Inicio Reportajes Edward Ramírez y Rafael Pino: «Redimensionando el joropo tuyero»

Edward Ramírez y Rafael Pino: «Redimensionando el joropo tuyero»

3440
Edward Ramirez y Rafa Pino
Foto: Josuar Ochoa

 

Dos jóvenes caraqueños han pasado muchos años de su vida imaginando e interpretando el joropo tuyero a su manera. Rafael Pino con su magnífica voz y el conocido cuatrista Edward Ramírez, demuestran su admiración por la tradición mientras al mismo tiempo investigan y redimensionan el legado del joropo tuyero con composiciones propias y unas pocas versiones. Ese interés compartido, terminó por acercarlos hasta finalmente provocar que naciera este muy interesante proyecto. Con su disco debut, El Tuyero Ilustrado, demuestran cuán lejos puede ir un género tradicional cuando se trata con respeto pero también con espíritu renovador, visto desde la urbe. Es una loable misión autoimpuesta que busca dar a conocer al resto del país un género que, reconocen, no se conoce bien en otras zonas de Venezuela.
Juan Carlos Ballesta

 

En marzo de este año recibí una llamada de Edward Ramírez, siempre tan abierto a convocar a los que hemos asumido la continua labor de registrar lo que acontece con nuestros músicos, invitándome a ser partícipe del proceso de grabación del disco, que se realizaría en el Paraninfo de la Universidad Metropolitana, un recinto de maravillosas características que más temprano que tarde se convertirá en uno de los epicentros musicales y culturales de Caracas.

La jornada prometía convertirse en irrepetible y así fue. Una pléyade de músicos de alta sensibilidad y sobrado nivel de ejecución, junto a un personal técnico de vasta experiencia, se dio cita los días 4 y 5 de abril de este año para esculpir los once temas que conforman el disco. A un costado del escenario principal los coristas, al otro costado los bajistas, al fondo los guitarristas, al frente los protagonistas. En el pasillo que separa la tarima de la primera línea de butacas, la percusión. Arriba, justo en la puerta de entrada del Paraninfo, la batería. Y en la cabina superior, las maracas. Una disposición perfectamente estudiada para sacar provecho máximo de la acústica del recinto. El ambiente fue de absoluta camaradería y la grabación fluyó según lo previamente programado, sin curiosos ni interrupciones más allá de las propias de un proceso de grabación. Las tomas se hicieron en vivo, con todos tocando en simultáneo y a decir verdad la inspiración hizo que no hubiera que repetir casi nada, más allá de lo que indica la lógica para tener audios de respaldo.

Edward y Rafa ya han probado su versatilidad, juntos y por separado. Ambos han participado en proyectos de alto impacto, como miembros fijos o invitados circunstanciales. Pino formó parte de Mcklopedia y Domingo en Llamas y es pieza esencial de Víctor Morles Natural, mientras mantiene su proyecto solista junto a El Macuare. Ha participado en muchos otros conciertos y discos como invitado. Ramírez es parte de C4 Trío, la más importante agrupación actual de música venezolana, y fue parte de otra de especial sensibilidad como Kapicúa. También ha desarrollado una arriesgada propuesta con el percusionista Juan Rodríguez Berbín y es invitado habitual de propuestas de todo tipo, desde Majarete a Gustavo Casas, entre muchas. Este continuo contacto con otros géneros tiene indudables implicaciones en sus trabajos individuales y como dúo, por lo que es lógico que su tratamiento del joropo tuyero esté matizado por la modernidad.

Tras haber sido testigo de excepción de esta grabación, conversamos con Edward Ramírez, quien entre sus misiones ha asumido la difusión del joropo central en otras regiones donde, dice, no es tan conocido.

¿Cómo surgió el proyecto?

En 2013 bauticé mi disco solista “Arpa, maraca y buche”, en el cual participa Pablo Estacio (Bacalao Men) en “El comegente”, quien para entonces ya se había mudado a Miami. Como sabía que Rafa (Pino) estaba haciendo cosas super chéveres también enfocadas en el joropo tuyero, lo invité a hacer el tema de Estacio en vivo, y además también el joropo tradicional “El enredo” de Fulgencio Aquino y Margarita Aristigueta.

Ese fue el inicio de esta junta, y a partir de ahí comenzamos a hacer otras cosas en siguientes presentaciones, a montar repertorio tradicional de esa manera (arpa, maraca y buche) pero a nuestra manera, en lugar de arpa el cuatro.

El año pasado conversamos a ver qué temas podía escribir Rafa y surgió “Viernes de quincena”, cuya letra es de él y la música mía. Hicimos un “lyric video” y a raíz de eso nos propusimos grabar un disco completo. Rafa escribió otro tema, “Malvada mía” y fuimos pensando qué otros temas abordar para finalmente tener nueve composiciones propias y solo dos versiones (“Amanecer tuyero” y “El enredo”)

A partir del nacimiento de la intención y de “Viernes de quincena”, ¿Cómo fue el proceso de maduración de las ideas y el surgimiento de más canciones?

“Malvada mía” surgió por un guayabo durísimo por el que pasó Rafa. Después vino “El aguacate”, por un incidente casero a partir del cual Rafa escribió una letra genial acerca de un aguacate en un camión que tiene una fuerte discusión con las verduras y se proclama dictador, enfocado en un ritmo de pajarillo tuyero llevado al cuatro. Hicimos otro tema llamado “Carta en rima a Carolina”, que Rafa le escribe a una muchacha que le dice que lo va a visitar estando en otro país. En el joropo se suele hacer muchas canciones en décimas, y respetamos bastante eso.

