Inicio Archivo discografico THE BEATLES: 50 años y el Sargento Pimienta sigue luciendo joven

THE BEATLES: 50 años y el Sargento Pimienta sigue luciendo joven

2459
The Beatles

El 26 de mayo de 1967 fue publicado el octavo disco de cuarteto de Liverpool rompiendo con todos los moldes tanto musicales como estéticos y técnicos

The Beatles
Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band

Parlophone. 1967. Inglaterra

Al cumplirse 50 años de la edición de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, el más revolucionario disco de The Beatles y uno de los 10 más vendidos de todos los tiempos, se comprueba que el tiempo ha funcionado a su favor, manteniéndolo como paradigma del universo pop y referencia para músicos, diseñadores, productores e ingenieros de sonido.

Muchas cosas no fueron iguales a partir de ese momento, y eso incluye el arte de las carátulas, la libertad creativa, el uso del estudio de grabación y por supuesto la música. El 26 de mayo de 1967 fue publicado en Gran Bretaña y el 2 de junio en Estados Unidos. Medio siglo no es nada.


 Aunque en los últimos cincuenta años el planeta ha sufrido cambios trascendentes, hay ciertos referentes culturales que mantienen intacta su influencia y su carácter paradigmático. El caso de The Beatles sigue siendo emblemático.

Si hubiera que escoger un disco que defina la música pop, hay pocos más adecuados que Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967), de cuya edición, lanzada con diferencia de una semana en Gran Bretaña y Estados Unidos, se están cumpliendo 50 años, ¡medio siglo¡.

Un año antes se había publicado Revolver (1966), un punto de inflexión que significó el fin de la etapa de conciertos y el comienzo de los años de experimentación y revolución del lenguaje pop.

Sgt Pepper se convertía en el octavo disco en estudio de los Beatles, una obra totalmente distanciada de Please Please Me (1963) con el que se había inaugurado la Beatlemania, llena de hormonas femeninas y locura colectiva.

En 1967 los Fab Four se habían dejado crecer el pelo, cambiado el aséptico aspecto uniformado por ropa de colores, y sus intereses se habían extendido hacia la literatura, el cine, la pintura, la moda y la tecnología, mientras se acercaban a drogas alucinógenas como el LSD.

Todo ello quedó reflejado en Sgt Pepper, el primer disco que incluyó en la contraportada la totalidad de los textos de las canciones, así como el formato tipo carpeta (como un disco doble).

El arte de Sgt. Pepper, construido con personajes conocidos rodeando a los cuatro Beatles vestidos con coloridos uniformes, le otorgó un rol fundamental al aspecto visual de los LPs.

La grabación, realizada por Geoff Emerick y coordinada por George Martin, también inició una nueva etapa al utilizar por vez primera 8 pistas, mediante el uso de dos aparatos de 4-tracks sincronizados.

Fueron empleadas 700 horas, en contraste con las 13 del álbum debut. Mientras Please Please Me tuvo un costo de 400 libras, Sgt. Pepper alcanzó las 25.000.

Aquel año 1967, recibió los premios Grammy como Álbum del Año, Mejor Grabación Contemporánea de Rock and Roll, Mejor Ingeniería de Grabación y Mejor Carátula. No es casual que Sgt. Pepper haya mantenido por décadas un lugar privilegiado en las encuestas de medios impresos y audiovisuales alrededor del mundo.

The Beatles Thje BeatlesLas canciones de Sgt. Pepper

Sgt. Pepper comenzó a grabarse en diciembre de 1966, con McCartney al mando de las ideas. La primera canción fue “When I´m Sixty Four”, una canción norteña en clave dixieland original de McCartney que fue ubicada en el segundo surco del lado B.

Aunque la mayoría de las piezas no guarda una relación temática, se trabajó el disco como un concepto (las canciones aparecen concatenadas, sin pausas o silencios entre ellas, algo que se hizo por primera vez) en el que los cuatro representaban a los músicos de la Banda del Club de los Corazones Solitarios del Sargento Pimienta, cuya imaginaria audiencia se encuentra reflejada en la portada.

Con una mezcla de estilos que van del rock al vaudeville, pasando por la música de la India, el jazz, las baladas y los sonidos psicodélicos, apoyados por el uso de instrumentos como el clavecín, el arpa, violín, cello, tablas, tamboras y cintas reproducidas al revés, el disco amplió las fronteras del rock hasta cotas insospechadas.

La pieza homónima daba inicio al disco, seguida por “With a Little Help From My Friends”, un canto a la amistad (con la voz solista de Ringo Starr) que contrasta con las estridentes guitarras del primer tema y la prístina psicodelia de la tercera, la magistral “Lucy in The Sky With Diamonds” con la que Lennon daba rienda suelta a su imaginación.

Getting Better” utiliza una guitarra que Harrison hace sonar cercana a “Taxman” (de Revolver), mientras “Fixing a Hole” refleja la pasmosa facilidad armónica de McCartney.

La balada “She´s Leaving Home” posee unos estupendos arreglos de cuerdas y un arpa exquisita. Con la ayuda de George Martin y varios instrumentos como órgano y clavecín, una batería hipnótica y la voz modificada, “Being For The Benefit Mr Kite” se convierte en uno de los mejores temas de Lennon.

