Inicio Discos César Orozco & Kamarata Jazz «No Limits for Tumbao» (Vzla/Cuba) (2015)

César Orozco & Kamarata Jazz «No Limits for Tumbao» (Vzla/Cuba) (2015)

César Orozco & Kamarata Jazz

César Orozco & Kamarata Jazz

No Limits for Tumbao

Alfi Records. 2015. Venezuela/Cuba/EE UU

 

El destacado compositor y pianista cubano-venezolano, nos ofrece diez composiciones enmarcadas en el jazz latino. Residenciado en Estados Unidos desde hace algunos años, César representa a una generación de virtuosos del instrumento, principalmente, en ese mundo complejo del jazz. Junto a su banda Kamarata Jazz –nombre que alude a las pequeñas agrupaciones u orquestas de cámara– César continua su ascenso como músico de primer orden con este excelente trabajo donde la latinidad sigue siendo el leit motif que ya desde los primeros acordes al piano se evidencia en el tema título. Allí le acompañan Yosvani Terry en el saxo soprano con una delicada línea que se entreteje con ese tumbao, y el uso del Fender Rhodes con el que César inevitablemente nos transporta a la fusión de los 70 y con el cual despliega en un extenso solo. También destacan Euro Zambrano en los tambores, Vladimir Quintero en las congas y el güiro de Gary Sosías pulsando el ritmo. El bajista y maestro Rodner Padilla es discreto.

“La rumba está buena” es la segunda composición del álbum. César no nos asalta con una explosión rítmica pero si con una muy interesante y sincopada antes de entrar en la melodía y durante ella. César literalmente pone a cantar al piano. Esta es una composición de Pedro Speck donde destaca el acompañamiento de Rodner de un modo distante a lo convencional para dar así un gran atractivo. Pudiera decirse que el bajo acá funge de percusión. La voz de Pedrito Martínez se encarga de agitarnos al tiempo que también toca maracas y bongó. Willy Torres está detrás del güiro para esta ocasión.

Este tema es seguido de “Jorozco” y “Yobo”. El primero en un elegante modo jazzístico, esta vez con el eximio saxofonista Paquito D’Rivera quien desarrolla una cálida conversa con el piano de César. Dos generaciones, un mismo lenguaje. Paquito desarrolla su solo a mitad de tema seguido de César al sintetizador. Acá también es el turno de Rodner quien nos despliega un excelente y mesurado solo. En “Yobo”, César nos propone una tierna melodía a midtempo. El tema es recurrente con ligeras variaciones y esa finura que bien describe buena parte del lenguaje musical de César y que en este tema es notoria también en el solo de Rodner. Ambos, sin duda, músicos de una madurez y musicalidad únicas.

“Vladitimba”, “Faith” y “Galerón” conforman la siguiente terna y punto central del álbum. César al Rhodes y Rodner inician el primero de estos tres que sin duda alude al conguero Vladimir Quintero. Este tema nos presenta además unos vientos de lujo con el saxo de Gary Thomas y la trompeta de Linda Briceño. El destacado percusionista Luisito Quintero hace un efectivo solo y Francisco Vielma le da un ligero toque especial con el chekeré.  “Faith” es una de las más hermosas piezas de este álbum donde Zamira Briceño nos atrapa con el violín en una melodía dramática, esperanzadora y como dice el título, llena de fe. César le añade aún más dramatismo. Manuel Rangel, excepcional maraquero quien ya había participado en “Jorozco”, es ligeramente perceptible. El tercero es extraído del folklore venezolano pero es un género que guarda estrecha relación con el guajiro cubano. Nada más perfecto tratándose del doble gentilicio de César Orozco. Muy buenos solos de César y Yosvany que retorna al soprano y desgrana ese aire oriental que caracteriza al galerón. Pablo Bencid a la batería destaca por su peso y un uso mesurado del instrumento.

Los últimos tres temas son el estándar “A Nightingale Sang in Berkeley Square” de Manning Sherwin. La multi-talentosa Linda Briceño es quien nos enamora con su voz mientras César al Rhodes y muy discretamente Rodner la van acompañando dando a la pieza un carácter intimista. “Arrival” tal vez guarde un elemento biográfico y es además una nueva oportunidad para que Rodner nos diga otra vez por que destaca entre los más importantes bajistas del jazz contemporáneo. El aditivo de culo e’puya y batería nos presenta a Francisco Vielma una vez más.

Finalmente, “Para ti nengon”, del folklore cubano, cierra el tumbao sin límites con la voz de César en modo “niño” y el lead de Danilo Orozco en esta versión esencialmente a piano solo pero con la participación de la familia Valera Miranda en el tres y las voces en un cierre probablemente a modo de inciso.

No Limits for Tumbao es un claro paso al frente de este extraordinario músico que en su estancia por Venezuela dejó un grato y entrañable recuerdo antes de hacerse a un mundo de mayores oportunidades. Este CD tiene una excelente alianza en Rodner Padilla como productor. Puedo recordar un excelente concierto de este par en el Centro Cultural Chacao donde ambos nos demostraron como dos instrumentos pueden sonar como una orquesta. Fue sencillamente asombroso y no dudo así será su próxima entrega.

Leonardo Bigott