Inicio Archivo discografico 40 años después y “No More Heroes” de The Stranglers sigue tronando.

40 años después y “No More Heroes” de The Stranglers sigue tronando.

433
The Stranglers

El 23 de septiembre de 1977, apenas seis meses después del debut, el cuarteto inglés publicó el segundo puñado de canciones rabiosas

The Stranglers
No More Heroes

United Artists. 1977. Inglaterra

 

El año 1977 fue de gran trascendencia para algunas bandas en particular. The Stranglers ya tenía unos años tocando en el circuito de bares y había ganado fama por su actitud de confrontar, algo que evidentemente fue ideal para sintonizar con los tiempos que estaban por nacer.

Muchos grupos algo más jóvenes vieron en The Stranglers una inspiración, aunque su sonido tuviese referencias varias, entre ellas la psicodelia de The Doors.

Para el momento de la explosión punk el cuarteto que conformaban Jean Jacques Burnel (bajo, voz), Hugh Cornwell (guitarra, voz), Dave Greenfield (teclados) y Jet Black (batería) tenía en su currículum haber abierto los conciertos de The Ramones y Patti Smith, suficiente aval como para transformarse en una de las piedras angulares de aquel momento de gran efervescencia.

Poseían ya un repertorio suficientemente amplio que dio para grabar y publicar dos discos el mismo año 1977, el primero de ellos, Rattus Norvegicus, en marzo, y el segundo, No More Heroes, el 23 de septiembre. Apenas seis meses separaban ambos álbumes.

No More Heroes continúa la línea de su predecesor, sonando aún más salvaje y agrio. La producción de Martin Rushent fue clave.

La portada fue diseñada por Paul Henry y es una corona en medio de varias ratas, sobre una placa construída por Steven Stapleton (Nurse With Wound).

Apenas suena “Feel Like a Wog” se comprueba, con el bajo y el órgano frenético. Es un sarcástico ataque al racismo. “Bitching” es uno de los tres fantásticos temas que habían quedado fuera del debut por razones de tiempo. La angustia vocal y la estupenda guitarra dominan.

Aparece entonces el bestial bajo para conducir “Dead Ringer”, uno de los mejores temas, con un órgano psicodélico de Greenfield (quien canta) y un ritmo quebrado de batería. Los coros en plan pandillero lo enlazan con el punk.

Dagenham Dave”, sobre el suicidio de un amigo, fue uno de los éxitos y sin duda uno de los más representativos del primer período de The Stranglers. Los 2:16 de “Bring on the Nubiles” son incendiarios, con un sintetizador enloquecido.

Otro de los temas rescatados de las sesiones de Rattus Norvecigus fue “Something Better Change”, quizá el más “melódico”, si cabe el término con ellos. Sin duda es el tipo de canción que serviría de inspiración para grupos posteriores como Inspiral Carpets.

El momento álgido es “No More Heroes”, uno de esos temas inmortales en los que se conjuga toda la rabia contenida con la habilidad técnica de cada uno de ellos y que sigue conservando el espíritu original.

Es seguido por “Peasant in the Big Shitty”, otra repesca del debut, con una vocalización un tanto “creepy” y un sintetizador fabuloso.

Burning Up Time” con el bajo apabullante de Burnel y los teclados de Greenfield es uno de los más punks en su estructura. “English Towns” lo conduce un piano eléctrico y ya solo por eso es una anomalía para un grupo de aquella escena, aunque la voz se encarga de taparlo.

Los siete minutos de “School Mam” cierran el disco con otra sarcástica letra, en este caso sobre un día de clases en secundaria.

The Stranglers estaba en un momento de especial magia, aún faltaba un tiempo para que comenzaran a sofisticar su sonido.

40 años después, No More Heroes, sigue estremeciendo los cimientos del rock y la banda los escenarios.

Juan Carlos Ballesta