Inicio Reportajes Arthur Lee: el rebelde fundador de Love

Arthur Lee: el rebelde fundador de Love

178
Arthur Lee Love

El 3 de agosto de 2006, luego de retomar su carrera, el legendario líder de la banda californiana Love moría de leucemia


Cuando el siglo 21 apenas comenzaba, la música pop perdió a otro de su grandes: Arthur Lee, el rebelde y temperamental fundador de la agrupación californiana Love, uno de los capítulos claves del sonido californiano de los años 60.

Juan Carlos Ballesta

Ningún nombre mejor que Love para bautizar un proyecto concebido en plena década de los 60, permeado por el altruismo propio de la generación de post-guerra que había decidido cambiar el mundo a través de la música.

Antes que Jimi Hendrix popularizara su colorida indumentaria, Lee ya se había autodefinido como el primer hippy negro, desafiando a buena parte de la conservadora sociedad de la época.

A pesar de ser una de las agrupaciones pioneras y visionarias en la fusión del folk con rock y psicodelia, Love nunca pudo obtener el éxito de grupos contemporáneos como The Byrds, The Doors o Jefferson Airplane, por ello se ganaron el estatus de banda de culto.




Cuando en abril de 1966 Love editó su homónimo disco debut -grabado en sólo cuatro días- no todos se percataron de la explosión de energía de “My Flash on You”, las ponzoñosas armonías de “Cant Explain” o la melancólica fuerza melódica de “No Matter What You Do”.

Acompañaban a Lee en la aventura los guitarristas John Echols y Brian Maclean -compositor esporádico- el bajista Ken Forssi y el baterista Alban “Snoopy” Pfisterer, una formación que grabaría dos meses después el salvaje hard-rock “7 is 7 is”, con una potencia equiparable a The Who o The Yardbirds.




Con la adición de Tjay Cantrelli (saxo, flauta) y el nuevo baterista Michael Stuart graban el álbum Da Capo, editado en enero de 1967, que contenía joyas como “Orange Skies”, “¡Que Vida!”, “She Cames in Color” y la arriesgada “Revelation”, una pieza de 18 minutos que ocupaba todo el lado B.

Pero el verdadero tour de force de Love estaba por llegar. El tercer disco, Forever Changes (1967), editado en diciembre del año del verano del amor y de Sgt Pepper’s, fue consecuencia del manantial de ideas que manaban del genio Lee.

Incendiarias guitarras, cristalinas orquestaciones, la voz de Lee en su mejor momento y un puñado de inspiradas composiciones, conformaron un álbum que décadas después ha sido reconocido como uno de los grandes de los 60.




Sin embargo, a partir de ese disco las cosas cambiaron. Lee quedó como único integrante original y el sonido se electrificó. Aunque Four Sail (1969), Out Here (1969) y False Start (1970) contienen logrados momentos, ninguno de ellos alcanzó las cotas de grandeza de las tres primeras producciones que aun mantienen su carácter atemporal.




A finales de los años 80 todavía Love permanecía olvidada por la crítica, hasta que las reediciones en los 90 trajeron de vuelta su música para las nuevas generaciones y la esperada reivindicación.

Tras una errática vida, que incluyó cinco años de prisión entre 1996 y 2001, la carrera de Arthur Lee parecía que alzaba vuelo de nuevo, pero el 3 de agosto de 2006 una leucemia lo venció cuando tenía apenas 61 años.

Lee dejaba un influyente legado y una notable influencia en decenas de agrupaciones y músicos alrededor del mundo como R.E.M., Echo & The Bunnymen, Mazzy Star, The Coral, Robyn Hitchcock y muchos más.


¿Interesado en comprar discos de Love, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias