Inicio Reportajes Antonio Mazzei: Música, imágenes e intuición  

Antonio Mazzei: Música, imágenes e intuición  

945
Antonio Mazzei

Uno de los más versátiles pianistas jóvenes de Venezuela es Antonio Mazzei, quien desde hace cinco años reside en Nueva York, importante meca de la música desde donde desarrolla el interesante proyecto Chroma, un quinteto en el que cada músico se inspira en imágenes fotográficas. El 8 de diciembre, en el Teatro de Chacao, podremos disfrutar de este particular trabajo.

 Leonardo Bigott

 

En 2009 el joven pianista, egresado del Instituto Universitario de Estudios Musicales (IUDEM), Antonio Mazzei, nos ofreció Contrastes, su primer trabajo como solista junto al bajista Heriberto Rojas (Los Sinvergüenzas), el baterista Diego Maldonado (Nuevas Almas), el guitarrista Luca Vincenzetti, Ezequiel Serrano C. en el saxofón soprano, Diego Álvarez en batcusión (híbrido e batería y percusión) y Mariana Serrano en la voz. El álbum comprende un repertorio de 7 temas, 5 de los cuales son enteramente de su ingenio. Ya desde ese momento el pianista demostraba una clara inclinación en el desarrollo de un concepto personal que para aquel momento lo enmarcaba dentro del jazz pero que al mismo tiempo reflejaba un interés por desarrollar ideas bajo un lenguaje más abierto. Entre el 2007 y 2014 trabajó junto a Antonia Toro, Los Perfectos Desconocidos y el eximio bajista Gonzalo Teppa.

Desde hace 5 años el pianista reside en Brooklyn, Nueva York, lugar estimulante para que el joven compositor conviva con músicos de todo el orbe y coexista con una diversidad de personalidades musicales que originan proyectos de características muy interesantes y de características especiales. Así nació Chroma, un proyecto audiovisual donde cada músico del quinteto emplea una imagen fotográfica que motivará expresiones sonoras creando una sinergia que resulta en una experiencia orgánica y de cualidades espontáneas guiadas por la maestría de Antonio. Este concepto fue estrenado por el pianista venezolano el 3 de noviembre en el Glassbox Theater de Nueva York y lo tendremos en Caracas el próximo 8 de diciembre en el Centro Cultural Chacao.

Ladosis conversó con Antonio sobre este interesante proyecto y como ha sido su vida en ‘The Big Apple’.

¿Qué te llevó a Nueva York?

Vine para completar mis estudios musicales becado por The New School for Jazz and Contemporary Music en 2012. Posterior a ello, todo ha sido trabajar exhaustivamente en diversos proyectos personales (Antonio Mazzei Trío) y con otros artistas. Actualmente produzco el primer disco de una increíble artista ecuatoriana, Luz Pinos, y he tenido la fortuna de trabajar y desarrollar amistad con músicos que siempre he admirado muchísimo como Paquito D’Rivera y Joel Frahm.

Al escuchar Chroma, me viene a la mente algo individual. ¿Qué es Chroma y cómo surge?

Para nada individual, todo lo contrario! Chroma celebra y explora la relación entre la música y otras disciplinas que en esta primera edición es la fotografía. Una noche practicaba en casa y en la computadora tenía una fotografía de mi queridísimo Rafael Greco, me quedé viéndola mientras seguía tocando/grabando. No fue hasta luego de escuchar lo que grabé que noté que mi playing era muy distinto a como siempre toco. Luego de pensar mucho, me di cuenta que es una parte de la creatividad que no había explorado, entonces decidí experimentar con muchas más fotografías. Conversé con el artista venezolano Sergio Barrios (El Hase) aquí en Nueva York y contactamos al fotógrafo y escritor Vasco Szinetar.

chroma_logo-b

¿Cómo está planteada la propuesta?

Consiste en escribir música para cada fotografía y mostrar ambas cosas en vivo. Vasco Szinetar, quien es el curador del proyecto, Sheyla Tohme quien creó el concepto y yo escogimos 10 fotografías de 10 fotógrafos diferentes que accedieron a participar. Las fotografías serán proyectadas en el fondo del escenario mientras el ensamble toca la música creada específicamente para esta.