El comienzo del lado B fue otorgado a George Harrison, cuya composición “Within You Without You” es el momento más hipnótico y místico del álbum. En este tema Harrison es acompañado por varios músicos de India, mientras el resto del grupo no participa.

Tras “When I´m Sixty Four” fue ubicada “Lovely Rita”, con gran arreglo de piano y excelentes armonías vocales entre John y Paul. Se dice que con ella nació el mito de la supuesta muerte de McCartney, debido a un críptico mensaje en la letra.

Good Morning, Good Morning” es el momento más rockero, inspirada por el gallo que identifica a una famosa marca de cereales. La última pieza en grabarse fue la versión reprise del tema homónimo, con la idea de darle un carácter conceptual al disco.

El gran final del disco quedó reservado para “A Day In The Life”, la más compleja y ambiciosa, con un brutal crescendo de cuerdas que puso a sufrir a la orquesta.

Dos canciones que debían haber sido parte del disco y que Martin reconoció como un gran error fueron “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane”, que se habían grabado a finales de 1966 y editadas como un single en febrero de 1967, como preámbulo a Sgt Pepper.

Otro tema de Harrison, “Only a Northern Song”, fue incluido en Magical Mystery Tour, que se comenzó a grabar cuando aún Sgt Pepper no se había publicado. Fue finalmente lanzado en noviembre de aquel mismo año 1967.

La portada de Sgt Pepper

Tras la soberbia portada en blanco y negro de Revolver, el grupo se decantó por una llena de color. McCartney propuso al artista pop Peter Blake para encargarse de ella, quien cobró 200 libras en un tiempo en el que los honorarios no pasaban de 50.

Blake amplió el concepto con la inclusión de la imaginaria audiencia que había asistido al concierto. La mayoría de los personajes elegidos fueron contactados para obtener su permiso.

La disquera EMI temía por futuros litigios, por lo que se inventó una cláusula de indemnización de 50 millones de libras, que serían deducidas –de ser necesario– de las ganancias del grupo.

Los honorarios del fotógrafo Michael Cooper fueron de 1.500 libras. En total, el arte alcanzó las 2.868 libras, un exabrupto para la época, mientras el disco completo alcanzó un costo de 25.000 libras.

Sólo dos músicos ligados al rock aparecieron en la famosa carátula: Bob Dylan y Dion, además de un mensaje de bienvenida a The Rolling Stones.

Escritores como Oscar Wilde, Edgar Allan Poe, Aldous Huxley, William Burroughs, George Bernard Shaw, Lewis Carroll, actores y actrices como Tony Curtis, Diana Dors, Shirley Temple, Mae West, Fred Astaire, Marlon Brando, Marlene Dietrich, Marilyn Monroe, escultores, cómicos, figuras de cera, íconos, gurús indios, el ocultista Aleister Crowley, el compositor Karlheinz Stockhausen y otras figuras, componen una iconografía que ha sobrevivido con éxito incluso el paso del formato LP a CD.

Thre Beatles Theh Beatles

The Beatles
Sesión para la portada de Sgt. Pepper
The Beatles
Sesión para la portada de Sgt. Pepper

Reedición Sgt. Pepper 50 aniversario

Por primera vez en la historia de los Beatles uno de sus discos recibe un tratamiento a profundidad, tipo inmersión como hizo ya Pink Floyd con tres de sus trabajos más emblemáticos. Nunca antes se había reeditado un álbum acompañado prácticamente de todo el proceso de grabación, que en este caso fue particularmente meticuloso y revolucionario.

Giles Martin, el hijo del legendario productor George Martin (a quien se le debe mucho del sonido y las florituras técnicas del cuarteto), se encargó de hacer una nueva remezcla (maravillosa, por demás), y también de escarbar en las sesiones de grabación que comenzaron en noviembre de 1966 con “Strawberry Fields Forever”, incluida aquí en varias tomas que ilustran la evolución desde el esqueleto inicial a la compleja forma psicodélica en que se transformó, con uso de la novedosa herramienta del Mellotron.

Durante años circularon, primero en LPs y CDs no oficiales y luego en mp3s, grabaciones diversas de esas sesiones, instrumentales, pistas de voces, tomas incompletas, mezclas alternas, extractos…por lo que cabía esperar que en algún momento fuera escogido lo mejor de todo ese material para ser empacado de una manera atractiva.

Esta ocasión del 50 aniversario es la ideal. A pesar de ello, dejaron material interesante sin incluir que cabía sin problemas (el CD #3, por ejemplo, solo alcanza los 50 minutos).

La versión Super Deluxe contiene el disco original con la mezcla de Giles Martin en el primer CD, dos álbumes repletos de tomas alternas, arranques en falso, versiones instrumentales y otros momentos que capturan esos meses decisivos para la historia de la música pop en los estudios Abbey Road.

El cuarto CD contiene las versiones en mono, incluyendo algunas primerizas. Uno de los mejores aportes es el documental sobre el proceso de grabación del álbum, en formato BlueRay y DVD, así como el extenso libro con ensayos, letras y fotos.

Hay una versión Deluxe de dos CDs, más sencilla, para bolsillos menos potentes.

Juan Carlos Ballesta

The Beatles