Inicio Archivo discografico 20 años del contestario y urgente «So Long and Thanks For All...

20 años del contestario y urgente «So Long and Thanks For All The Shoes» de NOFX

1534
NOFX

NOFX

So Long and Thanks For All The Shoes

Epitaph. 1997. EE UU

 

Posterior a Punk In Drublic de 1994, y en medio de la vorágine de la nueva ola del punk que tomaba el mainstream, el cuarteto californiano NOFX se rehusaba a firmar con disqueras grandes. Por el contrario mantuvieron una postura en contra del mainstream que tal vez fue lo que les permitió siempre hacer lo que quisieron. El año 1996 los recibió con un sólido álbum titulado Heavy Petting Zoo donde el particular sentido del humor de la banda fue explorado más a profundidad con la tutela de Ryan Greene como productor.

Para agosto del año siguiente se dirigen a los estudios Motor en San Francisco y graban en tres días la música de lo que sería su séptimo disco, con la asistencia de Greene y del miembro fundador de NOFX, Fat Mike. Cuentan con la participación de Nate Alpert, guitarrista original de la banda de ska Mighty Mighty Bosstones, quien colaboró en varias de las piezas que se acercan más a su estilo predilecto y Serge Verkhovsky en tuba y trombón. El productor contribuye con percusión menor adicional y voces de apoyo de Spike Slawson, empleado de Fat Wreck Chords e integrante del súper grupo Me First And The Gimme Gimmes. Y cabe destacar que con la excepción de un par de piezas, todas las voces que se escuchan en So Long And Thanks For All The Shoes corresponden a la primera toma grabada para que se sienta la urgencia y la perfecta imperfección tan típica del punk rock. El título de esta placa discográfica es un homenaje a uno de los libros del escritor inglés de ciencia ficción Douglas Adams mientras hace referencia a la práctica común de lanzarle a una banda de punk los zapatos perdidos de los espectadores que hacen crowd surfing.

El feedback y la guitarra furiosa de Eric Melvin abre “It’s My Job To Keep Punk Rock Elite”, declaración de guerra contra el mercadeo de la música popular mientras asumen la responsabilidad de ondear la bandera punk bien alto en un poco más de un minuto que concluye con la contundente frase “Esta música no es tu maldita industria”. Mike interrumpe con su bajo de aire sincopado de la cruda “Kids Of The K-Hole”, que describe el uso y abuso de la ketamina y el sentimiento de sentirse lejos de casa, rindiéndole un tributo a la canción de nombre similar de la banda The Adolescents. En menos de un minuto cada una, la dupla “Murder The Government”/“Monosyllabic Girl” trata la seriedad de la idea anarquista de acabar con el gobierno y organizaciones como el Ku Klux Klan y la Asociación Nacional de Rifles, cuya letra es diferente a la que aparece en el cancionero del CD correspondiendo a una versión previa, para luego narrar el romance con una chica que sólo se expresa en palabras cortas en un pop punk gracioso.

180 Degrees” es uno de los tantos momentos de exploración ska punk de este álbum donde contribuye Alpert y la temática política se hace presente. Se nos invita a ser empáticos con el protagonista de “All His Suits Are Torn”, que se ve desolado ante una serie de malas decisiones en su vida que lo llevan a la locura, asunto también abordado en la divertida ska punk “All Outta Angst” que inicia con la melodía de la trompeta de El Hefe. Mike nos cuenta sobre un paseo por Pakistán y su fundamentalismo religioso para terminar en Mongolia donde le cuesta cantar por las bajas temperaturas, mientras asume indiferencia ante las opiniones de la sociedad. “I’m Telling Tim” es otro rabioso punk rock que con su letra que recuerda a “Santa Claus Is Coming To Town” pero en esta ocasión Tim Yohannan, creador del fanzine Maximum Rocknroll y cultor de la escena de Los Angeles, es el ojo observador que juzga a aquellos que venden su música.

Champs Élysées” es una versión de la adaptación al francés de “Waterloo Road” de Jason Crest cantada en su versión francófona por Joe Dassin, con una excelente sección de vientos metales compartida entre El Hefe y Serge.

Tal vez la canción más interesante del disco y con un sonido más oscuro, “Dad’s Bad News”, es una historia de muerte en una familia donde el abuelo se suicida y existe una extraña relación padre-hijo donde la muerte los une (o los separa). Mike critica de manera burlona a Kathleen Hanna, vocalista de Bikini Kill, en la incómoda y amarga “Kill Rock Stars” por las críticas que la oriunda de Portland había hecho sobre NOFX y sus comentarios racistas y homofóbicos en su música. La canción lleva como título el nombre del sello disquero de muchas de las bandas insignes de la escena riotgrrl de los 80 y 90 así como otras manifestaciones de rock independiente del noroeste americano. Hanna le responde un par de años más tarde con “Deceptacon” de su proyecto Le Tigre.

Le sigue “Eat The Meek”, un reggae donde se critica la sociedad de consumo norteamericana mientras “The Desperation’s Gone” con su increíble riff de bajo introductorio añora tiempos más simples en el local de Hollywood donde muchas bandas de la escena underground californiana comenzaron, incluyéndolos. El impecable ska aderezado de jazz instrumental “Flossing A Dead Horse” guiña al título del compilado de sencillos de Sex Pistols antes de la desesperada “Quart In Session”, que trata sobre la sobriedad y el aburrimiento que eso le conlleva al narrador, que posiblemente trate del estilo de vida que Erik Sandin (apodado en esta ocasión como Smelly u “oloroso”) asumió posterior a su rehabilitación. Este es en definitiva el mejor momento donde queda demostrado el manejo armónico entre las voces y las dos guitarras que identifica al cuarteto. Y supuestamente basada en una historia real sobre una pareja de amigos que mueren en un accidente de avión, “Falling In Love” maneja el doble mensaje de la frase idiomática de enamorarse y caer en el amor. Luego de sus escasos dos minutos, se escucha un extracto de un programa de Howard Stern donde uno de los DJs invitados coloca NOFX y el infame locutor de radio detiene la canción diciendo “NOFX… NO TALENT”. En la primera edición de So Long… venía una sección instrumental extensa que cerraba con una canción de diez segundos que felicitaba al escucha por haber llegado al final del disco.

Lanzado un 11 de noviembre de 1997 a través del sello Epitaph, este álbum representa un regreso de la banda a un sonido más fuerte y pulido que en sus dos trabajos anteriores, merecedores de reconocimientos entre colegas y fanáticos del género. Sin lanzar ningún video ni sencillo, este sólido disco ha sido celebrado por el grupo como uno de sus favoritos porque en 33 minutos logra casi sin descansar conmocionar a sus seguidores con su buena dosis de humor y comentarios políticos, mientras se adentran en el ska punk, punk hardcore y punk melódico. Un año más tarde como complemento de éste larga duración y antes de terminar el milenio, el cuarteto lanza “The Decline”, una impactante pieza musical de 18 minutos de duración donde se aborda con absoluta seriedad la sociedad americana y se pone en tela de juicio el gobierno de turno.

Se puede asegurar que la madurez sonora de NOFX está contenida en las 16 canciones que conforman este registro discográfico, dejando claro el legado musical de una de las propuestas punk más importantes de los últimos treinta años con su sonido fresco y crítico.

IL Gimón