¿Cuánto tiempo llevas en esto?

Un año aproximadamente. El concepto esbozado por Sheyla fue El Color. Pedimos a cada fotógrafo que nos diera su percepción sobre un color a través de la fotografía, independientemente si la fotografía contiene o no este color.

¿Musicalmente que persigues?

En este proyecto, musicalmente, la idea es estimular la improvisación a través de ciertos vehículos que he escrito, fáciles de internalizar. Siempre quiero sacar lo mejor de cada músico con quien comparto y composiciones cortas es una buena opción para ello.

¿A quién va dirigida tu propuesta?

A todos. Es importante recalcar que esto no es jazz, mucha gente me asocia con ese género. Mi meta personal del proyecto es tener un control absoluto de los planos y los niveles de atención de la audiencia. ¿Cómo colocar la música detrás de la fotografía? ¿Cómo colocar la música delante de la fotografía? ¿Cómo colocarla en el mismo plano consciente que la fotografía? Yo escucho música y veo imágenes de una forma en la que pueda reaccionar a ellas. Es emocionante saber que cada persona tendrá una interpretación totalmente distinta una de la otra.

¿En qué formato están las fotos?

Como mencioné antes, las fotos son proyectadas sobre el fondo del escenario y el público puede verlas agigantadas. Las fotos tienen momentos específicos donde aparecen y un tiempo de duración en escena. En el caso de los músicos, ellos tienen la foto adjunta a la partitura.

¿Cuál criterio usaste para seleccionar a los músicos?

Para esta entrega en Caracas estaré con mi queridísimo Ezequiel Serrano, saxofonista con quien comparto muchas cosas, siempre ha sido un mentor. Concebimos el arte de maneras muy parecidas y hemos tocado juntos durante muchos años. También me acompaña el maestro Nené Quintero con quien tuve la oportunidad de tocar en su quinteto «Nequin» hasta poco antes de venirme a Nueva York, estoy ansioso de escuchar todo lo que puede aportar a esta música con sus instrumentos. En la batería José Núñez, mi gran amigo, somos contemporáneos y hemos tocado juntos un millón de veces.  Freddy Adrián, contrabajista excepcional y el guitarrista Juan Ángel Esquivel, con quienes tengo una fuerte amistad y una importante confianza. El factor común es su atención al sonido, la comodidad de tocar dentro del silencio. No hay predisposiciones ni protagonismo, entienden que todo responde a ese momento y a esa imagen.

¿Cómo fue la experiencia en Nueva York?

Fue increíble, ¡casa llena! Fue hace algunas semanas en el Glassbox Theater en Manhattan y pudimos grabarlo en video. Me acompañaron el trompetista Danny Gouker, Mimi Jones en el contrabajo, el saxofonista austríaco Lukas Gabric y Diego Maldonado de Venezuela en la batería. El público respondió muy positivamente y quedaron en contacto con el proyecto para sus próximas ediciones.

¿Cómo te has sentido en esa ciudad?

Nueva York es maravilloso. Creo que todas las personas independientemente de su profesión deberían vivir al menos un año aquí. Para los que hacemos cosas directamente relacionadas a la creatividad es magnífico. Diversidad, cultura, historia…mucho con que estimular la superación personal y profesional.

¿Piensas llevar Chroma a otros lugares?

Si, nada concreto hasta el momento, pero por ahora estamos enfocados en nuestra entrega en Caracas el 8 de Diciembre en el Teatro Chacao.

¿Algo más que quieras añadir?

Sí. Estaré tocando el 17 de diciembre con el crooner Gian Faraone en el cierre de su gira nacional, también en el Centro Cultural Chacao. Creo que es sorpresa así que no le digas a nadie.

También quisiera agradecer públicamente a VAEA (The Venezuelan American Endowment for the Arts) por su importantísimo apoyo para Chroma.

Antonio Mazzei
Foto: María Alejandra Mata
Antonio Mazzei
Foto: Emilio Méndez