no lo hace desde la impostura y los lugares comunes, sino desde la autenticidad y un estilo propio que es difícil asociar a otros cantautores, y que se mueve por ritmos latinos como el bolero, la bosanova, el synth pop ochentero, el indie pop y la canción de autor.

El desfile de canciones de álbumes anteriores se paseó por “El 97”, “Esteros”, “Una alegoría siempre”, “Noche”, “Avenida”, “Eclipse”, “Sin nombre”, “El pez traslúcido”, “Rimbaud”, “Montessori”…y el magistral cierre con “Julio”, un tema conmovedor.

Fue una noche perfecta, con el artista inspirado y la audiencia conectada. Sr Presidente crece cada vez más y pega fuerte.

Juan Carlos Ballesta