Inicio Archivo discografico Year of the Cat: el glorioso éxito mundial de Al Stewart

Year of the Cat: el glorioso éxito mundial de Al Stewart

241
Al Stewart Year of the Cat

En julio de 1976, el mundo conocería con su séptimo disco a quien ya era entonces una  figura esencial del revival del folk británico

Al Stewart
Year of The Cat

RCA Records. 1976. Escocia

 
En ocasiones la fama tarda en llegar y cuando lo hace…

Nacido en Escocia el 5 de septiembre de 1945, Alastair Ian Stewart es considerado como una de las figuras imprescindibles del folk rock británico. Al se hizo visible cuando el género resurgió en las décadas de los 60 y 70.

Con sus álbumes Year of the Cat y el siguiente, Time Passages (1978), Al Stewart se consagraría como una figura referencial alrededor del mundo y aunque la fama de estos dos discos haya eclipsado un poco la obra del cantautor, su identidad artística es inconfundible y altamente atractiva, lo cual se evidencia en éxitos como “On The Border”, “Midnight Rocks”, “Song On The Radio” y, por supuesto, los dos previamente mencionados que, además de ser títulos de las canciones, también lo son de los discos.

En ellos encontramos uno de los elementos más cautivadores de su música y que se reflejan en las historias que emplea como letras, hurgando en ocasiones en lo histórico-social y fusionándolas con una mezcla de rock, pop, y psicodelia audiblemente placentera, aún en los momentos más dramáticos.




Con una discografía que consta de unos dieciséis álbumes en estudio, Al Stewart finalmente encontró la fama internacional con nuestro hoy celebrado disco, placa que en 2021 cumple cincuenta años de su lanzamiento al mercado.

Year Of The Cat es un vinilo referencial por los cuatro costados. Esta joya discográfica es la séptima obra del compositor, que tiene entre sus credenciales más altas la ingeniería del célebre Alan Parsons, quien además ha sido el productor de esta triple tríada de composiciones.

Al, quien ha trabajado con Jimmy Page, Tori Amos y Rick Wakeman, y sigue girando por países como Canadá, Estados Unidos, y los territorios de Europa y el Reino Unido, llamó para esta ocasión a la sección rítmica del bajista George Ford y el baterista Stuart Elliot; las guitarras de Peter White y Tim Renwick; las teclas de Peter Wood y Don Lobster; el violín de Bobby Bruce; el saxo alto de Phil Kenzie; y los arreglos orquestales de Andrew Powell, quienes se dieron cita en los Abbey Road Studios para grabar estos estupendos nueve temas.

La obra visual de Hipgnosis nos permite un momento de reflexión antes de recibirnos con las primeras notas de “Lord Grenville”, una melodía mid-tempo que en parte dice: “Ve y dile al Señor Grenville que la marea está cerca – es hora de elevar anclas y dejar esta tierra…”

En esta melodiosa canción, que entre otras cosas habla de la transitoriedad, las guitarras se amalgaman de una forma cautivadora.




Se abre paso en segundo término la memorable “On The Border” donde destacan las cadenciosas frases flamencas, un fino toque del autor que acá nos dice: “Los botes de pesca navegan a través de las aguas nocturnas / contrabandeando armas por la frontera española / el viento golpea las olas con fuerza  / la fantasmal luna viaja entre las nubes…”

Completa la primer tríada “Midas Shadow”, una hermosa pieza donde el piano eléctrico es protagonista

“Sand In Your Shoes” sigue el set con el órgano y las guitarras acústicas haciéndose escuchar con puntual delicadeza antes de abrirle espacio a la más movida “If It Doesn’t Come Natural, Leave It” donde Stewart nos dice: “Nada forzado puede ser correcto / si no es natural déjalo / eso dijo ella antes de apagar las luces…”,

Abriendo el lado B, Stewart nos ofrece “Flying Sorcery”, otra hermosa pieza donde resalta la armónica de Graham Smith inyectando así un poco de country folk.

El solo de guitarra es sencillo y apropiado para mantener la tensión del tema que en parte nos dice: “Con tus fotos de Kitty Hawk / y los biplanos en la pared / desde niña siempre fuiste Amy Johnson / no hubo nada que te detuviera / mientras tus pensamientos se escapaban…”

Vale mencionar que a lo largo del repertorio Al Stewart toca guitarra y teclado además de cantar.




“Dijiste al hombre del hotel Broadway / nada fue más extraño que ser tú mismo / y el respondió con lágrimas en sus ojos…” En la pieza, el violín de Bobby Bruce añade el dramatismo necesario para anclarnos a esta escena hotelera donde ‘el amor dista sólo a una sonrisa’.

Es “Broadway Hotel” pieza que nos aproxima al glorioso final.

Antes del gran cierre, escuchamos “Stage Before”, tema un tanto misterioso que parcialmente dice: “Me parece haber estado antes sobre este escenario / y actuar para la misma audiencia / estos arlequines que ves conmigo también…”

La voz con efecto fantasmal envuelve la atmósfera en un halo misterioso

Culmina el disco con la emblemática Year of the Cat” (Año del gato), pieza donde resalta el piano acústico, el saxo alto de Kenzie y una hermosa sección de cuerdas  que con un fantástico arreglo de Andrew Powell  hace de fondo en esta histórica composición que marcó una época y aún es posible escuchar en muchas emisoras de radio del mundo y, por supuesto, en playlists con lo mejor de los años 70.

“Contemplando un crímen / ella sale del sol corriendo en un vestido de seda / como acuarela bajo la lluvia / no te preocupes por pedir explicaciones – ella sólo te dirá que vino en el año del gato…”

Y ya 10 años antes Al Stewart apuntaba maneras con Bed-Sitter Images (1967),

su estupendo álbum debut de folk barroco, tuvo que pasar casi una década para finalmente lograr el éxito y reconocimiento merecido.

Leonardo Bigott