Otro tema se llama “Mi mejor amiga”, que trata sobre ese “timing” que a veces se pierde cuando te interesa una muchacha y luego se convierte en buena amiga y no en lo que en realidad querías. Ese lo hicimos pensando en la sonoridad del grupo Un, Dos, Tres y fuera, es decir, como joropo tuyero pero con tambor de Guatire.

Tenemos un tema llamado “Claro de Luna”, que es una especie de joropo muy “pa´tras”, o sea, lento, que Rafa le canta a un amor. Es una armonía distinta. Uno de los más interesantes es “Tristemente célebre”, el cual surgió luego de leer un libro sobre Oscar D León en el que se dice que uno de los primeros en grabar en Venezuela fue un arpista tuyero (a los que tocan arpa en el joropo tuyero les llaman arpistos) llamado Nerio Pacheco. Resulta que él estuvo en la cárcel La Rotunda por haber matado a su esposa y era el único asesino ya que todos los demás eran presos políticos, y por ello lo pusieron a torturar a todos los demás presos. De eso se generaron una cantidad de historias muy feas y macabras, como por ejemplo que les ponía vidrio molido en el café para verlos agonizar. Se dice que cuando estaban a punto de morir sacaba su arpa y se ponía a tocar. Le comenté sobre esto a Rafa y se puso a investigar más y compuso la letra, colocando ese título porque a veces la gente se acuerda más de los malos que de los buenos. Después de ese tipo Nerio Pacheco, llegó otro que trataba mucho mejor a los presos, pero nadie se acuerda de él.

También tenemos “El Infortunio”, que es de un tema muy actual, de cosas que le pasan a uno en la ciudad como que te roben la batería del carro, pero contada de forma jocosa.Hay un golpe tuyero instrumental de mi autoría que se llama “El golpe”, bastante tradicional pero con algunas notas que se acercan al blues y el folk.

Está, por supuesto, “El enredo”, del cual hicimos un video. Este tema también se conoce como “Tengo un hijo que es mi tío”, que tiene que ver con lo complicado y divertido de la historia que crea un árbol genealógico super loco. “Amanecer tuyero” es un tema que tiene delays y otros efectos y es la forma en que vemos o imaginamos nosotros un amanecer tuyero desde Caracas.

¿Cómo es la instrumentación en este disco y quiénes participan?

En mi caso, utilizo tanto el cuatro de cuerdas de metal como el cuatro tradicional, y también el cuatro electro acústico y los pedales. Rafa se encarga de la voz principal y entre los dos hicimos arreglos y producción.

Está el elemento de los coros que no es tan tradicional en el joropo tuyero, y para ello contamos con Huguette Contramaestre, Betsayda Machado, César Gómez y Marcial Istúriz. Para la segunda versión de “Viernes de quincena” contamos con José Alejandro Delgado y Carmela Ramírez. En esa canción también participa Aquiles Báez en la guitarra y Hèctor Molina en el cuatro.

Hay algunos temas con metales y eso da una sensación distinta. Participaron Pablo Gil (saxo tenor), Guillermo Machado (saxo barítono), Joel Martínez (trombón) y Noel Mijares (trompeta).

Una participación que le da un carácter urbano es la de Jhoabeat (beatbox), que agrega percusión vocal muy interesante. En seis temas contamos con la batería de Adolfo Herrera, mientras el bajo lo comparten en tres temas cada uno, Freddy Adrián y Gustavo Márquez, quienes además hacen los arreglos de metales en “El infortunio” y “Malvada mía”, respectivamente. Contamos también con la percusión de Yonathan  “Morocho” Gavidia y las maracas de Ismael Querales. En “Tristemente célebre”, Luis Julio Toro grabó un cuarteto de flautas.

La inclusión de todos estos músicos es para hacer más accesible el concepto de joropo tuyero tradicional a otras audiencias no acostumbradas.

¿Por qué escogieron el Paraninfo de la Universidad Metropolitana para grabar el disco?

Nosotros hicimos un concierto allí a principio de año dentro de las Noches de Guataca. Yo había ido antes al concierto de Luis Julio Toro y me quedé fascinado con esa sala. Ya Rafa y yo teníamos pensado grabar el disco en vivo (pero sin público) en un sitio suficientemente grande y con buena acústica que nos permitieran grabar con toda esa gente. Conversé con Natalia Díaz, encargada de la sala, hicimos luego una reunión ella, nosotros dos y Rafael Rondón y Vladimir Quintero, los ingenieros, y a todos nos gustó. La gente de la Unimet se portó de maravilla y un mes después de esa reunión, el 4 y 5 de abril, antes de arrancar la gira con C4 Trío por Europa, ya estábamos grabando.

La utilización de un espacio como el Paraninfo de la Unimet para la grabación de todo el disco en apenas dos días, supuso un interesante reto. ¿Quiénes son los responsables de este proceso?

Los ingenieros de grabación fueron Rafael Rondón y Vladimir Quintero, quienes además son los responsables de la mezcla. Fueron asistidos por Ignacio Umérez, Jorge Fernández y Alexander Van Lawren. En la mezcla también participará en un par de temas, Juan Rodríguez Berbín. Contamos también con Víctor Montezuma como asistente de batería, Juan Bautista Alemán en la coordinación  de producción y Andrés Infante en la asistencia de producción. Agradecemos también al personal de la Unimet que nos apoyó y facilitó el trabajo.

“Asumimos esto como una forma de acercar el joropo tuyero a mucha gente que no lo conoce y le cuesta adentrarse en él”, finaliza Edward.